El Festival Internacional de Música le abrió la puerta a los estudiantes

Enero 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo.
El Festival Internacional de Música le abrió la puerta a los estudiantes

Algunos estudiantes tienen el privilegio de recibir clases magistrales de los artistas, en el Cartagena Festival Internacional de Música.

Testimonios de caleños que reciben clases magistrales de los grandes artistas del Festival Internacional de Música de Cartagena.

Viajar en una Van durante 26 horas continuas; hacer múltiples sacrificios con el fin de ahorrar y conseguir $400.000 para sostenerse durante quince días en El Corralito de Piedra; tocar las puertas de un pariente lejano para pedirle hospedaje y soportar la infernal temperatura de la ciudad, son algunas de las situaciones por las que atravesaron 17 estudiantes caleños que tienen el privilegio de recibir clases magistrales de los artistas que participan en el VI Cartagena Festival Internacional de Música.Pero todos los sacrificios e incomodidades valen la pena, porque como bien lo dice el coordinador de estas clases y de todos los programas educativos y sociales del Festival (que se imparten de manera gratuita), el pianista caleño José Alejandro Roca, esta es una experiencia de vida única, que les permite a los muchachos no sólo recibir lecciones puntuales y consejos muy precisos de maestros de primera línea sino que les da la oportunidad de asistir a conciertos, conversatorios, a los ensayos de las agrupaciones, conocerse entre ellos como estudiantes de diferentes universidades, establecer contactos. “Se van con muchas ideas, se les abre el horizonte, tienen una referencia clara de cómo se mueve la música en el mundo”, dice José Alejandro.A las 5:00 de la tarde, sentados en una de las bancas del Camellón de los Mártires, frente a la Torre del Reloj, cuando ya el sol empieza a esconderse para dar paso a la brisa proveniente de la Bahía de Cartagena, cuatro estudiantes de música de Cali comentan a El País las experiencias vividas durante estos días del Festival.Como “excelente” califica Daniel Uribe Llanos, estudiante de piano de la Universidad del Valle lo que le ha pasado en Cartagena. Él ha sido de los más afortunados, ya que ha tenido seis clases en estos días, dos de ellas como alumno activo, es decir, tiene la oportunidad de tocar el instrumento ante el maestro para luego oír sus consejos y atender a sus técnicas. Los pasivos sólo observan la clase (pueden llegar hasta 70 en un aula).“Todos mis maestros han sido de Estados Unidos: Brian Ganz, Gloria Lin, Anne Marie McDermont. Nos han enseñado que en nuestros ensayos de cubículo (privados) experimentemos más con el instrumento, que confiemos más en nosotros mismos para lograr más seguridad en el escenario y nos han dado diferentes formas de estudiar la técnica”.El muchacho, alto y delgado, resalta la gran motivación que tienen para seguir estudiando y la posibilidad de hacer contacto con estos grandes maestros: uno les pide su email, los nombres de los conservatorios donde ellos enseñan para ver las posibilidades que podemos tener en el exterior más adelante.Con la bendición de la fortuna ha contado también Valentina Gómez, becaria del programa, gracias a que pasó la convocatoria que hizo el Festival enviando un video en el que interpretó dos movimientos contrastantes (muy rápido y muy lento) con su flauta dulce. Por ser becaria tiene el derecho de ser alumna activa.Esta estudiante ‘petite’ (por su estatura no por su talento) del Conservatorio Antonio María Valencia, resalta la oportunidad de haber recibido clases con el maestro Horacio Franco, un gran flautista mexicano y la de observar clases de otros instrumentos. “Aprende uno muchas cosas de técnicas, de producción de sonidos, digitación y mucho de interpretación y sabe qué está pasando en Europa, qué pasa con nuestro instrumento”.Con el mismo entusiasmo sobre lo aprendido se expresan Julián David Enríquez y Adriana Paola Espinosa. Ambos, estudiantes de la Universidad del Valle de flauta traversa. El primero, becario del Festival, ha sido alumno en Cartagena de José Ananías López, segundo flautista de la Orquesta Filarmónica de Sao Paulo, Brasil, una de las agrupaciones principales invitadas al Festival.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad