El descubrimiento que convirtió a un caleño en semifinalista de History Channel

El descubrimiento que convirtió a un caleño en semifinalista de History Channel

Noviembre 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Santiago Cruz Hoyos | Reportero de El País
El descubrimiento que convirtió a un caleño en semifinalista de History Channel

Alexander Cuéllar, estudiante de la Universidad Autónoma de Occidente.

Este universitario encontró en un hombre que vendía plátanos un proyecto que podría cambiar al planeta. Su descubrimiento es semifinalista del programa ‘Una idea para cambiar la historia’, de History Channel.

Fue un día cualquiera de hace tres años. Alexander Cuéllar Osorio, 22 años, caminaba por la galería El Porvenir junto a su padre, un técnico en mantenimiento de una empresa dedicada a la producción de papel, cuando de repente vio algo que le llamó la atención: un hombre vendiendo plátanos.

-  El señor vendía los plátanos que le decía el cliente: “deme seis plátanos”, o “deme $500” de plátano, y él los cortaba, los empacaba, y el raquis, que es el tallo,  el residuo,  lo tiraba a un lado. Había una pila de por lo menos un metro y medio de alto de tallos. Demasiado. Apenas eran las  10: 00 a.m.

Alexander, que es estudiante de administración ambiental en la Universidad Autónoma, pensó que aquel hombre tenía un problema. Por un lado en la pila de tallos pululaban moscas, se generaban malos olores. Por otro, la pila en sí generaba  contaminación visual. Y además eran tantos los tallos que desbordaba el local, ocupaban el espacio de un vendedor vecino, así que en realidad el problema era para todos, la comunidad.

- Entonces, se me iluminó el ‘coco’, dice Alexander, sentado en la sala de su apartamento en el norte de Cali.

En ese momento cursaba una materia en la que requería desarrollar un proyecto ambiental y, hasta antes de conocer al hombre de los plátanos, no tenía la más remota idea de lo que iba hacer. Cuando llegó a casa, después de caminar por la galería, lo decidió.

- Pensé: hagámosle al raquis del plátano una caracterización general. Propiedades físicas, propiedades químicas, tipo de nutrientes, y después  determinar eso para qué sirve.

Y determinó que entre otras cosas el raquis de plátano, ese residuo que generalmente se desecha, se bota,  sirve para fabricar papel.  El descubrimiento acaba de ser seleccionado entre los semifinalistas del programa de televisión ‘Una idea para cambiar la historia', de History Channel.

II

Alexander es egresado del colegio Almirante Colón, una institución militar famosa por su disciplina. En una ocasión,  un paramédico que estaba dando una charla en su salón dijo algo que de alguna manera le cambió la vida: “ustedes no saben todos los problemas que genera el hecho de tirar un chicle al suelo. Los pájaros lo confunden con maíz, se lo comen y mueren. Con pequeños actos cotidianos como no tirar el chicle a la calle ayudamos a que el  mundo sea mejor”. 

Alexander comenzó a aplicar la lección del paramédico. Cada que se comía un chicle, lo guardaba en la caja, se lo metía en el bolsillo del uniforme del colegio, hasta que encontrara un cubo de basura. Lo mismo hacía con la bolsas de las papitas fritas o cuanto papel requiriera desechar.

También se vinculó  a fundaciones dedicadas a la protección animal, es partidario de la adopción de mascotas en vez de la compra, su comercialización y hace parte del comité ambiental de la unidad residencial donde vive. En su apartamento, además,  implementa lo que sugiere el Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro: la materia orgánica se debe depositar en una bolsa negra, y lo que se pueda reciclar en una blanca. 

La suma de pequeños actos cotidianos, definitivamente, cambian al mundo.

- ¿Por qué elegiste estudiar administración ambiental?

- A mí me llama mucho la atención todo lo relacionado con el medio ambiente. Y  en el mundo de hoy toda empresa requiere tener en cuenta el medio ambiente y sus impactos sobre él. Con las normas internacionales actuales lo ambiental siempre está mediando. Entonces  me encantó la carrera porque además de que me permite tener los conocimientos para administrar cualquier empresa, puedo también hacerla eficiente desde el campo ambiental utilizando energías renovables, haciendo un buen aprovechamiento de los residuos, optimizando recursos, entre otras posibilidades.  Ahora las sanciones ambientales han tomado tanto peso,  que una empresa se puede cerrar por malas prácticas ambientales si las ignora. Y además la administración ambiental te enseña a por un lado ser amigable con el medio ambiente, y por otro lograr que eso sea rentable.

III

Alexander le preguntó al hombre de los plátanos de la galería El Porvenir si le vendía el residuo, la pila de raquis, y el vendedor, aliviado, le dijo “lléveselo”.

- Si usted me libera de esto, gracias, porque  aquí tengo un problema  el berraco.

Alexander tomó algunos tallos mientras se decía a sí mismo que en caso de que el raquis sirviera para algo,  la materia prima de su proyecto sería gratis.

Con los tallos comenzó a hacer las pruebas. Cortó el raquis en trozos, la cocinó en el horno de su apartamento utilizando un digestor-  una especie de cilindro cerrado herméticamente, impermeable- lavó lo que salió de ahí, la pulpa del raquis, lo secó y lo que se encontró fue algo muy parecido al papel ecológico.

- Con el raquis del plátano se podría hacer desde toallitas para la cara hasta cartón paja o una hoja block, todo depende de lo que requiera la industria, dice Alexander con un tono tan neutral, como si lo que acabara de descubrir no fuera a cambiar al mundo. 

Colombia, uno de los primeros productores de plátano en el planeta, desecha cada año 70 millones de tallos de plátano que ahora,  con el descubrimiento de Alexander, se pueden aprovechar y evitar, por ejemplo, que se talen los bosques con la excusa de fabricar papel.

- Con este proyecto también  se evita la contaminación que genera estos raquis y se podría crear una industria entorno al residuo, lo que fomentaría el empleo, el mejoramiento de la calidad de vida de muchos colombianos.

IV

Un día cualquiera, mientras Alexander estaba en la Universidad Autónoma, algunos docentes le sugirieron que enviara su proyecto al programa de televisión ‘Una idea para cambiar la historia, de History Channel. “¿Por qué no?”, se dijo.

Faltaba solo un día para que se cerrara la convocatoria, así que, Alexander pidió un día libre en la Universidad – también labora allí – y literalmente corrió. Escribió el proyecto, lo sustentó con estadísticas,  documentó el proceso a través de fotografías. 

Hace unos días lo llamaron para decirle que era semifinalista y seguramente el corazón se le aceleró.  Para celebrar algo que no podía creer, salió con su novia. 

Ahora necesita la ayuda de todos nosotros. En caso de quedar entre los tres primeros lugares, Alexander tendría el dinero suficiente para montar su propio proyecto, desarrollar su empresa en Cali. Y para que eso se de, para ganar, requiere que su idea para cambiar al mundo esté entre las más votadas. Para votar basta ingresar a este link: http://unaidea.tuhistory.com/#.   El plazo vence el 27 de noviembre.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad