El boom de amoblados vestidos de apartahoteles

Agosto 16, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El boom de amoblados vestidos de apartahoteles

Entre dos y cuatro apartahoteles son construidos al mes, según el concejal Carlos Clavijo. Las solicitudes de construcción han crecido en un 28%, después de que en el 2006 se reportaran 56 diligencias, el año pasado fueron 72. Pululan en la Autopista Suroriental.

En los últimos cuatro años Cali padece un crecimiento desbordado de amoblados disfrazados de apartahoteles. Las solicitudes de construcción han crecido en un 28%, después de que en el 2006 se reportaran 56 diligencias, el año pasado fueron 72. Al mes son construidos entre dos y cuatro apartahoteles en la ciudad, según el concejal Carlos Clavijo, que en la práctica son utilizados como moteles, sin condiciones higiénicas, ni controles en el ingreso de menores de edad. Pero lo más grave, según el cabildante, es que muchos se encuentran en barrios residenciales, cerca de colegios y hospitales. Otros colindan con panaderías, talleres de mecánica y bombas de gasolina. La Autopista Suroriental entre carreras 34 y 66 está ‘plagada’ de estos negocios, muchos con fachadas estrambóticas y caracterizados por cortinas de plástico, en vez de puertas. Por estos vecinos ‘indeseables’ los más afectados son los habitantes de los barrios Santa Anita, Limonar y El Olímpico.Otros puntos perjudicados son la Carrera Octava, los sectores de Las Acacias, La Nueva Base, San Nicolás, Alameda y San Vicente (en el norte, sobre la Segunda Norte). Asimismo se ha detectado que están emergiendo a lo largo de la Autopista Simón Bolívar con Calle 70. Se calcula que hay más de 70 apartahoteles, hoteles y hostales en la ciudad.Estos establecimientos públicos son promocionados a través de tarjetas repartidas en los cruce semaforizados. “Suite Solarium por $50.000. Suite múltiple para parejas, pague $80.000. Sólo tres horas”, dicen los avisos. “Desde el 2006 aumentó la construcción de este tipo de negocios construyéndose en la ciudad 4 de ellos por mes, pero en realidad funcionan como moteles, ubicados en zonas residenciales irrespetando el acuerdo 069 de 2000. En una sola cuadra hay tres apartahoteles”, explicó el concejal Clavijo.Según el acuerdo 069, el uso del suelo para la construcción de moteles está prohibido en barrios residenciales y sólo pueden existir en zonas lejanas de la ciudad.De ahí a que tradicionalmente los amoblados están ubicados a las afueras, en Candelaria, Yumbo y Jamundí. El único legal es Meléndez, en Pampalinda, construido hace tres décadas antes del POT.Además, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, los apartahoteles deben tener dormitorio con baño privado, sala de estar, cocina equipada y comedor. Y la ley 300 del 26 de julio de 1996 establece que el alquiler debe ser por días, no superior a un mes. Por su parte, el concejal Fabio Arroyave manifestó que “la proliferación de estos sitios es una burla al POT, faltan controles de las autoridades. Es un problema al que se le debe dar una solución de fondo porque incide en la seguridad, la convivencia y además es un asunto de salubridad”. Arroyave acotó que “este fenómeno está relacionado con el hecho de que pagan menos impuestos y los propietarios logran más rápido la consecución del uso del suelo al solicitarlo para un apartahotel”. Insistió en que afean la ciudad que de por sí “tiene un grave problema paisajístico”, y desvalorizan los inmuebles de un sector. “Al dueño de una casa se le disminuye el valor de su propiedad por estar al lado de un motel, entonces los ciudadanos terminan siendo desplazados por estos espacios”. “Esos edificios son las expresiones del mal gusto y la cursilería. Es una falta de respeto para la gente, son una vergüenza para una ciudad”, añadió Pablo L., un morador de Colseguros. Entre tanto, la directora (e) de Planeación Municipal, María Grace Figueroa, señaló que están la revisando los usos del suelo de muchos establecimientos, a los que les solicitaron los permisos para una actividad, pero realizan otra. “El ciudadano engaña a la Administración porque nos lo hace figurar como un hotel”, dijo. David Millán, subdirector del POT y Servicios Públicos de Cali, explicó que “en el proceso de revisión del Plan de Ordenamiento Territorial vamos a intentar precisar esta actividad con mayor detalle. Parece ser que el POT vigente se presta para interpretaciones ambigüas”. “Hay un uso que se le está dando que no es el indicado en los permisos y conceptos que establece Planeación Municipal sino que es una interpretación aleatoria que hacen los propietarios”, agregó el funcionario.FiestasEn algunas ocasiones, estos negocios son usados para la realización de rumbas. Después de las 3:00 a.m. (ley zanahoria) muchas personas siguen tomando licor en estos sitios.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad