El desorden agobia a los vecinos de la Carrera 66, en el sur de Cali

Diciembre 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El desorden agobia a los vecinos de la Carrera 66, en el sur de Cali

Habitantes de la Carrera 66 entre la Autopista Sur y la Avenida Pasoancho dicen que cada fin de semana los andenes se convierten en sitios para el consumo de licor, en muchos casos, de adolescentes.

El corredor de la Avenida Pasoancho a la Autopista Sur es foco de caos vial y de inseguridad.

El sur de Cali fue el epicentro de las actividades feriales. Y con la alegría de las fiestas, también se han agudizado los ‘dolores de cabeza’ que genera la alta circulación de personas que quieren seguir con la rumba, después de que se acabaron los desfiles y las actividades oficiales de la Feria.Los más afectados son los habitantes del Gran Limonar, quienes estaban a solo diez cuadras del inicio de las graderías, en la Avenida Guadalupe con Autopista Sur.“Era lógico que la gente llegara a rematar, si en la Carrera 66 hay negocios con expendio de licor y música”, comentó Lina Valencia, que vive en el sector. Lo que no previeron las autoridades, dijo la presidenta de la Junta de Acción Comunal de los barrios Gran Limonar II y III, Victoria Motoa, es que llegara toda la gente a armar su fiesta en la calle, generando problemas de movilidad y de seguridad. Incluso, denuncian habitantes, se ven en los andenes menores de edad a altas horas de la noche consumiendo licor.“Esto no es una novedad. Cada fin de semana padecemos la misma situación: gente que llega en carros a invadir los andenes de la periferia de la 66, los que toman a las afueras de los estancos, los que rematan después de las 3:00 a.m. con el volumen alto de los radios de los carros en el parque que está entre las calles 11 y 12, pero en la Feria fue peor”, anota la dirigente comunal.De hecho, Carolina Rodríguez, quien vive a tres cuadras de la Carrera 66 con Pasoancho, dijo que el 26 de diciembre fue el caos total. “Un grupo de muchachos armaron una pelea y de un momento para otro empezaron a tirar piedras, botellas, a amenazar a la gente, a sacar cuchillos y navajas. Era imposible salir de la casa”, explicó la afectada.Sobre estos problemas, la secretaria de Gobierno de Cali, Laura Lugo, indicó que se han tomado las acciones para evitar que vuelvan a darse disturbios como el del pasado 26 de diciembre.“El Esmad de la Policía ha estado haciendo recorridos por el barrio, especialmente en la Carrera 66 con Avenida Pasoancho, para evitar que la gente se quede consumiendo licor en la calle”, anotó.Dijo la funcionaria que se mantendrá el pie de fuerza durante los fines de semana para controlar que la gente, una vez salga de los establecimientos de expendio de licor, se retire hacia su lugar de destino y evite molestar a los vecinos.También explicó que con la Policía se está realizando la verificación para que los negocios como las discotecas, bares y restaurantes cierren a la hora permitida por el decreto. “Los estancos que quedan tanto en la Autopista Sur como en la Pasoancho deben cerrar a la medianoche y estamos pendientes que cumplan con la disposición municipal”.¿Y los comerciantes?El presidente de la Asociación de Establecimientos de Diversión Nocturna, Alejandro Vásquez, dijo que hay preocupación entre los afiliados por lo sucedido el pasado 26 de diciembre. ”Queremos hacer una reunión porque aunque los dueños de los negocios se preocupan por insonorizar los locales, es complicado evitar que la gente no haga ruido cuando sale de los bares. Para ello es necesario que la Policía esté y nos ayude a que la gente evacue cuando sale de los sitios”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad