El chupo para los bebés no es tan malo como se cree

Febrero 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El chupo para los bebés no es tan malo como se cree

8% de los niños hace uso del chupo, siendo más frecuente en estratos altos.

Especialistas recomiendan el uso del chupo en los bebés a la hora de dormir pues reduce en un 90 % el riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita. Consejos para convertirlo en un aliado de padres y chicos.

Usar o no usar chupo, he ahí la cuestión. Eso suelen preguntarse los padres primerizos sobre este pequeño objeto de silicona que si bien parece obrar milagros en materia de tranquilidad cuando se introduce en la boca del bebé, genera muchas dudas, entre ellas el posible daño de los dientes, la tendencia a causar otitis y el rechazo a la lactancia materna. Sin embargo, un nuevo factor deberá ser tenido en cuenta tanto por los padres como por los pediatras. Se trata de una investigación realizada por María Luisa Latorre, doctora en Salud Pública de la Universidad Nacional, que evidencia el papel significativo que tiene el uso del chupo en la prevención del síndrome infantil de muerte súbita, Sims.Este síndrome o ‘muerte en cuna’, como también es conocido, se define como la muerte repentina durante el sueño de un menor de 1 año en buen estado de salud. Latorre asegura que es uno de los eventos más extraños de la medicina, donde la prevalencia en Bogotá es de 1,08 por 1000 nacidos vivos. Si bien sus causas no son claras del todo, se cree que al caer en un sueño profundo, los bebés dejan de respirar, y fallecen. Y es allí donde el chupo juega un papel fundamental. “La succión del chupo produce microdespertares, lo que amplía los bronquios para una mejor respiración”, dice la investigadora. En ese sentido, la doctora recomienda usar el chupo solo en el momento en que el bebé esté durmiendo o tomando una siesta, procurando además que la posición del pequeño sea boca arriba o de lado, intercambiando las posturas para que no se canse, nunca boca abajo. “Es importante desmitificar el chupo como algo dañino y empezar a promoverlo como un objeto que puede salvar vidas”, explica. Con esta tesis coincide el pediatra neonatólogo Diego Acosta, del Centro Médico Imbanaco, quien agrega que “aparte de tener un efecto positivo en la reducción del Sims, es un estímulo placentero para los niños, siempre y cuando se use en el tiempo y la forma adecuada”.Pero ¿qué pasa con los efectos adversos de su uso? Según Mauricio Jiménez, odontopediatra de Coomeva EPS, los mitos más comunes alrededor del uso del chupo son que causa otitis, disminución en la lactancia materna y maloclusión (mal alineamiento de los dientes del maxilar superior con los del maxilar inferior). El especialista explica que la otitis suele presentarse por el hecho de que el niño está succionando en todo momento, provocando así inflamaciones en su oído. Para evitarlo, sugiere a los padres que lo usen solo cuando el bebé esté dormido, aunque aclara que esta afección no siempre está relacionada con el uso del objeto.Así mismo, recomienda a los padres hacer uso del chupo cuando la lactancia materna esté bien establecida en el bebé, es decir, evitarlo durante los primero días de vida. Finalmente, los expertos coinciden al recomendar que el uso del pacificador, como también es llamado, debe interrumpirse a más tardar a los 2 años y medio, ya que algunos estudios han evidenciado la asociación entre la mala posición de los dientes y el uso del chupo en niños mayores de 3 años, en los cuales persiste el hábito; mientras que en niños menores, los efectos iniciales son usualmente reversibles.¿Cómo retirar el chupo?1. Limitar el tiempo de usoUno de los métodos que recomiendan los especialistas para iniciar el proceso de retirar el chupo es ir disminuyendo su uso poco a poco. El experto Mauricio Jiménez explica que si el niño usa el chupo para dormir en la tarde, los padres deben limitarle el uso solo para la noche.2. Que hable el médicoOtro de los consejos que destaca Jiménez es buscar apoyo en un especialista, en este caso, un pediatra. Asegura que son muchos los episodios donde los niños escuchan con más facilidad al médico de cabecera que a los padres, por lo que considera un buen paso para retirar el uso del chupo.3. Ser creativosLa imaginación es vital en este punto, además de ser una herramienta muy útil en los niños, pues la narración de historias los ayudaría a iniciar este duelo. Así, el especialista recomienda a los padres crear escenarios donde expliquen que el chupo debe despedirse.4. Hacer comparacionesEntre las tantas opciones, también es factible realizar comparaciones entre los compañeros o familiares del niño que ya no usen chupo. En varias ocasiones es una técnica con grandes resultados y el niño por sí solo toma la decisión de no volver a utilizar más el chupete.5. Drásticamente La técnica menos recomendable, dice el odontopediatra Mauricio Jiménez, es retirarlo de un día para otro, ya que en estos casos el niño puede llorar durante un periodo de tiempo. Si bien el niño lo asumirá, explica que es necesario que los pequeños hagan un duelo y se les explique por qué no lo usarán más.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad