Ecociudad en Navarro, cada vez más cerca de convertirse en realidad

Ecociudad en Navarro, cada vez más cerca de convertirse en realidad

Noviembre 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas, reportera de El País
Ecociudad en Navarro, cada vez más cerca de convertirse en  realidad

Perspectiva. Esta es una de las proyecciones de viviendas que tiene la Gerencia Integral de Proyectos, GIP, como modelo para desarrollar en la ecociudad que se quiere construir en el corregimiento de Navarro.

CVC concertó aspectos ambientales del proyecto habitacional. Casas se entregarían en 2015. Panorama.

La Ecociudad Navarro, ahora llamada Ciudadela CaliDa, salvó uno de los obstáculos que la tenía estancada. La CVC entregó el pasado 5 de noviembre el acta de concertación ambiental, requisito exigido por el Ministerio de Vivienda para continuar con el desarrollo del programa habitacional, que permitiría dar vivienda social a seis mil familias.Dicha concertación, aunque da vía libre al desarrollo del proyecto, incorpora unos compromisos que la Alcaldía tiene que cumplir antes de construir viviendas en la zona. Por ejemplo, deberá hacer nuevos estudios de vulnerabilidad de los suelos, ya que la resolución indica que del área total de la ciudadela (67 hectáreas) 1,58 hectáreas se encuentran en vulnerabilidad extrema y deben clasificarse como suelo de protección. Además, 37,5 hectáreas son de alta vulnerabilidad, de las cuales cinco se encuentran dentro del cinturón ecológico del río Meléndez.Asimismo, la resolución recomienda tener en cuenta la función de advertencia de la Contraloría General de la República sobre las posibles afectaciones a la salud de los habitantes de la Ecociudad por efecto de la contaminación del antiguo basurero de Navarro.A pesar de estas condicionantes, el gerente del macroproyecto Ciudadela CaliDa, Luis Fernando González, indicó que la construcción de la primera etapa del proyecto iniciaría en el segundo semestre del 2014, una vez se hagan los estudios de factibilidad (o de fase tres). La secretaria de Vivienda de Cali, Amparo Viveros, señala que se necesitarán $2162 millones para realizar los 22 estudios de factibilidad. Entre ellos están: el diseño urbano general, estudio de impacto ambiental y plan de manejo, regulación y control de inundaciones, estudios de suelo, plan de manejo de humedales, diseños de las edificaciones, estudios de ingeniería bioclimática y estudios determinantes ambientales de salud. González indica que espera que en diciembre empiecen a realizarse los estudios. Marcela Huertas, presidenta de la Gerencia Integral de Proyectos, GIP, explica que están aplicando para recursos de la convocatoria de INNpulsa Colombia por $400 millones. “Y la Corporación Financiera Internacional (del Banco Mundial) nos pondría una cifra igual porque está interesada en desarrollos habitacionales amigables con el ambiente”, dice la directiva.“Esos estudios son para descartar que exista algún impacto a la salud a quienes vivan en esta zona y también para hacer un manejo armónico entre las viviendas y el ambiente”, dice González, quien presenta como ejemplos otros desarrollos como Ciudad Verde, en Soacha, o City Santafé, en México D.F. Sin embargo, para el médico investigador de la Universidad del Valle, Fabián Méndez, la acción contaminante del exbasurero que quedaba localizado en la zona no acabó con el cierre definitivo del lugar en el 2008. “Aunque el impacto visual es menor porque se ve algo de vegetación y tiene menores emisiones contaminantes, sus efectos negativos se extienden por lo menos 30 años más. Por eso no es recomendable construir tan cerca de este sitio”, explica.Pero la Secretaria de Vivienda defiende el proyecto diciendo que la distancia que hay entre la ciudadela y el antiguo basurero es de 1,8 kilómetros y la restricción en materia de construcción indica que debe quedar como mínimo a un kilómetro de este sitio.El gerente de Ciudadela CaliDA indica que los estudios de prefactilibilidad (fase dos) que se presentaron a la CVC para poder concertar el proyecto indicaron que los niveles de contaminación no son perjudiciales para los humanos.De hecho, un estudio realizado por la Corporación Bioparque, del 2011, indica que en la zona se pueden hacer edificios de apartamentos de hasta cinco pisos.González dice que así se hará la ciudadela, con edificios de cinco pisos donde se aplicará la ingeniería bioclimática. “Aprovecharán la energía solar, un mejor diseño en la infraestructura de servicios, en la cual se aplicaran sistemas que adoptan el ciclo natural del agua, además de un mejor aprovechamiento de los residuos sólidos”.Y para mejorar la condición del suelo, que es arenoso (de la misma característica al del Distrito de Aguablanca) el Municipio busca recursos para apoyar una investigación de la Universidad del Valle sobre una bacteria que permite darle mayor resistencia al terreno, según explica el ingeniero Mauricio Domínguez, de la Facultad de Artes Integradas de Univalle. Pero la Secretaria de Vivienda dice que habilitar Navarro como suelo de expansión urbana no es un capricho. “El Municipio necesita sitios para construir vivienda social y hoy tenemos la necesidad de reubicar a las familias que viven en el jarillón del río Cauca. Tenemos que buscarles vivienda a 7885 familias, de las cuales 301 van para Potrerogrande, 4000 para los apartamentos que se harán en los alrededores de las lagunas de Charco Azul y El Pondaje y 800 más en Llano Verde. Faltan las viviendas de 2784 familias y la ecociudad es la mejor opción. Es un proyecto que ya tiene garantizada la oferta y los recursos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad