El eterno éxodo del jarillón del río Cauca, dique que protege a Cali

Mayo 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Las imágenes que se ven desde el pasado miércoles, de personas arrastrando sus enseres y tumbando sus ranchos son una réplica de lo que ha ocurrido con otras 350 familias que alguna vez se asentaron en ese dique que protege a Cali.

Por cuarta vez en cinco años el asentamiento subnormal Brisas de un Nuevo Amanecer es desalojado del jarillón del río Cauca. Las imágenes que se ven desde el pasado miércoles, de personas arrastrando sus enseres y tumbando sus ranchos son una réplica de lo que ha ocurrido con otras 350 familias que alguna vez se asentaron en ese dique que protege a Cali de los desbordamientos del río Cauca y que ya fueron reubicadas en el barrio Potrerogrande.Hoy, ambientalistas y expertos temen que como en otras ocasiones esta zona de protección vuelva a ser repoblada. Algunos urbanistas sostienen que de nada servirá desalojar si no se pone fin al carrusel de las invasiones que existe en Cali.“Esta es una historia de nunca acabar, esperemos que en dos meses no volvamos a ver gente diciendo que es desplazada por la violencia del Naya y del Pacífico y que por eso les tocó hacer su rancho en el jarillón. Ya ha pasado y no sólo una vez”, dijo Aníbal Manuel Manrique, abogado y urbanista, miembro de la Asociación de Ingenieros del Valle. El profesional explicó que falta acción y control de parte del Gobierno, ya que se corre el peligro que muchos beneficiarios de estos subsidios traigan a sus parientes de otras zonas del país en busca de esta misma ayuda económica, como ocurrió anteriormente.“Es comprobado que muchos de estos invasores decidieron arrendar las casas que les entregaron en la primera etapa de Potrerogrande y se quedaron en los ranchos. Es decir, hicieron negocio con la reubicación”, dijo Manrique.Hoy, cerca de 190 familias están desbaratando sus cambuches y recibirán un subsidio de arrendamiento de la Alcaldía por tres meses, equivalente a $600.000. Este auxilio podrá ser prorrogable tres meses más. Además, les será otorgado un lote y un auxilio de vivienda.Eliana Salamanca, secretaria de Gobierno de Cali, afirmó que luego de los acuerdos a los que se llegó con la comunidad, lo que se busca es que los invasores salgan de manera voluntaria del sector y estar atentos para que no se vuelvan a presentar nuevos asentamientos en la zona. “Lo que queremos es controlar el tema de las invasiones en Cali, es una dinámica peligrosa para la ciudad el que cualquier persona invada un sector de alto riesgo para acceder rápidamente a los mecanismos que tiene el Gobierno Nacional, Departamental y Municipal para otorgar vivienda”, señaló Eliana Salamanca.Según la funcionaria, la Administración tiene identificadas a las personas que van de aquí para allá apoderándose de terrenos en alto riesgo para que luego el Estado le solucione el problema de vivienda.Sin embargo, funcionarios de la Secretaría de Gobierno sostuvieron que hay un carrusel de invasión y negocio y que en Brisas de un Nuevo Amanecer hay familiares de muchos que ya fueron reubicados en Potrerogrande. Miguel Zuluaga, subsecretario de Vivienda de Cali, señaló que inmediatamente se haga el desalojo se le entregará el jarillón a la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, entidad que es la propietaria del dique. Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, explicó que apenas salgan los invasores del dique la CVC tendrá que hacer el encerramiento de la zona para que posteriormente sea intervenida. “Aquí se llevarán a cabo proyectos de orden urbanístico, como parques longitudinales donde las gente se apropie de ellos para que la misma comunidad los cuide y tenga en orden”, dijo.Según el Mandatario, los recursos para la construcción de estas iniciativas ya están aprobados por la CVC y están contemplados para retirar escombros, talar especies de árboles dañinas para el dique y ejecutar obras de infraestructura. En total se invertirán $8.052 millones.“Estas opciones de reubicación están dirigidas a quienes se encontraban en el sector desde antes de 2008, quienes tienen menos tiempo deben desalojar sin ayuda alguna”, concluyó Ospina. Andrés Santamaría, defensor del Pueblo del Valle del Cauca, manifestó que es necesario pensar desde ya en nichos de recepción para desplazados. “Es claro que esta población necesita opciones de vivienda y en Cali no existen, por eso se radican en zonas vulnerables”.Antecedentes Diciembre del 2006. La Administración Municipal entregó 1.500 casas a igual número de familias, en la primera etapa Potrerogrande. Cerca de 350 beneficiados hacían parte de la invasión Brisas del Nuevo Amanecer. Diciembre del 2007. Un censo que realizó la Alcaldía de Cali identificó 983 casas en Brisas del Nuevo Amanecer, y a partir de la construcción de las etapa 2 y 3 de Potrerogrande se logró reubicar 935. Quedaron 48 pendientes. Octubre del 2008. Brisas de un Nuevo Amanecer, una invasión que fue desalojada en el 2007, volvió a ser ocupada. Más de 350 familias aseguraron que nunca fueron reubicadas.Mayo del 2011. El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, firmó un convenio con los invasores de Brisas del Nuevo Amanecer para que desocupen el jarillón del río Cauca.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad