El conmovedor relato del padre que perdió a sus tres hijos en el derrumbe de Siloé

El conmovedor relato del padre que perdió a sus tres hijos en el derrumbe de Siloé

Diciembre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo, reportero de El País
El conmovedor relato del padre que perdió a sus tres hijos en el derrumbe de Siloé

Jhon James Rojas (derecha), perdió a tres de sus hijos. La casa donde se produjo la tragedia era suya.

Siloé llora y siente miedo tras la tragedia de los García - Rojas, quienes perdieron a seis de sus miembros. Hoy será el sepelio de las víctimas.

“Yo venía  por  la recta (Cali - Yumbo), veía el cielo negro y ese viento tan verraco. Cuando llegué a Cali las vías estaban tapadas, árboles encima de los carros. Dije: ¿mierda, cómo estará mi casa?  Miraba el celular y nada que me entraba el mensaje (de whastapp) de mi esposa. Cuando llegué al barrio, estaba lleno de bomberos y paramédicos y me decían que la  casa se había caído. No lo  creía, no había quedado nada, llegué cuando mi familia estaba enterrada en los escombros”, cuenta agobiado Jhon James Rojas, el hombre que perdió a tres de sus hijos en la tragedia de Siloé, sobre la Carrera 45 con Calle 4. El relato lleno de dolor lo contó mientras hacía la gestión en Medicina Legal para que le fueran entregados los cuerpos de sus familiares.   

En total fueron seis miembros de una misma familia los que fallecieron tras los aguaceros torrenciales del jueves. Cinco eran niños, una tenía ocho días  de nacida.  

“No quedó nada, nada. Mi mujer se salvó porque le pasó la bebé a la mamá para que le diera pecho. Ella bajó las graditas y cuando volteó a mirar, todo se le vino abajo. A mi suegra la tienen en Departamental (HUV), le cayó un muro encima. Le partió las piernas”. 

Jhon James salta en su narración. “Y sacan una niña, juraba que era la hija mía. ¡Mi Sara!, ¡Mi Sara! Me vine con ella en la ambulancia. Yo venía hablándole: ¡Sara, yo voy con usted mami!. Y le preguntan en el hospital: ¿Cuántos años tiene?, ella dice que diez y yo les digo que no, que tiene quince y me dice: tío tengo diez. Y yo dije: es María José, la primita. En la casa (entre las víctimas fatales), quedaron mis tres hijos: Sara (15), Alex (16) y Felipe (12). También Johana, mi cuñada, la bebé y la otra niña de ella”.

[[nid:598719;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/12/rescate_siloe.jpg;full;{En medio de la angustia de los habitantes del sector por la emergencia que se registró este jueves, miembros del Cuerpo de Bomberos de Cali y de la Cruz Roja lograron sacar con vida de los escombros a tres personas. Derrumbe dejó seis muertos.Videógrafo: Álvaro Pío Fernández}]]

La angustia, el lodo amarillo que cubría el cuerpo de María José y esos rasgos finos, propios de las parientes de su esposa, jugaron con su cabeza y le hicieron confundirla con su Sara.  

Luchando con el dolor, Jhon se pone al frente del sepelio de los suyos. Es un agente de ventas que trabaja en Yumbo. Está preocupado por que necesita un lugar dónde vivir con su esposa y Kaleb, un niño especial de tres años que adoptó y que en el momento de la tragedia se encontraba en la guardería. “Yo necesito es que alguien esté con mi esposa, porque anoche en medio de su dolor pensó en quitarse la vida. Yo no voy a volver allá. Qué voy a volver a la casa donde murieron mis hijos, dónde los vi crecer”. 

Jhon James  dice que no le importa lo material, que anda con ropa prestada. “Ahora lo que quiero es fortalecer mi familia, a mi esposa y a Kaleb”.

Dolor en la ladera

[[nid:599170;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/12/vecinos_siloe.jpg;full;{Algunos vecinos de la familia García - Rojas se acercan hasta la vivienda afectada a orar. Dicen que este será un diciembre de luto en Siloé. Amigos de los menores fallecidos llegan hasta el lugar a...Ricardo Ortegón, especial para El País}]]

Este diciembre en la Carrera 45 de Siloé no habrá carnaval. Los vecinos que instalaron tempranamente las luces navideñas las comenzaron a quitar. Este año de los pasillos de esta loma empinada no colgarán festones de papel de colores. El recuerdo de los miembros de la Familia García Rojas no los dejará. 

Don Antonio José Arias fue el primero en llamar a la Policía y a  los bomberos tras el colapso de la vivienda  de al lado. Este jueves andaba por los callejones frente a la casa de sus vecinos, queriendo rezar con sus hermanas en el lugar de la tragedia. Estaba allí, pero no respondía a la plegarias del Rosario. “Qué diciembre tan fregado, somos vecinos. Adentro estaban Pipe y Alex”, dice don Antonio con la cabeza agachada. 

Al lugar del siniestro llegó Jonathan, amigo de Felipe, uno de los niños que falleció. “Jugábamos fútbol, nos tomábamos fotos, recochábamos. Hoy (viernes) era la entrega de boletines en el colegio, hoy nos graduábamos para pasar a sexto. Él jugaba de delantero. En el facebook todos los amigos del salón están tristes”.

Los vecinos que pasan frente al lugar de la tragedia se  persignan. Algunos miran en silencio y se van. 

“Aquí sentimos tristeza y miedo. Porque mañana se nos puede venir el muro a cualquiera de nosotros. Nos puede pasar lo de ellos. Estas casas están llenas de grietas y humedades. Esta loma está llena de socavones. de losas y muros pesadísimos, llenos de cemento y hierro, pero que se pueden venir  encima. Cuando llueve nos llenamos de miedo, pero para  dónde más pegamos. Eso es lo que vamos a sentir este diciembre”,  cuenta Argemiro Motato, quien  vive hace 40 años en Siloé.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad