Denuncian falta de personal de aseo y vigilancia en colegios de Cali

Mayo 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Denuncian falta de personal de aseo y vigilancia en colegios de Cali

El 9 de mayo del 2012 llegaron los primeros vigilantes asignados por la Secretaría de Educación a la Ciudadela Nuevo Latir.

Tras el cese de actividades académicas desde el pasado martes en la Ciudadela Nuevo Latir, por falta de personal de aseo y vigilancia, las directivas de la Institución llegaron a un acuerdo con la Secretaría de Educación y este jueves se reanudarán las clases.

Tras el cese de actividades académicas desde el pasado martes en la Ciudadela Nuevo Latir, por falta de personal de aseo y vigilancia, las directivas de la Institución llegaron a un acuerdo con la Secretaría de Educación y este jueves se reanudarán las clases.Según informó el rector del centro educativo, Hugo Lozano, el Municipio se comprometió con cuatro vigilantes, los cuales llegaron este miércoles y se dividirán los turnos del día y la noche. Además, cuatro aseadores fueron enviados por una alianza con la Institución Educativa Isaías Duarte Cancino y la Secretaría se comprometió a contratar dos más esta semana. "De esta forma ya podemos reanudar las clases”, aseguró Lozano, pero advirtió que la Institución, de 17.000 metros cuadrados, necesita como mínimo siete guardas de seguridad y once aseadores. El problema es que desde el 1 de enero de este año, cuando se acabó el contrato del personal de aseo y vigilancia, los padres han tenido que ayudar con las labores de aseo. Ante esto, Sofonías Sinisterra, representante de los padres en el consejo directivo, dijo que espera que la solución no sea “pañitos de agua tibia y que la Alcaldía no se olvide de la Ciudadela”. Por su parte,Jorge Silva, el rector de la Institución Educativa Monseñor Ramón Arcila, advirtió que el déficit de personal de aseo y vigilancia está presente en casi todos los centros educativos de Cali.De los 524 trabajadores de aseo y vigilancia que hay para las 35 instituciones educativas caleñas (que comprenden más de 300 sedes), 160 tienen incapacidad definitiva por razones médicas. Silva explicó, por ejemplo, que en las cuatro sedes de su institución hay cuatro aseadores para tres jornadas, pero “lo ideal sería que hubiesen tres en las dos sedes grandes y de a dos en las pequeñas”. Respecto a la vigilancia, el rector indicó que se han tenido que apoyar en los profesores y, en ocasiones, en padres de familia que ofrecen su ayuda.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad