El 50% de los llamados 'policías acostados' en Cali no tienen permisos

El 50% de los llamados 'policías acostados' en Cali no tienen permisos

Febrero 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La construcción de reductores de velocidad de todos los tamaños y en lugares sin permiso fueron hallados por la Secretaría de Tránsito de Cali. Propietarios de predios podrían tener problemas legales.

Por lo menos el 50% de los reductores de velocidad de Cali, conocidos como ‘policías acostados’, han sido instalados sin autorización por los habitantes de la ciudad. Eso fue lo que reportó la Secretaría de Tránsito Municipal al conocer la molestia de algunos caleños por el exceso de estos resaltos en calles en donde, según ellos, no deberían existir.Algunas personas se quejan de que en una sola cuadra hay ubicados hasta cinco reductores de velocidad en calles muy estrechas, lo que además de obstaculizar el paso, provoca averías a los vehículos.Un ejemplo de esta situación se presenta en la Carrera 83 D con Calle 14 A, en el barrio El Ingenio I, donde el paso de tres cuadras es cruzado por once reductores. Además, estos cuentan con alturas de más de 20 centímetros, cuando, de acuerdo al Manual de Señalización del Ministerio de Transporte, un reductor debe tener como máximo diez centímetros de altura.Asimismo, en la Calle 14 A entre carreras 66 y 68, en el barrio La Hacienda, hay una calle aledaña a una unidad residencial con cuatro reductores de velocidad. Diana Sánchez, residente del sector, califica de “innecesarios” estos resaltos viales. “El número de reductores es muy alto para un sendero que es poco transitado por los carros y peatones”, dijo Sánchez.En la zona de Ciudad Jardín, en cercanías de la Universidad San Buenaventura, los reductores que hay obedecen a la construcción de unidades residenciales. Aseguran algunos habitantes que, cuando terminan dichas construcciones, los reductores permanecen en la vía. En varias de sus calles se pueden contar hasta cuatro reductores consecutivos.En el barrio Prados del Limonar, la queja de los habitantes es que los reductores de velocidad en el sector son seguidos y muy altos. Wilmer Tabarez, guarda de Tránsito de Cali, explicó que los reductores de velocidad sólo los construye la Secretaría de Infraestructura Vial, previo visto bueno de la Secretaría de Tránsito, y que deben estar en lugares donde haya alta confluencia de personas. “Los reductores deben estar en los alrededores de las escuelas, las iglesias, en estadios, entre otros, porque el propósito de estos es preservar la integridad de los niños y adultos mayores en las vías”, dijo Tabarez.Omar Cantillo, subsecretario de Infra estructura Vial, dependencia encargada de construir y demoler los reductores de velocidad, dijo que la comunidad puede alertar sobre la existencia de reductores que consideren innecesarios.Pero los ‘policías acostados’ también tienen sus defensores. Luis Carlos Marmolejo, habitante de La Hacienda, incluso considera que se necesitan más debido a la difícil situación en materia de movilidad que padece la zona. “Aquí hay muchos accidentes. Además, algunos conductores han cogido las calles del barrio para hacer ‘piques’”, dijo, tras añadir que muchos habitantes sienten temor cuando sus hijos salen a la calle y por eso mandaron a hacer los reductores.Un habitante de El Ingenio tiene una opinión similar y afirma que “los reductores son útiles. Aquí muchos conductores, como los taxistas y los motociclistas, andan ‘arriados’” y añade que la mayoría de estos resaltos fueron pedidos por moradores del sector.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad