“El HUV es un paciente delicado, pero tiene remedio”: Jaime Ramón Rubiano

“El HUV es un paciente delicado, pero tiene remedio”: Jaime Ramón Rubiano

Julio 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva Daza | Reportera de El País
“El HUV es un paciente delicado, pero tiene remedio”: Jaime Ramón Rubiano

El Hospital Universitario del Valle tiene una cartera de más de $150 mil millones.

El nuevo director (e) del HUV, Jaime Rubiano, dice que su prioridad es la calidad de atención para los pacientes.

Jaime Rubiano dice que cuando el Gobernador Ubeimar Delgado lo miró y le vio las canas, le dijo: “edad, dignidad y gobierno. No hay ninguna duda, debe ser usted”. Fue así como lo escogieron para una tarea, que según él, será, como decía Churchill, de sangre, sudor y lágrimas: dirigir el Hospital Universitario del Valle. Una cartera de $110.000 millones, caos administrativo y falta de pacientes son algunos de los problemas a los que el Director encargado se enfrentará. Lleva 40 años en la institución, desde que estudió medicina en la Universidad del Valle, hasta hoy, que se acaba de graduar de maestría en Administración. Tras su llegada el sindicato que estaba en protesta y los estudiantes levantaron sus asambleas permanentes y la actividad volvió a la normalidad. Para retomar sus palabras, la tarea parece que será de menos sangre y algo más de sudor. Usted dice que ser director del HUV siempre ha sido su sueño...Esto es como el profesor de la escuela al que un día lo nombran rector del colegio. Yo me he entrenado para llegar al tope, empezando de cero para llegar a lo más alto. Por eso hice Epidemiología y Administración. He hecho cuatro carreras. Todo para estar preparado cuando se presentara la coyuntura. Por haber trabajado en el hospital y la universidad por casi 40 años, puedo decir que los conozco a fondo.Mucho se ha dicho sobre la situación del hospital. Para usted que lleva 40 años allí, ¿cuál es la realidad actual? Vea, para no extenderme, está en crisis. Crisis, entendida como una situación donde no hay normalidad en ninguno de los escenarios. Ni a nivel directivo, ni financiero, ni clínico, ni laboral. Tampoco había directora, por las razones que todos conocen. El hospital tiene carencias, pero en mi tiempo de vida hospitalaria y académica, este es el momento donde más escasez ha habido. Hay que decirlo: el hospital ha tenido una desbandada de pacientes. Las aseguradoras y demás instituciones que mandaban pacientes se han ido retirando. Si el hospital fuera un paciente ¿cuál sería su diagnóstico?Yo soy cirujano oncólogo (médico que trata el cáncer). En esa medida, puedo decirle que está en el estado más avanzado de carcinomatosis (cuando el cáncer ha invadido todo el cuerpo de una persona), es decir, está severamente comprometido. Si fuera intensivista, diría que está en cuidados intensivos. Sin embargo, creemos que todo es solucionable, si no yo no estaría aquí con todos los que me acompañan. Creemos que esto tiene solución.¿Por qué cree que el hospital llegó a este punto tan crítico? Primero, está inmerso en un sistema que se hace agua. Ya hay incluso propuestas de acabar o de reformar la Ley 100. Es un problema que cobija a todas las instituciones.Segundo, cada institución tiene sus particularidades. Este es el único hospital universitario que está abierto. Y le han pronosticado la muerte ahora con la unificación del POS contributivo con el subsidiado. Estos centros de salud antes eran dirigidos con criterios técnicos, por profesores de la universidad: el doctor Guerrero (Rodrigo), el doctor Óscar Rojas, el doctor Carlos Augusto Hernández, y funcionaban bien. El advenimiento de la Ley 100 y el paulatino aislamiento de los académicos, han hecho que estos hospitales universitarios colapsen.Sabemos que las EPS deben $60.000 millones, también el Municipio de Cali, entre otros. ¿El problema de la plata es lo más complicado?Tengo la impresión de que la plata se consigue, los recursos están allí. El Gobernador, los Secretarios, el Rector, todos están comprometidos. Se están alineando las estrellas. Lo que sí va a tomar tiempo es el cambio estructural que hay que darle a la institución.El Gobernador dice que la politiquería es algo que también ha afectado... Completamente de acuerdo. Eso afecta mucho: nombramientos innecesarios, aumento de la nómina. Todo eso hace parte fundamental del problema.Según la última visita técnica de la Gobernación, en el HUV se sentía una “falta de presencia administrativa”. ¿Cómo percibe la dirección saliente?Al interior del hospital hubo situaciones que apartaron a la Universidad. Entraron elementos que no son los indicados. Administrativa y políticamente hubo influencias que causaron estos problemas. ¿Cuáles son esos elementos?No... yo creo que no me debo apresurar en un diagnóstico de estos, me acaban de nombrar. Apenas voy a analizar la situación.¿Cuál es la prioridad a resolver?La atención para los pacientes actualmente es deficitaria. Tenemos que ‘abrir’ el hospital para que lleguen pacientes de nuevo, ponerlo en las condiciones mínimas necesarias de seguridad y calidad en la atención. Que si antes faltaban antibióticos y no había cómo atender al paciente, pues que ahora sí haya. Que las carencias no nos hagan salir de nuestro motor inmóvil, que es el paciente. Que no se nos bajen las cirugías, porque el hospital subsiste es con la facturación, con los ingresos. ¿Quien dirigirá el HUV, Jaime Rubiano o la Universidad del Valle?Las dos cosas son lo mismo. No hay que llamarse a engaños, yo estoy nombrado por la universidad y por la Secretaría. Esto va a ser, como dicen los toreros, al alimón. Vamos a trabajar en equipo con la universidad, con el hospital, con la decanatura. Mi administración va a ser de puertas abiertas. Voy a oír a todo el mundo, voy a ser el director de la orquesta.¿Qué le diría a los estudiantes y trabajadores del HUV?Voy a administrar bajo el modelo ‘By walking around’, es decir, caminando alrededor de la empresa. Estando metido con el trabajador. En la práctica, es un gobierno de puertas abiertas. Creo que no voy a terminar co-gobernando, pero sí escuchando. El personaje más importante de una empresa social del Estado, como ésta, es el trabajador. Hay que tenerlo contento para que rinda y dé sus mejores frutos. No creo eso de que ‘la letra con sangre entra’. PerfilNombre: Jaime Ramón Rubiano Vinueza.Edad: 60 añosEstado civil: casado con Marcela Villa, ingeniera geóloga, funcionaria del Dagma.Hijos: cuatro, de 32, 30, 25 y 5 años.Estudios: médico oncólogo, especialista en Cirugía General, con un Magíster en Epidemiología de la Universidad del Valle, además de una Maestría en Administración de Empresas, en la misma institución.Experiencia: ha trabajado en países como Estados Unidos, Inglaterra, Israel, México, Chile, Japón. Ha trabajado en la Fundación Valle del Lili, la Clínica de Nuestra Señora de los Remedios, la Materno Infantil los Farallones y el HUV. Fue director del Hospital El Buen Samaritano del municipio de la Cruz, en Nariño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad