Denuncia: En la web hay empresas expertas en falsificación y tramitación de títulos

Denuncia: En la web hay empresas expertas en falsificación y tramitación de títulos

Junio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa de El País
Denuncia: En la web hay empresas expertas en falsificación y tramitación de títulos

A través de esta página en internet, una empresa bogotana promociona la venta de diplomas falsos de bachillerato, pregrados, postgrados y maestrías.

En el Valle hay 175 denuncias por falsos ingenieros ejerciendo la profesión. Conozca más casos de falsificación de diplomas.

“Líder en falsificación y tramitación de títulos”

Así se ofrece a través de su página web una firma bogotana que asegura que surgieron en el 2003 “como respuesta a las necesidades de miles de trabajadores en Colombia”.

Según la ‘empresa’, “y gracias a nuestra creciente fama dentro del estudiantado universitario no solo en Bogotá sino en toda Colombia, fuimos construyendo un equipo que hoy cuenta con un extenso grupo de trabajo laborando arduamente en casi todas las universidades del país y en importantes colegios públicos y privados que nos permiten hoy por hoy, no solo brindar el servicio de impresión de documentos, sino acreditar títulos de bachiller, universitarios en pregrado y postgrado totalmente certificados”.

Lea aquí la primera parte de este informe.

Incluso, a través del contacto logrado por un periodista de El País, ofrecen  una asesoría personalizada a quienes residen o se encuentran en la ciudad de Bogotá para explicar y asesorar sobre la forma en la que se avalan las especializaciones y los títulos profesionales que expiden de cualquier universidad del país. 

“Contamos con decenas de contactos internos que garantizan el ingreso inmediato a los sistemas universitarios y los órganos que avalan los conocimientos de cualquier ciudadano con miras a ingresar a un mejor trabajo”, aseguran.

A través de su página web, también tienen publicados algunas muestras de diplomas que dicen haber falsificado de universidades como Los Andes, la Santo Tomás, la Universidad Católica de Manizales, la Sergio Arboleda, la Universidad Central  y la Academia Hispanoamericana de Letras y Ciencias.

Supo también este diario que la manera más fácil en la que validan los títulos falsos de colombianos que viajan al exterior es a través de la apostilla que realiza, incluso en línea, el Ministerio de Relaciones Exteriores y  a través  del cual se otorga un código de verificación que puede ser consultado desde cualquiera lugar del mundo, cuando la Cancillería no solicita información a las universidad y solo constata que exista el programa.

Parece inverosímil también la lluvia de mensajes que en el mes de septiembre pasado llegaron a la página web de esta firma tras los supuestos “ataques de grandes enemigos que buscan cada día desacreditar nuestro trabajo y dar de baja una empresa que con grandes sacrificios ha podido mantenerse a través de los años prestando un servicio que hoy nos enorgullece como equipo”.

“Gracias a ustedes pude tener el título profesional que tanto necesitaba para poder trabajar... No me arrepiento de haber  contactado a don Jorge y don José que tienen ese proyecto tan bueno para ayudar a los que no tenemos plata para estudiar”, escribe Leydi Rosso.

José Julián afirma que no tiene ningún reclamo “y espero que no les dañen el negocio porque buena falta que hace en Colombia ya que el Gobierno no apoya a los pobres y con un título así sea falso también puede uno echar pa’ lante”.

Karina Piñeres da fe que el título que le vendieron quedó registrado dentro de la universidad, mientras uno de los pocos que luce molesto, que escribe como anónimo, critica que los papeles le llegaron un lunes cuando él los necesitaba para entrar a trabajar el viernes anterior”.

De acuerdo con la ley, sus certificados fueron expedidos por la sede principal del instituto en el municipio de Yumbo y debían realizar ante la Gobernación del Departamento del Valle el registro profesional que les permita empezar  a laborar  en todo el territorio nacional.

Para evitar el traslado desde Medellín hasta Cali de los 86 alumnos para adelantar el trámite, los auxiliares de enfermería le solicitaron a Hermínsul Valles Espinosa gestionar los trámites en Cali ante la Secretaría de Salud del Valle.

Un primer grupo de 38 estudiantes consignó $9,5 millones en una cuenta de ahorros que tenía en un banco de Cali Gloria Amparo Espinosa por recomendación del señor Valles Espinosa, ambos dignatarios de la Fundación Nacional Centro de Capacitación en Atención Prehospitalaria, Funap, según Resolución 1353 del 2012 emanada de la Secretaría Jurídica de la Gobernación del Valle del Cauca.

Días después un segundo grupo de 49 alumnos consignó también un total de $12.250.000 a la misma cuenta de ahorros y envió los títulos para la realización de trámite de certificación.

En total, fueron $21.750.000 los que se consignaron para registrar ante la Gobernación los 86 muchachos que ya habían empezado a entregar sus hojas de vida en centros médicos de la capital antioqueña y otros municipios.

Para diciembre del 2013 el señor Valles envió a Medellín los primeros 56 registros profesionales expedidos por la Secretaría Departamental de Salud y firmados por José María Materón, quien para la fecha se desempeñaba como profesional especializado a cargo de la oficina de registro de diplomas.

Los 30 restantes fueron enviados a Medellín, a través del instituto Paramédicos Sin Fronteras a mediados de febrero del 2014.

Sin embargo, cuatro meses después de que recibidos los certificados profesionales, uno de los alumnos se presentó ante la Secretaría Departamental de Salud de Antioquia y le manifestaron que había irregularidades e inconsistencias en su registro profesional.

De acuerdo con la documentación del caso, los títulos entregados a los estudiantes por el Instituto Técnico Valle, Intev, son originales, pero las irregularidades están en el trámite que pagaron por realizar al señor Hermínsul Valles porque los diplomas nunca fueron llevados a la Gobernación para la expedición del registro profesional y los documentos por los que pagaron y luego les enviaron a Medellín eran certificados falsos.

Dora Lilia Becerra, titular de la oficina de registro de profesionales de la salud en la Gobernación del Valle explicó que en este tipo de casos son las dos partes afectadas las que presentan demanda: el instituto Intev porque los afectados fueron sus alumnos y la Gobernación porque hay una falsedad en los documentos que expide y en las firmas contenidas. 

Incluso, los diplomas quedaron también inhabilitados porque se les timbró un sello que no es el original.

Lea aquí: En el Valle ya han descubierto a más de 1.200 profesionales con título falso

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad