Descubra 'Amalgama Cultural', donde se oculta la música, arte y la buena comida

Descubra 'Amalgama Cultural', donde se oculta la música, arte y la buena comida

Julio 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Lorena Arana | Especial para El País.
Descubra 'Amalgama Cultural', donde se oculta la música, arte y la buena comida

Amalgama Cultural también trabaja para ser una plataforma de distribución de música independiente, vitrina para los músicos locales.

Amalgama lleva ya 4 años ofreciendo a los caleños diversión alterna a lo que es típico en la ciudad.

Recuerdo la primera vez que fui a Amalgama. Me pareció un lugar de ensueño, como de otro mundo. Los artistas ahí, tan cerca de mí y el público en el suelo, recostado en cojines o sentado sobre ellos, frente a las mesas diminutas.

La comida sencilla, snacks muy artesanales y económicos y ahí, en un espacio que hace las veces de escenario, los artistas: cantantes, músicos instrumentales, actores, escritores y hasta peluqueros artísticos, capaces de expresarse por medio del cabello de otra persona.

Así es ‘Amalgama Cultural’, una casa grande, ubicada en el barrio San Fernando (Carrera 24C#3-45) donde, irónicamente, usted se siente en un mundo pequeño y acogedor que, incluso por estos días, también exhibe en sus paredes la colorida exposición de pintura ‘Ciudad de gatos’ de un artista con un nombre muy peculiar: ‘Lola Mento’.

Pero quizá sea usted el que lo lamente, si no visita este lugar, que queda a dos cuadras del Parque del Perro y que tiene un compromiso constante con el entretenimiento. Todos los viernes y sábados e incluso algunos días entre semana, abre sus puertas con conciertos, obras de teatro, recitales.

Amalgama lleva ya 4 años ofreciendo a los caleños diversión alterna a lo que es típico en la ciudad pues, aunque muchos no lo crean, aparte de Menga, Granada y el Peñón, hay más lugares en Cali que prometen a su gente buenos fines de semana sin tener que trillar siempre las mismas discotecas, el mismo bar, restaurante, cine o estanco.

Qué triste, paisanos, que se nos vayan los mejores años haciendo cada ocho días lo mismo… y no hay que ser asocial, ni ñoño, para disfrutar de la cultura. Todo está en los gustos. Si a usted no le agrada escuchar cantautores nuevos, pues tal vez alguna obra de teatro lo haga morir de la risa o le toque las entrañas de la forma más placentera.

Si a usted le aburren los guitarristas, pues tal vez un flautista lo impresione. Si le da “mamera” estas cosas, pues quizá alguna exposición lo hipnotice. Solo tiene que probar, darle una oportunidad al arte, dejar de ser tan predecible y de pronto, eso sea suficiente para encontrar un mágico mundo nuevo aquí mismo, en su ciudad.

Aquella noche que descubrí Amalgama fue gracias a una guitarrista familiar mía, que se presentó allá. Desde ese momento y al sentirme en medio de su mágico ambiente, supe que era un lugar valioso. La última vez que lo visité fue hace unos días, cuando fui a ver a una prima clarinetista, que estaba acompañando a una cantautora llamada ‘Natha Chaguala’.

Esa noche me sentí maravillada por el lugar (que ya cuenta con otro tipo de mesas), la compañía, por estar viendo a un grupo de caleños totalmente conectado con una artista y por los instrumentos, tocados tan de cerca y tan fluidamente; y, en medio de toda esta escena, la dulce voz de Natha Chaguala, cantando y contando la historia de sus canciones. Caleños, no se priven de una experiencia así, que llena de vida el corazón.

El cuarto aniversario de Amalgama se celebrará el próximo 24 de julio, con un evento al que han llamado ‘Amalgamar’. 

Este pequeño mundo lleno de arte nació como una empresa de base cultural, en búsqueda de servir como espacio para la difusión de la música latinoamericana, experimental y especialmente, del jazz.

Entre los eventos que programa, mensualmente está ‘La Zapada’, una noche en la que músicos de todo tipo improvisan frente al público de Amalgama, lugar que también ofrece hospedaje a artistas incluidos en su agenda o que brinden apoyo logístico a la casa.

Incluso, también alquila habitaciones a artífices o gestores e investigadores en pro del arte.

Patricia Maya, una abogada proveniente de San Juan de Pasto y con un posgrado en ‘Gestión Cultural’, vive hace 22 años en Cali y 5 atrás empezó con este sueño.  “Lo que más me gusta de Amalgama es el amor que se siente en este lugar. Nuestra idea no es que sea algo masivo, sino partir de la intimidad para formar un público y crear experiencias reales”, dice.   

Según la Real Academia Española, ‘Amalgama’ significa la unión o mezcla de cosas de naturaleza contraria o distinta. Tal vez, en este momento querido lector, sea usted el elemento faltante para formar uno perfecto en aquella casa de San Fernando, ya sea como artista o como espectador. Siga el impulso, invite a un par de amigos y haga la prueba. Tal vez se haya topado con este texto como un llamado del arte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad