El drama de vivir al lado de dos megaobras eternas

El drama de vivir al lado de dos megaobras eternas

Junio 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El drama de vivir al lado de dos megaobras eternas

Avenida Circunvalar entre carreras 78 y 80. A esta megaobra le falta la construcción de un puente vehicular para conectar la avenida con la Carrera 80. La Alcaldía dice que falta el 20 % de los trabajos. Comunidad se queja por los retrasos.

Los trabajos llevan seis años y debieron ser entregados en 2012. Sancionan a constructor.

Para los habitantes del barrio Prados del Sur, la descripción que dio Alfonso Restrepo sobre la construcción de un puente vehicular en la Avenida Circunvalar entre carreras 78 y 80 es la que se ajusta a su realidad: una obra eterna. Lea también: No se construirán todas las megaobras que faltan, dice la Alcaldía de Cali

“Hay  poco personal trabajando y mientras tanto, nosotros  somos los que nos estamos aguantando este polvero”, comenta Alfonso, un adulto mayor que se queja de las demoras con sus vecinos durante una charla en el Granero Economizando.

Pablo Andrés Ruiz llegó hace dos años a trabajar a ese  granero. “Y desde que estoy acá me ha tocado convivir con esa calle destapada. Nada mantiene limpio por el polvo. Y cuando llueve, entonces tenemos un barrizal. Ningún clima es bueno con estas calles rotas”.

  La obra, según el Observatorio de Infraestructura del Valle del Cauca, comenzó en octubre de 2010 (con los demás frentes de trabajo de la primera fase de megaobras contratados durante el gobierno de Jorge Iván Ospina). Las obras del Sur fueron entregadas al contratista Vías de Cali SAS (conformado por las firmas Gayco y Vergel y Castellanos). 

Esta consiste en la prolongación de la Avenida Circunvalar entre carreras 70 y 80. A la fecha, están hechas las dos calzadas de la avenida hasta la Carrera 77, pero el remate de la megaobra, un puente vehicular que conectará  la Circunvalar con la Carrera 80, está en ejecución. Los vecinos dicen que  desde el año 2011 les destaparon las calles frente a sus casas, cuando empezaron a demoler predios para dar paso a esta infraestructura.

Aida Riascos es una de las más perjudicadas con la demora. A lado de su casa abrieron un hueco para hacer un box-coulvert (una especie de minitúnel para el paso de aguas del alcantarillado). “Eso es un nido de zancudos y aunque hemos llamado a Vías de Cali, no nos solucionan el problema”, asegura.

Narciso Arias dice que para “hacer cinco cuadras se demoraron cinco años y al parecer, para lo que falta se tomarán otro quinquenio”.

[[nid:542041;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/megaobras-demoradas.jpg;full;{Vía a La Paz. En el sitio se ve personal trabajando en los 500 metros que hacen falta para conectar al barrio Los Chorros con La Paz. Foto: Kike Vivas | El País}]]

Claudia Granada dice que ya perdió la cuenta de los años  que llevan haciendo la pavimentación de la calle frente a su casa. “Por ahí unos cinco o seis años, no son menos”, comenta.

La pavimentación de la vía a La Paz también comenzó en octubre de 2010 y debía entregarse en abril de 2012. Es decir, en octubre cumplirá seis años de haber iniciado la construcción.

“Ahí van”, dice Augusto Gálvez, el presidente de la JAC de Los Chorros (parte alta), mientras explica que lo que falta es tan poco que podría realizarse en un mes. 

“Seguro a ellos les tomará más tiempo hacer los andenes e instalar las barandas, poner las conexiones de los servicios y terminar de pavimentar 500 metros. Ni las 17 reuniones que hemos tenido han servido para que agilicen”, afirma.

Pero además de lo que falta por construir, la comunidad reclama la reparación de 22 fracturas en el pavimento que ya fue entregado.

Ante las demoras, el secretario de Infraestructura, Juan Carlos Orobio, dice que se están tomando las acciones. “Ya les impusimos una multa (de $1500 millones) e iniciamos el proceso sancionatorio”, explica.

Aunque Orobio no informó qué pasará si no cumplen con la entrega de la obra en la fecha pactada (20 de noviembre), el  paso siguiente sería declarar la caducidad del contrato. Pero Lourdes Salamanca, directora del Observatorio de la Infraestructura del Valle, sostiene que ese sería el peor de los escenarios. “Lo mejor es que hablen con la aseguradora Colpatria (donde tienen las pólizas de cumplimiento) para que busquen quién termine la obra. Declarar la caducidad obligará, en el mejor de los casos, a que la obra se suspenda un año mientras se hace el peritaje y se vuelve a licitar los trabajos”.

 Además, tal como lo reconoce Orobio, a este contratista le deben apenas $120 millones. Pero aún les falta 20 % de la construcción en los dos frentes.

El País trató de comunicarse con algún vocero de  Vías de Cali, pero los ingenieros no se encontraban en el Punto de Atención a la Comunidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad