El colesterol, un mal necesario

El colesterol, un mal necesario

Octubre 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El colesterol, un mal necesario

No es un juego: las dietas altas en grasa, tan comunes hoy, y el sedentarismo, hacen que el colesterol avance de forma silenciosa hasta causar estragos letales.

A pesar de ser el responsable del 8% de toda la carga de enfermedades, del 60% de las de corazón y del 40% de los infartos cerebrales, el colesterol es vital en muchos procesos fisiológicos importantes como el celular, el digestivo y en la sintetización de hormonas, entre otras funciones. Todo depende de la cantidad que haya en el organismo.Dime qué nivel de colesterol tienes y te diré qué tan bueno o malo es, es la pregunta clave, según los cardiólogos. Para prevenir las enfermedades cardiovasculares, la cantidad total de este lípido en la sangre no debe exceder de 220 miligramos por decilitro (mg/dl) en personas sanas, y ser lo más baja posible entre quienes tienen un problema cardiovascular previo.La cifra de colesterol HDL (el bueno) debe superar los 40 mg/dl y la de LDL (el malo) no debe rebasar los 155 mg/dl. Las mujeres tienen la ventaja de que su organismo posee niveles más altos de colesterol ‘bueno’, en torno a 40-45 mg/dl de HDL en la edad fértil, frente a los hombres, que tienen menos colesterol ‘bueno’, alrededor de 35-40 mg/dl de HDL. Hombres y mujeres deben mantener los niveles de colesterol ‘malo’ por debajo de los 130 mg/dl de cLDL.Lo ideal para gozar de una buena salud cardiovascular consiste en no superar nunca la cantidad de colesterol total recomendada y reunir la mayor proporción posible de HDL y la mínima de LDL en el organismo.Según los cardiólogos, el hígado es el encargado de fabricar el 80% del colesterol que hay en el organismo, mientras que el 20%-25% restante se obtiene a través del consumo de alimentos de origen animal, ricos en grasas saturadas. Este 20%-25% es el escaso margen disponible para controlar tanto la cantidad total de colesterol, como la proporción de colesterol ‘bueno’ y ‘malo’ en el cuerpo.“Estos datos reflejan el hecho de que existen diferencias claras en los hábitos de alimentación y actividad física, sin menospreciar la influencia que tienen diferentes formas de alteraciones genéticas en el metabolismo de colesterol, que son bastante frecuentes en los países mediterráneos”, afirma el doctor Gilberto Castillo, cardiólogo del Centro Médico Imbanaco.Según recientes estudios, la hipercolesterolemia es uno de los principales determinantes de la aparición de infarto agudo de miocardio, una de las principales causas de muerte en Colombia.“En nuestro país, aunque se ha avanzado en prevención, las campañas sobre el control del colesterol no alcanzan efectos significativos. Las dietas altas en grasa y el sedentarismo elevan significativamente el riesgo de tener niveles de colesterol altos. No tenemos aún una cultura de la prevención”, agrega el doctor Castillo.No espere a sufrir de una patología cardiaca para cambiar sus hábitos alimenticios, comience a cuidarse desde ahora.La meta desde hoy: disminuir el colesterol dañiñoHay alimentos que favorecen la disminución de los niveles de colesterol dañino en la sangre, lo que representa disminución de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, según lo afirma el doctor Carlos Lanz en su libro ‘Comer bien, vivir bien’. Entre esos alimentos beneficiosos para la salud están los frutos secos (45 gr. al día), frutas y verduras que garantizan un aporte de fibra, azúcares sanos, vitaminas y minerales, proteínas (carnes blancas) que aportan aminoácidos esenciales y grasas de calidad (ácidos grasos omega 3 y 6).También se recomienda bajar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, consumir carnes blancas más que rojas. Disminuir el consumo de sal, ya que favorece la retención de líquidos y el aumento de la tensión arterial. Realizar ejercicio físico diariamente, no es necesario acudir al gimnasio, puede caminar o trotar mínimo 40 minutos. Incluir en la alimentación frutas y vegetales, que son fuentes de fibra.Estudio: combinación poco saludableSegún una investigación realizada en Japón, el fumar potencia el impacto ya de por sí negativo de los niveles de colesterol elevados en sangre. Es decir, intensifica el riesgo de enfermedad cardíaca.En este trabajo, un equipo liderado por Koshi Nakamura, de la Universidad Médica de Kanasawa, encontró que cuanto más colesterol total, mayor riesgo cardiovascular del orden del 50 % superior, en el caso de los fumadores, en contraste con el 40 % de los no fumadores.De modo similar, una disminución del colesterol HDL (llamado “Bueno”) se vinculaba hasta con un 70% de aumento del riesgo de enfermedad coronaria entre los que tenían el mal hábito, pero sólo en un 30% en quienes llevaban un estilo de vida libre de humo. “El tabaquismo mitiga los efectos protectores del colesterol HDL sobre el riesgo coronario“, concluyeron en el estudio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad