El arte, la verdadera esencia de Carolina

Julio 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Blanca Ximena Payán | Cali Norte

Carolina Jaramillo asegura que es completamente feliz con la pintura.

Sensible, emprendedora, constante, investigadora, creadora de cosas nuevas y decidida. Así se describe Carolina Jaramillo, una administradora de empresas de la Icesi que encontró su felicidad en la pintura.Tras ocupar varios cargos en la parte gerencial, Carolina decidió dedicarse por completo a lo que realmente la hacía sentirse realizada: el arte, que la cautivó desde los 12 años de edad.“No quería llegar a los 50 años y pintar una vez a la semana, como en un costurero. Yo quería ser artista, ser reconocida y pintar de manera constante, por eso dejé todo”, cuenta Carolina, a quien la inspira e impulsa cada día Gabriela, su hija de 10 años. Tras renunciar a su trabajo recuerda que debió vender su carro para poder empezar a tocar puertas en diferentes países. Y aunque tenía claro que, por ser autodidacta, no sería nada fácil que éstas se abrieran, nunca perdió la fe.Precisamente esa fe ha llevado sus obras a diferentes salas de exposiciones de Miami, Houston, Nueva York, Suecia, París, Italia, Barcelona y su amada Colombia. Carolina explica que, aunque empezó representando bodegones, actualmente su pintura es de gran formato, abstracta y muy novedosa. Por ello ha hecho parte del Encuentro Internacional por la Paz y la No Violencia, en Mar de Plata, Argentina, el cual reunió muralistas de diferentes países.Por estos días, esta caleña hace parte del Festival del Caribe, que se celebrará en Cuba hasta el próximo 9 de julio y en el que se dan cita artistas de la danza, la música, el folklore, el teatro, la literatura y las artes plásticas.Ella representa a Colombia en el certamen denominado Encuentro Internacional de Muralistas, que se lleva a cabo en el marco del Festival. “Allí vamos a pintar diez edificios de 11 metros de altura por 9 metros de ancho. Serán 20 murales individuales y 2 colectivos”, explica la artista, quien tiene su taller en el barrio La Flora. Una casa donde cada cuarto está lleno de sus pinturas. Su inquietud por explorar nuevos materiales la ha llevado a incursionar en otras áreas de las artes plásticas, por lo que ha desarrollado una coalición artística con el fotógrafo puertorriqueño Pedro Bausa “y con él trabajamos una obra denominada Jaramillo-Bausa, que es figurativa y combina la fotografía con el arte”.Al mismo tiempo, sus obras han hecho parte de telas y ropa estampada, como la de la diseñadora María Elena Villamil. Por todo ello, Carolina no duda en decir que es una persona completamente feliz y que “si me muriera hoy, me moriría feliz y realizada”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad