“El Ecoparque de Pance no lo puede manejar cualquiera”: Fernando Marín

Noviembre 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz Girón | Reportera de El País
“El Ecoparque de Pance no lo puede manejar cualquiera”: Fernando Marín

Fernando Marín, director de la Corporación para la Recreación Popular.

Entrevista con el Director de la Corporación para la Recreación Popular, entidad que cumplió 35 años. Dice que la entidad tiene músculo financiero para operar el Parque de la Salud.

Tras la polémica generada por la entrega del Ecoparque de Pance (o Parque de la Salud) a una fundación ambiental de Roldanillo, y las conversaciones que se abrieron para replantear el tema, la Corporación para la Recreación Popular terminó quedándose con la operación de este bien.La entidad, que esta semana cumplió 35 años de existencia, será la encargada de ordenar y recuperar las 60 hectáreas del parque ecológico más grande de Cali.En entrevista con El País, Fernando Marín, director de la Corporación, dice que el ecoparque “no lo puede manejar cualquiera” y que lo fundamental es tener músculo financiero para hacer inversiones. Asegura, además, que se busca que la entidad administre más espacios públicos en Cali. La Corporación nuevamente administrará el Ecoparque del Río Pance. ¿Pesó la experiencia que ya tenían en el manejo del bien para que la Gobernación los eligiera? Es que la Corporación lo tuvo 24 años a su cargo y ya tenemos la experiencia. El Gobernador me llamó personalmente para que participáramos, porque conoce nuestro trabajo. El Ecoparque de Pance no lo puede manejar cualquiera, se necesita músculo financiero para sostenerlo y nosotros lo tenemos. Este es un parque cuya operación y demanda de visitantes dependen del vaivén del clima. A la gente no se le cobra por el ingreso, pero su administración es absolutamente deficitaria por su tamaño (60 hectáreas) y porque la única fuente de ingreso son los parqueaderos y los puntos de ventas instalados. Cuando lo teníamos, anualmente se perdían entre $100 y $120 millones, que apalancábamos con excedentes del Acuaparque de la Caña. Y si genera pérdidas, ¿cuál es el interés de tenerlo de nuevo? Es el parque ecológico más grande de la ciudad, a él asisten más de un millón de personas al año. La diferencia es que antes estábamos solos, ahora tendríamos el acompañamiento del Dagma, con quien hicimos una propuesta conjunta que garantiza la inversión de recursos, que son obligatorios por ley, en proyectos ambientales, mientras nosotros operamos y administramos el parque. También contaríamos con apoyo de la Secretaría del Deporte para recuperar los gimnasios al aire libre, que están deteriorados; de la Secretaría de Gobierno, para el tema de vigilancia y de la Secretaría de Tránsito para mejorar la movilidad y el acceso al parque. Usted dice que no cualquiera puede manejar el ecoparque. ¿Que opinión le merece la propuesta presentada por la Fundación Pacha Mama, a quien, inicialmente, se le iba a entregar la administración? Prefiero no opinar sobre ese tema. Nosotros ya planteamos nuestra propuesta conjunta. El Parque de la Salud que recibirán está en un avanzado estado de deterioro. ¿Qué harán para levantarlo? Infortunadamente, la entidad que lo estaba administrando (Corpocuencas) no tenía suficiente músculo financiero para invertir en él. La Gobernación nos pidió reelaborar la propuesta para que el Departamento tenga participación. Esperamos tenerla lista el próximo viernes. Ante todo, hay que perfeccionar el tema legal para que el otro mes empecemos a operar el parque. Sé que los senderos, los gimnasios al aire libre y las zonas verdes están en mal estado, pero no sé cómo está el ecohotel, la vez que fui no me dejaron entrar. Se debe hacer una entrega oficial, con inventario, para saber qué recibiremos. Los habitantes de Pance no quedaron contentos con la decisión. Lo que temen es que ellos no tengan participación en las decisiones que se tomen. Incluso dicen que la misma comunidad puede operarlo... Estamos dispuestos a crear un comité de apoyo para la comunidad, con el fin de que nos apoyen con la gestión, pero que exista una coadministración es muy complicado. Podemos reunirnos, hablar de decisiones y actividades para el parque, pero tanto la Gobernación como nosotros consideramos que sólo debe manejarse por una sola entidad. La Corporación tiene a su cargo el cuidado de otros espacios públicos como el Bulevar del Río, la Plazoleta Jairo Varela y la Manzana T. ¿Qué balance hace sobre su intervención? Ese manejo ha sido importantísimo no para la Corporación, sino para la ciudad. Cuando nos entregaron la administración del Bulevar del Río y de la Zona T, el gran reto era no permitir la invasión del espacio público por vendedores ambulantes y lo logramos. Hoy los caleños pueden caminar libremente por estas zonas, gracias al apoyo que damos con vigilancia y limpieza. Nuestro deseo es crecer en la operación de más sitios públicos abiertos de Cali que necesitan este tipo de intervenciones. ¿Cómo cuáles? Principalmente, la Plaza de Cayzedo que está en precarias condiciones y es un sitio importantísimo para Cali. Hay prostitución, se parquean motos de forma indiscriminada en sus alrededores, están las ventas ambulantes. Vale la pena recuperarla, para articularla a lo que hemos hecho en el bulevar y que así se complete un circuito turístico atractivo en el centro, que caleños y visitantes puedan recorrerlo y disfrutarlo. Hay otros sitios como el Parque de El Ingenio, que hoy se ve afectado por la práctica de sexo al aire libre, lo que ha alejado a muchas personas de este sitio, allí podríamos prestar vigilancia y mantenimiento de zonas verdes. También tienen a cargo la Ciclovía, que está teniendo mayor aceptación entre los caleños por el ‘boom’ del ejercicio y la vida sana. ¿Los espacios habilitados para esto deberían ampliarse? Sería lo ideal, aunque en esta administración se aumentó la ciclovía a 42 kilómetros, desde el Cementerio Metropolitano del Norte (Calle 70) hasta la Calle 16 con Carrera 93 (Sur) y hay ciclovías comunitarias. Pero sería bueno que tuviéramos recorridos nocturnos, los días miércoles, en determinadas zonas, por ejemplo, ciudades como Medellín ya lo tienen. Eso haría crecer la práctica deportiva en Cali. Cada semana llegan a la Ciclovía 200.000 personas. ¿El Bulevar del Río podría tener ciclovía? Podría pensarse en un circuito de ciclovía en el Oeste, que comience desde el puente de Santa Rita, y pase por el Obelisco, El Peñón, el Bulevar del Río y la Manzana T. Serían, según lo que hemos estudiado, cuatro kilómetros de recorrido. Ahora se viene la construcción de la megaobra de la Alameda del Río Cali, lo que permitiría ampliar el trayecto hasta la Clínica de los Remedios. Pero para ejecutar estas ideas se necesita que el Municipio asigne más recursos. En otros sitios como Cristo Rey también se requiere más inversión, dado que ese ‘boom’ del ejercicio está atrayendo más gente. ¿Que se propone para Cristo Rey? Semanalmente están llegando, aproximadamente, entre 4000 y 5000 personas, deportistas y turistas. Nosotros solo operamos el área del monumento y la limpieza de zonas verdes y duras. A principios de este año, radicamos un proyecto para que se adecúen cuatro locales comerciales que sirvan como restaurantes, se construya un teatrino, una capilla y zona de juegos para niños, lo que aumentaría el número de visitantes y le daría una renovación a este atractivo turístico. El proyecto cuesta $5000 millones y los pagaría la Alcaldía, nosotros haríamos la operación.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad