El capricho de una mascota que se convirtió en idea de emprendimiento

Julio 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
El capricho de una mascota que se convirtió en idea de emprendimiento

Gracias a Chela, Olivia desarrolló una idea de negocio que lleva el nombre de su mascota.

Una familia caleña encontró una oportunidad de negocio en la inapetencia de su cachorra.

Gran sorpresa se llevaron los nuevos dueños de Chela  Stephany cuando se dieron cuenta de que a la perrita que acababan de adoptar no le gustaba comer alimento concentrado. “Teníamos que darle las pepas con la mano  y prácticamente obligarla a comer porque ella era capaz de aguantar hambre todo el día”, cuenta Olivia, una de sus dueñas.

Por esta situación tan particular, la familia decidió buscar una alternativa para la alimentación de la cachorra y la encontró en los cientos de artículos que hay en Internet sobre las dietas BARF (Biologically Appropriate Raw Food o Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada) .

A simple oído, la receta era nutritiva: incluía alimentos como zanahoria, espinaca, papa, habichuela, apio, maduro, fideos, carne de pollo y otros que les permitían hacer múltiples combinaciones para variar el menú.

Después de varios meses de ver cómo la pequeña Chela desayunaba, almorzaba y comía su nueva dieta con exquisito gusto, Olivia y su hija decidieron poner la comida natural a disposición de muchos otros amos que, al igual que ellas, deseaban alimentar a sus mascotas de la mejor manera. En ese momento nació Chela Barf, la marca de comida que hoy comercializan en Cali.

“Con Chela hemos sido testigos de que la comida natural, preparada de la forma correcta, le ayuda mucho a mejorar las defensas, el popó no huele feo y mantiene más activa. Es equiparable a la alimentación de los humanos: si uno se alimenta bien, mantiene sano”, dice Olivia.

Ahora, el curioso capricho de una perrita adoptada se convirtió en un negocio para la familia, pues varios amos ya cambiaron la alimentación de sus mascotas por Chela Barf. “Aún es un negocio pequeño, los que deseen alimento natural para sus mascotas llaman o escriben a mi celular y se les entrega el pedido a domicilio sin costo adicional. Por lo general, la comida se vende porcionada para toda la semana a un costo de $3000 la libra. El amo solo debe descongelar la ración diaria y ver cómo su perro disfruta comiendo alimento de verdad”, añade Olivia.

Chela, por supuesto, es la más consentida de la familia. No volvió a comer concentrado y ahora se da los gustos culinarios que cualquier otro perro quisiera darse.

Quienes deseen cambiar la alimentación de sus mascotas por Chela Barf pueden comunicarse al 3217317749.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad