Descenso en nivel de embalse del Lago Calima preocupa al sector turístico de la región

Descenso en nivel de embalse del Lago Calima preocupa al sector turístico de la región

Abril 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Descenso en nivel de embalse del Lago Calima preocupa al sector turístico de la región

El espejo de agua es mínimo en algunos sectores, por cuenta de la temporada seca. Los ríos Calima y Bravo se constituyen en sus únicos afluentes.

Según la Empresa de Energía del Pacífico, Epsa, el embalse del Lago Calima ha bajado 16 metros en los últimos meses. Sector del turismo, afectado.

Las playas resecas y agrietadas por el sol que se han formado en las orillas del lago Calima, el pantano que ya empieza a oler mal y la ausencia de bañistas, se han convertido en preocupaciones recurrentes de los habitantes de Calima El Darién, especialmente de las personas que viven de la actividad turística en torno a ese embalse.El panorama, que no se registraba desde hace cinco años, cuando en la región se sintió el rigor del fenómeno de El Niño, es evidente en especial en las entradas cuatro y cinco al lago, en donde los turistas acampan, pasean en ferry, jetsky o en lancha. El caso más grave se registra por el sector de Remolinos y Jiguales, en donde prácticamente el espejo lagunar ha desaparecido del mapa.Actualmente en esta zona la cota (nivel) es de 1.392 metros sobre el nivel del mar, formando una extensa playa en donde el agua ya no existe. De acuerdo con las mediciones que realiza la Empresa de Energía del Pacífico, Epsa, el nivel del embalse ha bajado 16 metros en los últimos meses, lo que representa el 50% de la capacidad de almacenamiento de agua.El gerente general de la Epsa, Jorge Iván Zuluaga Serna, dijo que el régimen de lluvias ha estado muy por debajo de lo que había presupuestado el Ideam para este año. “Esta vez el consolidado del sistema eléctrico nacional está en un 38,2 % , el año pasado estuvo en el 71,6 % lo que ha obligado a que todas las hidroeléctricas y las plantas térmicas en el país estén funcionando a full”, explicó.Luis Carlos Benítez, un pescador artesanal del Lago Calima, dijo que desde hace un mes aproximadamente se observa este fenómeno, “está tan seco que he escuchado casos de turistas que se devuelven porque el lodazal, especialmente en la entrada cinco, los desanima”.Incluso algunas personas tienen dificultades para desembarcar sus lanchas, ya que los carros no entran porque hay una parte de la playa que está llena de barro y se corre el riesgo de que los vehículos se atasquen.En Darién mucha gente piensa que el problema se debe a la sobreexplotación de la hidroeléctrica, aunque reconocen que este reservorio se creó hace más de 40 años para generar energía.“Visualmente el aspecto del lago no es el más agradable en este momento, confiamos que con el proyecto del parque lineal que se construirá con los recursos de las regalías, esta situación incómoda para los turistas se pueda superar”, indicó Carolina Loaiza, secretaria de Cultura y Fomento al Turismo de Calima El Darién.Según Bertha Mejía, una de las comerciantes de Darién, el precio de la tierra ha perdido valor por el impacto visual en el paisaje, aunque confía que este problema sea temporal y desaparezca cuando llegue el período de lluvias.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad