Edificio Coltabaco ya es del Municipio

Marzo 16, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La edificación fue donada por Celsia a la ciudad. Será centro cultural y albergará a concejales.

Después de 80 años de pertenecer a privados, Cali recibió como suya una de las  joyas arquitectónicas  más preciadas de la ciudad: el edificio de Coltabaco, situado a un costado del Bulevar del Río, frente a la iglesia La Ermita. Lea también: Municipio recibe de regalo el edificio de Coltabaco

En una ceremonia protocolaria, el presidente de Celsia, Ricardo Sierra, entregó oficialmente el bien inmueble al alcalde Norman Maurice Armitage, quien recibió la donación a nombre de la ciudad.

“El edificio tiene un valor patrimonial, histórico y cultural para la ciudad, que en manos privadas pierde todo su sentido. Queremos que el uso que se le dé al inmueble sea para fines culturales y de protocolo. A este edificio se le puede sacar mucha utilidad social”, advirtió Vélez, quien agregó que el mantenimiento de la propiedad tiene un costo que oscila entre $300 millones  y $400 millones anuales. El avalúo del edificio ronda los $4100 millones.

Armitage indicó que en ese espacio se espera “atender a  todos  los visitantes distinguidos de la ciudad, pues será utilizado como sitio protocolario de la Alcaldía. A nosotros nos visitan muchas personas del exterior y este edificio será perfecto para recibirlos y, además,  convertir este lugar en un escenario cultural y darle vida al Bulevar del Río”.

  El Mandatario añadió que la edificación también podría pasar a ser la sede de despachos de los concejales.

Al respecto, el presidente del Concejo, Carlos Pinilla Malo, indicó que “ya está definido” que las oficinas de los  cabildantes se instalen en el segundo y tercer piso del edificio. Sin embargo, no especificó cuándo se concretaría el traslado de los despachos.

De acuerdo con  Alejandro Arias, subsecretario de Bienes e Inmuebles del Municipio, el edificio fue cedido con la condición de ser utilizado única y exclusivamente para fines culturales y artísticos, mas no comerciales, para garantizar su conservación. 

“El alcalde (Maurice Armitage) tiene la intención de que el primer piso se destine para actividades culturales, con  comisiones internacionales, considerando la posición estratégica, respetando esa vocación artística y cultural de edificio  patrimonio urbano arquitectónico, tipo 1”, dijo el funcionario.

El diseño del edificio estuvo a cargo del arquitecto Guillermo Garrido, quien le dio a la estructura un estilo español con marcado acento  árabe.

La construcción inició en 1934 y terminó dos años después, justo cuando la ciudad cumplía 400 años de haberse fundado.

La Compañía Colombiana de Tabacos, Coltabaco S.A., utilizó las instalaciones desde que se abrieron las puertas del edificio hasta 1991, fecha en la que se liquidó la empresa.

Desde entonces y hasta hace un año se alquilaron las oficinas a abogados, contadores y firmas constructoras.

 A la fecha, en el interior perduran  las lámparas ‘araña’ con sus  ramilletes de bombillas, un reloj mecánico tallado en bronce y un ascensor Ottis de puerta de reja metálica. 

 El edificio fue declarado Bien Cultural en 1969 y en 1993 el Municipio lo declaró Patrimonio Urbano Arquitectónico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad