El 85% de mordeduras proviene de los caninos, según Zoonosis de Cali

El 85% de mordeduras proviene de los caninos, según Zoonosis de Cali

Febrero 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El 85% de mordeduras proviene de los caninos, según Zoonosis de Cali

Algunos de los síntomas que produce el virus de la rabia son: dolor de cabeza, malestar general, fiebre, cambios en el comportamiento mental, convulsiones, pérdida de la fuerza muscular.

Algunos de los síntomas que produce el virus de la rabia son: dolor de cabeza, malestar general, fiebre, cambios en el comportamiento mental, convulsiones, pérdida de la fuerza muscular.

Ser mordido por un animal y correr el riesgo de ser contagiado por el virus de la rabia u otras enfermedades es una situación que sucede con más frecuencia de lo que se cree, sin embargo, ante la emergencia muchos no saben qué hacer. De acuerdo con especialistas, la acción inmediata a seguir luego de ser mordido por un perro, gato, serpiente o cualquier otro animal, es recibir asistencia médica.Para el médico infectólogo de la Fundación Valle del Lili, Fernando Rosso lo primordial es saber el tipo de animal que produjo la mordedura: “estos se clasifican en domésticos y no domésticos y los riesgos varían según el tipo de animal, dado que algunos pueden ser portadores de diferentes agentes infecciosos o producir sustancias tóxicas que pueden dañar a los humanos”. Los casos más comunes están relacionados con las mordeduras ocasionadas por los perros, que pueden equivaler al 90% de sucesos presentados, según el centro de Zoonosis de Cali.Ante ello, el infectólogo José Millán Oñate, del Centro Médico Imbanaco, indicó que “muchos de los casos vienen de perros que la persona conoce, pueden ser incluso los de la casa, sin embargo, es vital que se le atienda médicamente, así el animal esté al día con las vacunas, porque la saliva del canino es bastante infecciosa”. El profesional precisó que “inmediatamente suceda el ataque, la persona debe lavarse con jabón y agua la herida para evitar una sobreinfección”.Una vez se limpie la herida, el afectado debe visitar por urgencia un centro médico, en donde se determinará qué procedimiento hacerle. “Lo primero es identificar el estado de vacunación del perro para saber qué manejo se le da al paciente, si desconoce de dónde es el canino, pues inmediatamente al afectado se le inyectará la vacuna antirrábica y también la del tétano, para evitar que su organismo adquiera cualquiera de esos virus fatales”, indicó Carlos Hugo Moreno, médico internista de Imbanaco.Según los especialistas, en el caso de los gatos el protocolo suele ser el mismo, la única diferencia entre el canino y el felino es la profundidad de la mordida.“Cuando una persona es mordida por un gato hay que entrar a mirar la intensidad de esta, pues sus dientes son mucho más filudos y largos, entonces muchas veces esos ataques pueden afectar alguna articulación, tendón o músculo. En ese caso, al paciente se le hace un seguimiento para ver cómo evoluciona y si se le debe hacer cirugía o terapias, pero siempre acompañados de antibióticos”, explicó Oñate. Fauna salvajeEste tipo de animales son potencialmente portadores de agentes infecciosos y tóxicos, como el veneno. Además, no son vacunados, tienen comportamientos impredecibles y son muy difíciles de ser observables por lo que los riesgos son mayores para el ser humano.“En el caso de la ratas, los gérmenes son muy agresivos y pueden provocar septicemia, que es una infección grave que se va regando por todo el cuerpo hasta afectar los pulmones, el corazón, los tejidos, puede ser letal si no se trata a tiempo”, explicó Moreno. Sandra Sánchez, médica veterinaria del Centro de Zoonosis de Cali, indicó que “las ratas no son portadoras del virus de la rabia, mientras que los murciélagos y los micos son un potencial portador de este virus, por lo que es importante recibir inmediatamente las vacunas pertinentes para evitar infecciones mayores, incluso, la muerte, la gente no debe pasar los casos por alto”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad