El enredo de los dineros que las EPS deben a los hospitales públicos de la ciudad

El enredo de los dineros que las EPS deben a los hospitales públicos de la ciudad

Septiembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García

¿Por qué las empresas prestadoras de salud no se ponen al día con los centros asistenciales de la red pública? ¿Qué hay detrás de esta problemática que podría llevar al cierre al Universitario del Valle?

Que el Hospital Universitario del Valle, HUV, y el San Juan de Dios están en cuidados intensivos, que están a punto de cerrar por falta de recursos, que las Empresas Promotoras de Salud (EPS), no les pagan y que el Gobierno tampoco les responde por los miles de pacientes que atienden y no tienen ningún tipo de seguro. Que, en fin, la salud está quebrada...Estas son algunas de las quejas de los hospitales y los pacientes que hoy afronta el sistema de salud en Colombia. Una realidad que tiene reventado al Hospital Universitario del Valle, a tal punto que en la última semana médicos, directivos y hasta el propio Gobernador del Valle advirtieron que si las EPS no pagan lo que deben, ese centro de salud no podría funcionar y tendría que cerrar servicios.El desespero es mayúsculo. A junio de este año la cartera del HUV ascendía a $168.500 millones, de los cuales el 48% corresponde precisamente a deudas de las Empresas Promotoras de Salud. El resto son recobros al Fosyga (Fondo de Solidaridad y Garantías) y a los departamentos por atenciones a pacientes sin seguro, y por servicios que están por fuera del Plan Obligatorio de Salud, POS.Por eso, se ha vuelto costumbre que la directora del HUV, María Lucero Urriago, y ahora el gobernador del Valle, Francisco Lourido, salgan a pedirle a las EPS y al Estado que por favor les paguen al hospital porque, de lo contrario, miles de pobres se quedarán sin atención médica. Pero, ¿cuál es el problema para no pagar?, ¿qué hay detrás de esas decisiones?, ¿por qué la deudas?Los líos vienen de quince años atrás, desde que la Ley 100 de 1994 cambió el sistema de salud en Colombia y el dinero que el Estado destina para atenderla empezó a dar vueltas por los departamentos, los municipios y las empresas privadas de salud antes de llegar a los hospitales.José Fernando Cardona, gerente general de la Nueva EPS, explicó que, en principio hay que diferenciar que en el país existen dos regímenes de salud: el contributivo y el subsidiado. El primero es en el que el trabajador paga cada mes una parte de su salud y otra parte el empleador. Y el segundo, es el que subsidia el Estado en un 100% para quienes no pueden aportar.El lío de los hospitales públicos es con el régimen subsidiado donde según cifras del gobierno, las deudas son de $1,1 billones. En el caso del HUV, esa deuda supera los $168.000 millones entre Estado y EPS.Cardona precisó que, en primer lugar, muchos problemas de los hospitales tienen que ver con este régimen subsidiado porque su cartera está asociada a él. Inicialmente los alcaldes recibían la plata nacional a través de sus secretarías y luego la giraban a las EPS donde estaban afiliados los pacientes o usuarios. “Pero resulta que hubo muchos alcaldes irresponsables y hace años algunos de ellos destinaban la plata a hacer parques y otras cosas y quedaron muchas carteras pendientes. El flujo de recursos se afectó”, indicó Cardona.Por es razón, muchas de esas carteras que hoy tienen los hospitales corresponden a esos huecos que generaron los propios municipios y es una cartera que quedó volando porque no se pagó cuando hubo con qué.Un segundo aspecto, son las deudas por servicios prestados y no incluidos en el Plan Obligatorio de Salud, POS del régimen subsidiado. Cardona recuerda que esas deudas, según la ley, están a cargo de los departamentos, pero estos no han tenido capacidad de financiar esos servicios y los gobernadores, incluido el del Valle, dicen que no tienen plata para financiarlo.A ello se agregan los llamados pacientes vinculados, aquellos que no disponen de un seguro médico, pero a los que los hospitales no pueden negarles la atención. La deuda con el HUV por estos pacientes es de $33.000 millones El saneamientoElsa Carolina Torrenegra, directora ejecutiva de Gestar Salud, dijo que “la red pública se queja de que se tiene mucha cartera con las EPS, lo cual es cierto porque a nosotros los municipios nos deben mucha plata vieja y los departamentos la plata del no POS”.Gestar Salud es un gremio de EPS que afilia a ocho millones de usuarios del régimen subsidiado, equivalentes al 39% del total usuarios del mismo en el país.No obstante, Ramiro Guerrero, director de Centro de Protección Social y Economía de la Salud de la Universidad Icesi, advirtió que “no hay total claridad en la contabilidad sectorial ni en la forma como se configuran las obligaciones entre pagadores y prestadores. En el sector público parte de las cuentas que se presentan como cartera en realidad están en discusión, porque una de las partes no las reconoce como deuda”. Torrenegra sostuvo que es necesario aplicar la Ley 1438 de abril de 2011 que impone el saneamiento de la deuda en salud, que como se dijo es de $1,1 billones. La ley señala que si el municipio no ha pagado a la fecha, la Nación debe entrar a pagar. Las EPS, a su vez, “hemos sugerido que la Nación les pague directamente a los hospitales y saneen eso”, dijo la ejecutiva.Recordó que ahora precisamente se están recogiendo datos de los municipios para sanear esas deudas y el plazo para reportarlos vence este 20 de septiembre. “Hasta ese día los municipios podrán enviar al ministerio de Hacienda la información sobre las acreencias que tienen con los hospitales y que no han podido pagar, a fin de que la Nación asuma la deuda y proceda a hacer los pagos respectivos”, dijo Torrenegra.En estas circunstancias, el oxígeno para que hospitales como HUV no se cierren parece estar dependiendo de que los municipios y departamentos que les deben liquiden rápidamente los contratos que tienen con las EPS y se consignen los valores reales aún pendientes.Por otra parte, la directora del HUV, María Lucero Urriago advirtió que con las EPS que le adeudan $81.000 millones ha habido seis conciliaciones este año con la intermediación de la Superintndencia de Salud y, sin embargo, no cumplen con los pagos. Así ocurrió con Caprecom entidad a la que el HUV embargó y logró recuperar $6.200 millones en junio pasado.Urriago dijo que, como si fuera poco, las EPS no están cumpliendo con el pago del 50% de los cobros que hacen al momento de radicar la factura, como lo ordena la misma Ley 1438, por lo cual también ha tutelado a las siete EPS.Marisol Álvarez, gerente de la clínica Tequendama, indicó que, en general, las EPS con todas sus difIcultades tienen unos términos racionales de pago y unas pagan mejor que otras. Pero en el régimen subsidiado son muchos los factores que inciden: hay un traslado de dinero del Estado central a las alcaldías y de estas a las EPS subsidiadas y luego a los hospitales, lo que resulta más complejo, dijo Álvarez.En conclusión, como dijo Torrenegra, la solución es un ajuste total en el flujo de dineros para que los municipios no participen en ninguna parte del mismo y que sea la Nación la que los pase directamente a las EPS “porque los municipios cogen la plata y no la reparten”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad