“El espanto de la intervención ya no está en el hospital”: Director del HUV

“El espanto de la intervención ya no está en el hospital”: Director del HUV

Noviembre 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz G.-Reportera de El País
“El espanto de la intervención ya no está en el hospital”:  Director del HUV

Jaime Rubiano, director del Hospital Universitario del Valle.

Jaime Rubiano habló sobre el estado actual de la entidad, la reforma a la salud y la espera de su nombramiento en propiedad.

La próxima semana se definiría si queda en firme o no el nombramiento de Jaime Rubiano como director del HUV. Como se recordará, el médico fue ganador del concurso de méritos realizado en mayo de este año para ocupar ese cargo, pero por cuenta de una tutela aún ejerce como director en calidad de encargado.“He sido respetuoso del proceso”, dijo Rubiano en entrevista con El País, a la espera de la decisión de la Gobernación del Valle. El médico habló, además, sobre la reforma a la salud y el estado actual de las finanzas de la entidad. ¿Cómo ve la reforma a la salud?Creo que hay cosas en las que ni estos hospitales o el gremio médico saldrían bien librados, hay puntos que deben modificarse.¿Como cuáles?El tema de la integración vertical. Que las EPS atiendan en todos los niveles va a dejar a estos hospitales sin pacientes. Inicialmente se dijo que las EPS se iban a acabar, pero uno ve la reforma y ellas siguen ahí, con otro nombre. Si el problema era que el Gobierno le daba la plata a las EPS, pues ahora iría para las gestoras y será lo mismo: los problemas del no pago, la mala calidad en la atención, etc. Es muy grave, creemos que las EPS son las que han malversado el principio de atención de los pacientes. Sino se le hacen cambios a la reforma, el HUV no va a estar bien.¿Y el tema del recurso humano?Ese es la otra cosa que hemos evaluado. Estos hospitales deberían tener un tratamiento diferencial, adicionarles más recursos, por la doble misión de atender pacientes y formar el recurso humano, para pagarles unos salarios más dignos a los internos y residentes que están trabajando en estos hospitales. Ellos hacen consultas, cirugías, etc. Aquí solo reciben una bonificación mínima.Hoy el hospital está funcionando a medias porque médicos residentes, internos y estudiantes están en paro por la reforma...Sabemos que hay cosas de la reforma que se deben cambiar. El derecho a la manifestación está en la Constitución. Ahora, el hospital se afecta con esto. ¿En qué sentido?Hay una disminución del 30 % en nuestros servicios. Hemos tenido que contratar médicos generales y especialistas para cubrir los huecos que dejaron los residentes. Ya los profesores han quedado de entrar a trabajar en todas las áreas. Esto será un proceso progresivo, pero dieron el primer paso. Es un golpe durísimo, afecta a los pacientes y los ingresos del hospital van a disminuir. ¿Cuál es el estado de las finanzas del HUV?Comparando los indicadores financieros del 2012 y 2013, hoy son un poco mejores. No es porque yo este aquí, pero si este hospital no hubiera cambiado su rumbo, su situación sería más o menos parecida a la de los hospitales de Palmira y Buenaventura. En este momento el HUV esta abierto, no se le niega la atención a nadie, se pagan los salarios más o menos puntualmente. No estoy diciendo que ya llegamos a lo máximo, pero va por buen camino.¿Eso en números cómo se traduce?Hay una mejor facturación. De $14.000 millones al mes que recibíamos antes, subimos a $16.500 millones mensuales. Los costos del hospital han disminuido, también los gastos en insumos. En personal hemos mantenido el equilibrio. La glosa (irregularidades en cuentas de cobro) bajo del 20 % al 7 % u 8 %, eso es fundamental para recuperar al hospital. Este año cobramos más que en el 2012. Antes, cobrábamos $30.000 millones y ahora recuperamos $60.000 millones.Si el flujo de ingresos ha mejorado ¿por qué se sigue hablando de crisis?Es que obviamente estos avances no se notan porque nuestra caja permanece en déficit y todo ese recaudo va para allá. Pero sí es cierto que estamos cobrando más y que hemos disminuido los costos. No es porque yo se lo esté diciendo, es porque los números existen. Estamos trabajando en un tema álgido, el de las alianzas estratégicas. Es algo muy cuestionado por el sindicato. Dicen que lo que usted está haciendo es privatizando servicios...Definitivamente si uno quiere salvar a estas instituciones hay que hacer alianzas. De otra manera no se puede. ¿Y cuál es el beneficio?Si no se tienen recursos para comprar equipos de alta tecnología, el hospital no está cumpliendo con su misión. Entonces hay dos opciones: o no comprarlos y dejar al hospital deficitario en un área tecnológica o aliarse con alguien que traiga el equipo. Ese alguien hace la inversión y le da al hospital lo que hubiera recibido si lo comprara.¿Cómo se reparten las ganancias? Los detractores dicen que son los privados los que terminan ganando...Los negocios en salud dicen que es entre un 15% y 25% lo que recibe el hospital. Si viene un particular y nos da el 25 % sin nosotros invertir nada, claro que sale rentable. Es que si no hacemos estas alianzas para que llegue la tecnología nos quedamos siendo un hospital de nivel dos, es decir, como un centro de salud con reconocimientos, nada más. Aquí no hay detrimento patrimonial, como algunos dicen. Son estrategias que el Gobierno les ha dado a estas instituciones para que las utilice como método de salvación. Yo no estoy haciendo nada que no sea legal.¿Ya está en marcha alguna de esas alianzas estratégicas?La primera fue el la del Soat. El hospital facturaba $150 millones mensuales, sin alianza. Hace dos meses llegó un tercero para ayudarnos a implementar el servicio. El mes pasado se facturaron $1100 millones. De ahí recibimos un 25 % o 30 %, es más de lo que se ganaba y lo estamos recibiendo sin poner nada. Pensamos implementar alianzas en siete servicios.¿Todo esto que se está haciendo podrá garantizar que el hospital no caiga en un estado de intervención?Definitivamente el espanto de la intervención ya no está en el hospital. Lo de las alianzas es el inicio, cuando estén funcionando yo creo que será la salvación del hospital, ahí sí se alejaría más el tema de la intervención. Usted lleva seis meses esperando su nombramiento oficial, luego de que entutelaran su elección, ¿en qué va el proceso? Ya el proceso de la tutela terminó. El candidato que estaba peleando para que le hicieran los exámenes de nuevo no se presentó. Como no se presentó, quedó la misma terna con la que se hizo la elección antes de la tutela. Yo he sido muy respetuoso con el debido proceso, he esperado más de seis meses y el Gobernador ha sido muy cauteloso en el tema.¿Siente que con la tutela que le pusieron a su elección le quisieron quitar el puesto?Yo creo que todos estos puestos públicos son muy apetecidos porque se tienen mucho reconocimiento o piensan que se adquiere mucho poder. Cualquiera, pienso yo, quisiera estar aquí. Pelear esto está en la ley, lo pueden hacer cuando se cree que los derechos han sido vulnerados. ¿Cómo le ha ido con la burocracia en el hospital? Se dice que su gestión ha levantado molestias porque le ha cortado el paso a cuotas políticas...Usted recordará las palabras del Gobernador cuando dijo que iba a acabar con la politiquería, cuando decidió entregar el hospital a la Universidad. Esa misión que él me encargo la he cumplido en un 100 %. Aquí no hay un grupo político que hoy este manejando el hospital, eso se lo puedo garantizar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad