Dueños de establecimientos venden la ribera del río Pance

Dueños de establecimientos venden la ribera del río Pance

Agosto 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Dueños de establecimientos venden la ribera del río Pance

Dueños de establecimientos comerciales y recreación invaden las orillas del río Pance. Varios dueños de negocios ha desviado las aguas del Pance para construir piscinas en el mismo lecho.

Los letreros de oferta están sostenidos sobre guaduas. Dicen que por un terreno que mide 36 metros de largo por 40 metros de ancho piden cien millones de pesos. Siguen líos con establecimientos.

La ribera del río Pance, en el sector de La Vorágine, está a la venta. Los letreros de oferta están sostenidos sobre guaduas. Dicen que por un terreno que mide 36 metros de largo por 40 metros de ancho piden cien millones de pesos.El letrero lleva casi dos meses colgado. Antes que lo pusieran se había vendido un lote aledaño. Pocos se enteraron de la transacción. Cuentan que lo compró el dueño de un motel de Cali. Nadie da más datos. “No quiero que me den bala”, explica un hombre que pasa frente al terreno. Ese lote fue encerrado y allí tumbaron una casa habitada de manera ilegal durante más de quince años. Aunque se haya pactado la negociación, ahí no se podrá construir, adviertee Eliana Salamanca, secretaria de Gobierno de Cali.La funcionaria explica que para ello se requieren licencias ambientales de la CVC, de la Curaduría y de Planeación Municipal. “La ley es clara. A menos de 30 metros de las orillas de los ríos no puede construir”, sentencia.Sin embargo, desde la localidad de Pance hasta La Vorágine se cuentan más de 30 edificaciones construidas, algunas dentro del mismo río. En el punto que lleva a la reserva natural El Topacio, por ejemplo, están haciendo una casa al lado del río.La invasión en la ribera no sólo es progresiva, a esto se suma que algunos establecimientos han ocupado parte del río durante décadas y lo hacen infringiendo normas.¿Sellado definitivamente?A pesar de los cuatro adhesivos de cierre definitivo puestos sobre la puerta de ingreso al balneario La Bombonera, ayer El País confirmó que el sitio sigue prestando el servicio al público.Igual sucede con el antiguo centro recreacional La Jungla, ubicado dentro del Ecoparque río Pance. Los sitios fueron sellados por parte de la Secretaría de Gobierno por permitir el consumo de licor y altos niveles de ruido.“La Policía es la que debe controlar que esos sitios no vuelvan a ser abiertos”, dijo la Secretaria de Gobierno.Lo paradójico es que a unos cuatros metros de La Bombonera está La Fortaleza, otro balneario que también está invadiendo la orilla del río, pero Hernán Castañeda, su administrador, dijo que no ha tenido ningún llamado de atención de la Administración Municipal.“La CVC es la que no nos deja poner ni quitar una sola guadua. Desde hace más de 50 años estamos acá y lo único que hacemos es fomentar el turismo”, señala el hombre.Además, precisó que sus arrendador tiene sus documentos en regla.Gertrudis Figueroa es la dueña del estadero Piedra Bonita. Asegura que hace 25 años el Municipio le protocolizó su propiedad y “no entiendo porqué ahora me quieren sacar de acá”.Eliana Salamanca, secretaria de Gobierno de Cali, dijo que todos los casos son distintos y “habrá que estudiarlos uno a uno para tomar a acciones”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad