El barranquillero que se quedó en Cali para regalar educación a los niños

Mayo 16, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Manuela Rubio Sarria | Especial para Elpais.com.co
El barranquillero que se quedó en Cali para regalar educación a los niños

Jorge Alberto Tchira, fundador de la Fundación Educación Para Todos.

Hace 47 años llegó a la ciudad y creó la fundación 'Fedut' en el Barrio Salomia, norte de Cali, para brindar un mejor futuro a niños que viven en entornos violentos.

Jorge Alberto Tchira Zapata, un administrador de empresas de 69 años, decidió dedicar su vida entera a ver sonreír a los niños del barrio Salomia (norte de Cali) por un buen futuro. El reto que decidió asumir en la vida fue dar educación gratis a menores que no tienen el dinero para pagar estudios primarios y de bachiller.

Este barranquillero, caleño de corazón, viene de una familia de escasos recursos. Es hijo único y su madre hizo un enorme esfuerzo por sacarlo adelante y le heredó la lección más importante que hasta ahora haya aprendido: el valor de la solidaridad y la disciplina.

Desde Barranquilla, llegó a Cali a los 22 años. Dice que la ciudad siempre le gustó y le llamó la atención; vio en ella la posibilidad de hacer realidad su mayor emprendimiento. Cursó siete semestres de ingeniería química pero se graduó de administrador de empresas.

Por lo tanto, en el año 1996 creó la Fundación Educación Para Todos, Fedut, ubicada en el barrio Salomia de Cali. Allí recibe niños sin importar su género, religión, condición política o social, son bienvenidos todos los que tengan el entusiasmo de aprender.

Su objetivo es brindar educación de calidad y con ayuda de cuatro docentes (una psicóloga, un auxiliar, un docente de sistemas y otro de música) y caleños voluntarios que ayudan cada semana, dicta talleres de refuerzo de inglés, lenguaje, formación musical, deportiva, valoraciones de odontología y asesoría psicológica y familiar. Todo es gratuito.

La fundación obtiene los recursos a través del 'Plan Padrinos', que reúne a personas que desean apadrinar a un niño y donar anualmente $600.000. Además, una fundación británica llamada 'The DanEley Foundation' aporta el 70% de los recursos necesarios para garantizar que la 'escuela' de Jorge Alberto Tchira se mantenga en pie. 

Una de las madrinas de este proyecto es Maruja y apoya a la fundación desde sus inicios. Ya está pensionada y le alegra hacer parte del cambio en los niños. Ya tuvo la oportunidad de ver graduar como bachilleres a dos de sus ahijados y replica siempre una frase que aprendió de Jorge: "si los niños son pobres, su educación no tiene porque serlo".

Actualmente, en la fundación hay 47 pequeños que reciben educación; además se realiza cada siete meses, también de manera gratuita, un curso de auxiliar contable con énfasis en sistemas para jóvenes entre 17 y 25 años que no han podido acceder a una universidad pero a través del curso podrán obtener un trabajo y crecer profesionalmente, en el momento hay cuatro docentes en el curso de auxiliar. 

En 1996, Eduardo Macías Caicedo fue uno de los primeros beneficiados con esta iniciativa la fundación y hoy es el profesor de música de los niños: “Es gratificante devolver lo que a mi me brindaron a los niños y anhelo con verlos haciendo lo que les gusta en el futuro”, dice.

Él mismo Jorge Alberto fue quien lo contactó para ofrecerle trabajo como docente de música, pues Eduardo Macías estaba trabajando en un gasolinera. Para convencerlo le dijo: “Eduardo si lo tuyo es la música empieza a trabajar en eso que es lo que te apasiona”,.

Los niños viven en entornos de constante violencia y acceder a la educación es difícil, por eso una de las asignaturas más importantes en esta 'escuela' gratuita es la perseverancia, porque “además de valores hay que enseñarles a soñar para que ellos vean que en el mundo hay un entorno diferente al que viven actualmente”, concluye Jorge Alberto Tchira.

Si quiere ponerse en contacto con la fundación Teléfono: 4461601 - 3760256Celular: 3128286770http://www.fedut.org/es/ 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad