Drama y desolación por creciente del río Aguacatal

Mayo 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Censo definirá si familias afectadas en el oeste de Cali necesitan pronta reubicación. Hallan el cuerpo de un desaparecido, mientras las autoridades adelantan labores de búsqueda para dar con el paradero de otro.

El cuerpo de Luis Francisco Chaucanes, de 72 años, fue encontrado en el río Cauca a su paso por el municipio de Yumbo, luego que fue arrastrado por la creciente súbita del río Aguacatal, causada por el fuerte aguacero que se registró el pasado domingo en horas de la tarde.Sin embargo, las autoridades adelantan labores de búsqueda para dar con el paradero de Jeison Zúñiga Hoyos, de 19 años, quien también corrió con la misma suerte que Chaucanes.Eliana Salamanca, secretaria de Gobierno de Cali, aseguró que testigos vieron cuando Jeison Zúñiga fue sorprendido por la creciente, mientras buscaba a su hermano que se encontraba por fuera de su casa en el momento del aguacero.Sobre el adulto mayor, la funcionaria aseguró que nadie vio que fuera arrastrado por el río, sin embargo, su familia lo reportó como desaparecido y aseguran que a la hora en que se presentó la creciente él se encontraba deambulando por el sector, por lo que se presume que fue víctima del desbordamiento del afluente.Por su parte, la Defensa Civil informó que la Policía del Valle del Cauca y la Fiscalía adelantan las labores de identificación del cadáver de Chaucanes y que todo quedará bajo la jurisdicción del ente investigador.Puente Azul y La Playa fueron los lugares más afectados por la creciente del alfuente que durante las dos horas de emergencia superó los 50 centímetros de altura.Edith López, quien tiene su casa en la ribera del río Aguacatal, cuenta que al ver la cantidad de agua que bajaba por el río se quedó paralizada, hasta que sus familiares la obligaron a abandonar la vivienda.“Teníamos mucho miedo porque todos decían que se avecinaba una avalancha. Afortunadamente sólo se mojaron mis muebles, no perdí nada más”, relata.María del Socorro Erazo, líder de la comunidad, reclamó una mayor intervención de la Administración Municipal en los barrios afectados, no sólo con la entrega de ayudas sino con organización y planeación.“Además de la reubicación de las viviendas que están en zonas de riesgo, la Alcaldía debe intervenir el Alto Aguacatal y Terrón Colorado donde la filtración de agua por alcantarillados artesanales está dañando los suelos de la ladera, esto sumado a un fuerte aguacero puede generar una tragedia”, recalcó Erazo.Al respecto, la secretaria de Gobierno de Cali manifestó, tras su visita al lugar, que después de censar a los afectados su despacho tomará determinaciones con respecto a la reubicación de familias que viven en zonas de alto riesgo.Por lo pronto, las autoridades reportaron que se adelantan labores de limpieza en los sectores por donde se desbordaron los ríos Cali y Aguacatal, que quedaron llenos de lodo, palos y piedras, debido a la empalizada que arrastraron los afluentes y afectaron algunos barrios del oeste y el norte de la Cali. Personal del Dagma, la policía, los Scouts, la Cruz Roja y el Clopad, llegó en la mañana de este lunes hasta el Alto Aguacatal a atender las cerca de 50 familias que resultaron afectadas y a remover los desechos que el río arrastró hasta el vecindario.En ese sentido, vecinos del sector denunciaron que uno de los factores que causó el desbordamiento del río es la tala indiscriminada de árboles y la explotación minera desmedida, pues los desechos que caen diariamente al río causaron el represamiento del mismo en algunos sectores.Fredy Mantilla, gerente de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, aseguró que debido a la gran cantidad de material que arrastró el río, varios sumideros de los sectores afectados se encuentran colmatados, por lo que fue necesario utilizar maquinaria de las Empresas Municipales de Cali, Emcali, para limpiarlos.Sin embargo, manifestó que “las labores de descolmatación y limpieza del alcantarillado se tardarán cerca de tres o cuatro días, debido a la cantidad de sectores que se vieron afectados.”Advirtió que la comunidad de barrios como Aguacatal, La Flora, Brisas de los Álamos, La Merced, Floralia, entre otros, deben tener paciencia, debido a que la magnitud de la emergencia hace que no se puedan atender todos los sectores de forma simultánea.“Hay que estar alerta cuando se presenten nuevas lluvias y reportar rápidamente cualquier anomalía, debido a que la gran cantidad de residuos que hay en los sumideros hace que se puedan presentar nuevas inundaciones”, aclaró Mantilla.Debido al fuerte aguacero del pasado domingo, la estación de bombeo de Brisas de Los Álamos estuvo apagada durante dos horas. “Fue una medida para prevenir algún corto eléctrico, pero las demás estaciones funcionaron con normalidad”, explicó José Cerón, director de Aguas Residuales de Emcali.Fuentes del Cuerpo de Bomberos manifestaron que ya se superó la emergencia causada por los deslizamientos en la vía a Montebello, pero que hay 11 viviendas en riesgo y que se está evaluando la posibilidad de reubicar las familias que las habitan.Igualmente, informaron que en el norte de la ciudad la mayor afectación la vivió el barrio Guaduales, donde el agua subió 40 centímetros y 150 viviendas resultaron afectadas, a causa del desbordamiento de un caño.Habilitada la vía al marLas autoridades de tránsito y atención de emergencias manifestaron en la mañana de este lunes que ya se superaron los inconvenientes en la Vía al Mar, por causa de los deslizamientos y hacia las 1:20 a.m. fueron retiradas las unidades viales.Sobre víctimas del inviernoSegún el último reporte de la Cruz Roja Colombiana, en un año, el fenómeno de la Niña ha dejado 72 personas desaparecidas, de las cuales no se tiene certeza si están muertas.César Ureña, director del organismo de socorro, explicó que cuando se presenta una emergencia se da un tiempo de búsqueda; algunas personas aparecen, otras continúan sin registro, mientras que otras pasan a engrosar la lista de fallecidos, que a la fecha suma 441 víctimas desde abril pasado.Otro dato que no se lleva con certeza es cuántos de los 3.315.652 damnificados han sido afectados por la segunda ola invernal. Lo que sí se conoce es que en este año la cifra de afectados ha sido de 439.473.Ureña explicó que la magnitud de la emergencia no ha permitido que se supere la primera fase de la ayuda humanitaria. Además porque hay zonas de difícil acceso y esto no ha permitido que los mercados y las carpas lleguen oportunamente.Colombia Humanitaria ya está en la segunda entrega de ayudas humanitarias.La Cruz Roja se ha concentrado en regiones de alto riesgo como Boyacá y Bolívar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad