Diez barrios del sur de Cali siguen nadando en lodo después de la inundación

Abril 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Tristeza e indignación son la constante en las calles de barrios de estratos medios y altos que el viernes se inundaron. Los residentes cuentan millonarias pérdidas en vehículos y enseres. Y se preguntan ¿quién responde?.

Cuatro días después de la inundación que se presentó en el sur de Cali, los habitantes de este sector sacan con tristeza e indignación sus enseres, dañados por el desbordamiento de los ríos Meléndez, Lili y Cañaveralejo, y los canales de aguas lluvias de las carreras 50 y 80.La emergencia del pasado viernes 23 de abril dejó a los barrios El Caney, Ciudad Real, El ingenio, Ciudad Jardín, Nápoles, Ciudad 2000, Las Quintas de Don Simón, Guabal y Primero de Mayo, así como al sector del Valle del Lili, inundados por el lodo y el mal olor. Dueños de locales comerciales, propietarios de vehículos y amas de casa, entre otros, amanecieron sin saber qué hacer ante los estragos que causó la inundaciónUn ejemplo de ello lo vive Mónica Cardona, dueña del taller Gym Muelle, quien vende artículos para centros de acondicionamiento físico. Su local, ubicado en la Carrera 83 con Calle 18 en el barrio Ingenio, resultó afectado por el desbordamiento del río Meléndez.“Todo está lleno de barro, el lodo supera los 20 centímetros de espesor. Todas las máquinas digitales que teníamos para la venta están dañadas, los daños superan los 40 millones de pesos. No sabemos quién nos va a responder por esto”, dijo la señora Cardona.La situación es tan crítica que ya se han empezado a presentar problemas sanitarios. El ingeniero eléctrico William Peña, habitante del barrio El Caney, dijo que los mosquitos y la humedad rondan por el sector y amenazan la salud de los habitantes. “Tenemos una proliferación de moscos que pueden traer enfermedades infecciosas. La humedad también nos ha generado problemas respiratorios. No sabemos qué otras consecuencias puedan haber, pero necesitamos que la Secretaría de Salud haga presencia por estos lados”, manifestó el ingeniero.Las casas del Caney y el Ingenio no fueron las únicas afectadas. El edificio Apartaestudios Guadalupe, ubicado en la Calle 14 con Carrera 53, en el barrio Primero de Mayo, también resultó afectado por la inundación.Según Lorena Guaca, residente del edificio, seis vehículos, dos motos y múltiples herramientas resultados dañadas por la inundación.“El aguacero no le dio tiempo a las personas que estaban por fuera de la ciudad para sacar sus vehículos, según las aseguradoras todos se van de pérdida total", dijo Lorena.En medio de la incertidumbre que viven los habitantes de estos sectores, una cuadrilla del Dagma realizó este lunes una jornada de limpieza y descolmatación de los residuos sólidos sobre el lecho del río Meléndez.Esta cuadrilla se conformó con 100 trabajadores del Dagma. La limpieza y descolmatación de la empalizada del río se dividió en cuatro tramos por cada sector. El primer tramo va desde la zona de la Buitrera hasta la Calle Quinta y el segundo comprende la Calle 5, a la altura de Mayapán, hasta la carrera 13. El tercer tramo recorre la Calle 13 hasta la Calle 25, a la altura de la Autopista Simón Bolívar. El último tramo comprende la misma Simón Bolívar hasta la Calle 50, a la altura del canal CVC sur.“Desde el viernes estamos sacando 30 camiones de lodo y seis viajes de volquetas diarias llenas de palos y lodo”, aseguró Jorge Plazas Herrera, funcionario del Dagma.La visita del AlcaldeEl domingo, el alcalde Jorge Iván Ospina visitó las zonas afectadas por el inverno en el sur de Cali y manifestó que dará solución a la problemática de las inundaciones en estos sectores.Según el mandatario, buscará la forma de suspender las licencias de construcción en esta zona de la ciudad, con el fin de que no se sigan impactando aquellos sitios destinados a la protección de los ríos.Asimismo, el Gobierno Municipal anunció una inversión por 300 millones de pesos para las tareas de consolidación del jarillón del río Meléndez. A las 2:00 de la tarde de este lunes inició, en el despacho del Alcalde, una reunión con las Empresas Municipales de Cali, Emcali, y representantes de la comunidad del sur de la ciudad afectada por el inverno para plantear nuevas propuestas a esta situación.Como sistema de alertas tempranas, el Gobierno habilitó la línea telefónica 177, la cual está disponible las 24 horas del día, donde la comunidad puede enterarse o anunciar de alguna situación en lo referente a la temporada invernal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad