Deterioro en los semáforos de Cali pone 'en rojo' la seguridad vial de los caleños

Agosto 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Varios cruces de alto flujo vehicular se encuentran a la deriva por el robo de cable y falta de mantenimiento en la red. Los lugares más afectados son el centro y el oriente de la ciudad.

En lo que va de este 2012, más de 2.000 metros de cable de cobre de los semáforos de Cali han sido robados por inescrupulosos, lo cual ha dejado las principales vías de la ciudad sin estos elementos que controlan el tráfico vehicular a diario. Según Carlos Panesso, jefe del grupo técnico de la Secretaría de Tránsito de Cali, en el mismo periodo del año pasado (enero-agosto) el robo de cable fue mayor, 3.600 metros. Sin embargo, este tipo de conductas sigue poniendo en riesgo la seguridad vial del peatón.El funcionario indicó que la mayoría de estos hurtos no los cometen bandas organizadas ni delincuentes, sino ciudadanos inescrupulosos que por ocio deciden robar los cables de los semáforos."Los robos los cometen indigentes que utilizan el acero del que están hechos estos elementos para luego venderlos en chatarrerías o, algunas veces, para fabricar sus propias viviendas”, aseguró el jefe del grupo técnico de la Secretaría de Tránsito.Esta situación se repite en diferentes esquinas de Cali. Por ejemplo, en la madrugada de este lunes se presentó el hurto del cableado del semáforo de la carrera 8 con 23 en el centro de Cali, lo cual ocasionó caos vehicular por varios minutos.Panesso añadió que dependiendo de la gravedad, sea por daño o por robo, las autoridades se podrían demorar entre ocho y quince días en la reparación de estos semáforos. “Al menos entre tres y cuatro semáforos al día nos reportan por el robo de cable. Por lo general, son pequeñas cantidades de robo de cable, pero todas estas van sumando”, afirmó Panesso.Elpais.com.co pudo corroborar que los lugares donde más se presentan daños a los semáforos son: la calle 70, la 73, Avenida Ciudad de Cali, la carrera 15, las calles 13, 16 y 17, la carrera 8 con 23."No sólo se forma en estas zonas caos vehicular, sino que se convierten en zona mortal para los arriesgados peatones que deciden atravesar”, agregó.Por ejemplo, doña Rosa, una señora de 70 años, tuvo que esperar más de quince minutos en la carrera 50 con calle 16, lapso en el que pasaron frente a ella más de cien vehículos a gran velocidad. “Sino es por la amabilidad de algunos conductores me quedo ahí parada toda la tarde”, dijo la anciana quien iba agarrada del brazo de un nieto.La delincuencia al rojoPor su parte, Wilmer Tabares, vocero de la Secretaría de Tránsito, dijo que aunque con esfuerzo se logran arreglar los equipos, repararlos puede costar entre $2 y $5 millones de pesos, mientras los delincuentes venden el kilo de cable de cobre en el mercado negro entre $15 y $20 mil pesos.Según cifras de la dependencia, hasta el mes de junio en Cali se realizaron 187 reparaciones a los semáforos, “que se refiere a cambiar un bombillo o cambiar los cables, de los cuales cuatro han sido reparados por accidentes de tránsito”.De los 400 semáforos que hay en Cali, al menos a 60 semáforos se les ha realizado reposición de equipo, es decir "por robo de los aparatos electrónicos como las cajas de control que resguardan el cableado".Además del vandalismo, el deterioro de los semáforos también es causado por las inclemencias del clima, el paso del tiempo y las variaciones del voltaje.Cuando llueve también se ve afectada la red de semaforización de Cali, “porque a muchos les cae agua internamente y se dañan las tarjetas al interferir la corriente con el agua”, indicó Tabares.Además de robarse el cable, en algunas ocasiones también se llevan las tarjetas electrónicas, al violentar las cajas que las resguardan, todos reforzados con puntos de soldadura, que ya no son impedimento para que se cometa el delito. La reposición de estas cajas podría costar unos $10 millones.En el sector de Aguablanca, los armarios de los semáforos se están revistiendo con capas de concreto ante la vulnerabilidad de la soldadura.Por su parte, el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Fabio Alejandro Castañeda, indicó que en la ciudad no han sido detectadas bandas que se dediquen exclusivamente al robo de semáforos, “son más bien indigentes que un día necesitan conseguir dinero y aprovechan la noche para cometer el hurto”.“Lo más importante es que la gente denuncie. No es posible que un ladrón se tome el tiempo de abrir una de las tapas de redes subterráneas o subirse a una escalera para arrancar el cable y que nadie lo note”, concluyó Tabares.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad