"El derecho que más se está vulnerando en Cali es la salud": Personero de Cali

"El derecho que más se está vulnerando en Cali es la salud": Personero de Cali

Julio 03, 2017 - 12:46 a.m. Por:
Íngrid Valderruten Peña - Reportera de El País
Personero de Cali Héctor Hugo Montoya

Personero de Cali, Héctor Hugo Montoya.

Oswaldo Páez/ El País.com.co

Este año la Personería de Cali ha recibido 1786 quejas ciudadanas, de las cuales el 72 % están relacionadas con la salud. Héctor Hugo Montoya, titular del ente del Ministerio Público, asegura que ese el derecho que más se está vulnerando en la ciudad.
El barrismo social, la situación de los niños y la cárcel de Villahermosa, son otros temas que preocupan al personero de Cali, quien completa un año y cuatro meses de labor. “Trabajamos de una manera silenciosa, pero efectiva”, responde Montoya, ante los cuestionamientos por su poca visibilidad.

¿En qué está enfocado actualmente el trabajo de la Personería?
En la construcción de paz y eso significa mejorar los niveles de convivencia pacífica en la comunidad. Esta paz se construye día a día con unos derechos que nos tiene que dar el Estado, derechos de movilidad, de salud, de educación, de vivienda para que la persona pueda vivir dignamente.

Concretamente, ¿con qué acciones se está desarrollando ese trabajo de construcción de paz?
Lo estamos haciendo a través de tres direcciones operativas, que son las misionales de la Personería: una es la de Derechos Humanos y el Ministerio Público, que su objetivo es defender los derechos de las personas; la otra área es la de participación, que es aquella que permite estar de manera permanente en esa interacción con las personas y estamos en contacto permanente para garantizar ese derecho; y la otra área es la vigilancia de la conducta oficial, que es el tema sancionatorio y determinar si los servidores públicos desarrollan actividades cumpliendo los fines esenciales del Estado.

¿Hay algún proyecto bandera o relevante en ese enfoque de construcción de paz del que habla?
La paz se construye mejorando los niveles de convivencia y los niveles de convivencia se construyen generando procesos de participación, escuchando a las personas.

Aunque destaca mucho el tema de participación ciudadana, desde algunos sectores se ha manifestado que la Personería ya no es tan cercana a la comunidad, ¿qué opina?
Yo respeto mucho ese concepto, pero permanentemente estoy hablando con las personas y no aquí en el despacho. Eso se da, de pronto, porque no doy citas sino que yo estoy atendiendo en los CALI, estoy visitando, he estado en los escenarios en donde se debaten los grandes temas de ciudad, hemos citado las mesas de trabajo y las audiencias públicas. La Personería está más activa, nosotros desarrollamos nuestra función como ente de control, trabajamos de una manera silenciosa, pero efectiva.

Pero da la sensación que está más pasiva y que hay menos interacción comunitaria, incluso desde el Concejo se ha criticado su ausencia...
No, no es cierto, la interacción que hacemos es con las personas. Sobre el Concejo tampoco es cierto, permanentemente hay un personero delegado en todas las plenarias y en todas las comisiones de estudio y me está haciendo llegar toda la información. Las personerías de Colombia tenemos como función defender y garantizar los derechos de las personas, en eso estamos.

¿Cuál es el derecho que más se está vulnerando en Cali?
El derecho a la salud. Este año hemos recibido 1786 quejas, de las cuales el 72 % corresponden al tema de salud con 1291 casos. Nosotros estamos atentos y dispuestos para que esas personas que no las atiendan, que les nieguen un medicamento, un tratamiento, inmediatamente actuamos y es satisfactorio decirte que hemos logrado que muchas personas tengan la oportunidad de tener ese servicio. Hacemos un trabajo silencioso pero efectivo, si no registran en medios no quiere decir que no lo estamos haciendo. En últimas, mi compromiso es con las personas y lo estoy cumpliendo.

¿Cómo ve la situación de los niños?
Nos preocupa muchísimo, a los niños hay que protegerlos y no estamos haciéndolo. Hay niños que no se están formando con papá y mamá, niños que no tienen oportunidades educativas ni deportivas, y adolescentes que no tienen oportunidades laborales ni de formación, ni culturales. Hay sectores donde a los niños les toca salir a deambular, ir a los semáforos, porque no tienen cupos en escuelas.

Ustedes están promoviendo el tema de barrismo social, donde está involucrada mucha población joven. ¿Qué hacer para acabar con la violencia en el fútbol?
Primero, todo ese proceso de seguridad en los estadios y alrededor del fútbol, nosotros lo apoyamos. Pero también es necesario tener en cuenta que existen una cantidad de personas que tienen el derecho a recrearse con el fútbol en paz, entonces se deben buscar mecanismos que permitan que ese espectáculo no genere violencia, y en eso el mismo Ministerio del Interior, la misma Procuraduría y nosotros nos hemos comprometido a buscar mecanismos para que no haya violencia.

¿Qué mecanismos?
Por ejemplo los temas de seguridad, se deben generar garantías al interior del estadio pero también en el exterior, hay que hacer un trabajo integral de seguridad. Nosotros nos hemos reunido con los líderes de las barras, los hemos escuchado, hay barras de equipos de fútbol que están organizadas y estamos en un proceso para capacitarlos en liderazgo y estamos trabajando con ellos en procesos pedagógicos, culturales.

En materia de seguridad, la gente se queja mucho de los hurtos callejeros, ¿ustedes han recibido quejas al respecto?
Nosotros hemos sido los más críticos y en esto tengo que reconocer que hemos tenido permanente articulación con la Secretaría de Seguridad. Ese tema se está atacando duro, hay que fortalecer más acciones y es un tema que entre todos tenemos que sacar adelante.

Se ha mostrado preocupado por el tema carcelario de la ciudad, ¿qué está pasando?
Me preocupa la parte estructural de la cárcel de Villahermosa. La cárcel no soporta un fenómeno natural como un temblor, porque si pasa de 5,5 grados en la escala de Richter se puede desplomar. Esta cárcel fue construida hace más de 50 años sin los requerimientos sísmicos, porque en esa época no había tanto calentamiento global, tantos temblores, entonces eso no se pensó a futuro y en este momento ese es el riesgo más grande que hemos encontrado.

¿Qué se debe hacer?
Esa cárcel hay que trasladarla. Hay que buscar mecanismos y eso es lo que estamos haciendo con el Inpec y el viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa (Carlos Medina), que se va a reunir con nosotros, con el alcalde y los directores de la cárcel, para buscarle salida a esa problemática. En este momento hay algo más de 6300 internos en Villahermosa.

Hablando de la conducta oficial, ¿cómo se están comportando las dependencias del Municipio?
Estamos trabajando en lo preventivo, estamos en mesas de trabajo, en audiencias, estamos de manera permanente solicitando información a todas las entidades y con base en eso les hacemos seguimiento para el control. Se han desencadenado procesos disciplinarios.

¿Cuántos procesos disciplinarios tienen en curso?
Hay alrededor de 400 procesos por diferentes conductas.
¿Esos procesos se relacionan con cuáles dependencias?
Tenemos quejas de todas las dependencias, tenemos muchas de Empresas Municipales, procesos de educación, de la Secretaría de Gobierno, de Tránsito.

¿Cuáles son las principales quejas de esas dependencias?
Tenemos muchas por procesos de contratación, por no respuesta oportuna a los derechos de petición, por procesos de actuaciones de funcionarios, por temas de permisos urbanísticos.

¿Cuántas sanciones han aplicado?
Este año llevamos más de 35 sanciones disciplinarias y las audiencias las estamos transmitiendo por la página de la Personería. Sabemos que esos servidores tienen una sanción disciplinaria, pero también tenemos que respetar la dignidad de las personas y de alguna manera no hacemos el show mediático de llamar a ruedas de prensa para decir que sancionamos a A, B o C.

La movilidad es otra angustia de los ciudadanos, ¿cuáles deben ser las soluciones?
Hemos convocado varias audiencias públicas y hemos hecho mesas de trabajo con Metrocali y con la Secretaría de Movilidad. Nosotros coincidimos en que la solución hay que hacerla con el concurso de los usuarios. La mayor queja que recibimos es por las frecuencias del MÍO, las rutas y el tema de transporte informal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad