Demoliciones le abren paso a Ciudad Paraíso

Agosto 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Demoliciones le abren paso a Ciudad Paraíso

Transformación. En plena Carrera 10 con Calle 15 serán demolidos los predios que antes albergaban comercio. En este lugar será construida la estación intermedia del MÍO en el centro de la ciudad.

Esta semana continúa el desmonte de edificaciones ubicadas en la Carrera 10. Residentes, preocupados por su traslado.

El proyecto de renovación urbana del centro de Cali, conocido como Ciudad Paraíso, sigue su avance a pesar de las tutelas y de la oposición de algunos líderes. Ayer se demolieron tres  predios en la Carrera 10 entre calles 14 y 15, en el barrio El Calvario, en pleno corazón de la ciudad. 

El proceso continuará esta semana con el desmonte de 10 edificaciones en la Carrera 10 entre calles 10 y 15. El objetivo: esta zona tendrá la estación intermedia del MÍO y un centro comercial adyacente en el 2018. También habrá vivienda en San Pascual (3000 apartamentos) para seguir la redensificación de Cali, donde hoy viven casi tres millones de habitantes.    

Sin embargo, para algunos  residentes de El Calvario la incertidumbre es grande. Según el censo que realizó la Empresa Municipal para la Renovación Urbana, Emru, aquí viven 1200 personas, asentadas en  508 hogares. La mayoría son niños. Sus padres viven de negocios ambulantes y pagan una pieza a diario. Están preocupados. Entienden que Cali tiene que crecer pero  ¿dónde van a vivir?

Ana Felisa Sánchez, de 76 años, reside  aquí hace cuatro décadas. Su hijo, Alberto Mafla,  se crió en el sector.

“Nosotros sí le hemos preguntado al administrador (del inquilinato) qué va a pasar con nosotros, cuándo nos tenemos que ir y cómo nos van a ayudar, pero hasta ahora no tenemos ningún tipo de información. Solo nos dicen que esperemos”, comentó Ana Felisa.

Aseguró que ningún funcionario de la Emru ha hablado con las siete personas que viven en el inquilinato. 

Lo que era solo un plan de renovación urbana de uno de los sectores más deprimidos de la ciudad, y que muchos vieron muy lejano, hoy se hace realidad con las demoliciones.

Víctor Martínez, presidente de la Sociedad de Arquitectos de Colombia, capítulo Cali, explicó que de la transformación del centro se viene hablando hace 30 años.

Pero desde hace ocho años se configuró el proyecto de renovación urbana Ciudad Paraíso, que fue presentado en el gobierno del alcalde anterior Jorge Iván Ospina. 

Son 181 predios, ubicados en 6 manzanas. Martínez es crítico: “si la administración no resuelve el problema de ubicación de los habitantes de la zona, no tenemos nada. Va a pasar lo mismo que en Bogotá con  San Victorino:  llegó la modernidad, pero sin una verdadera intervención social”. 

Martínez es de los que piensa que la propuesta de los contratistas ingleses es bonita, pero, insistió “no estamos en Abu Dhabi”.  

Se refiere a Mundo Ferrari, el parque de diversiones que hace cinco años construyó Benoy Architects en Emiratos Arabes. Esta es  una firma inglesa que  hizo la transformación del Parque Sur en Madrid (España). Lo mismo está intentando hacer en El Calvario, una zona con bodegas de reciclaje, venta de alucinógenos, inquilinatos y pobreza extrema. 

“Pero tal como se está haciendo, tedremos el mismo problema que en  El Cartucho de Bogotá: la delincuencia se atomizó a los barrios aledaños”.

Arlex Clavijo, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Junín, vecino al proyecto, sostuvo que los problemas que tiene hoy El Calvario se están trasladando a los diez barrios que tiene la Comuna 9 (entre ellos Aranjuez, Junín, Alameda, Bretaña, Guayaquil y Belalcázar). 

“Nos están llegando las bodegas de reciclaje y tras ellos, habitantes de calle que arman cambuches en los parques y en los andenes. Entendemos que estos negocios se tienen que reubicar en alguna parte, pero van a terminar dañando una zona que es residencial. El Calvario tendrá su redención, su paraíso, pero los barrios vecinos estamos empezando a vivir un infierno”, anotó Clavijo.

El líder comunal explicó que entiende las bondades del proyecto de renovación. “Es lógico que El Calvario no puede seguirse deteriorando de esa forma, pero debe tener un plan social para que la gente que salga de allí mejore sus condiciones de vida”, comentó Clavijo.

Frente a las quejas, Nelson Londoño, secretario general de la Emru, aseguró que el programa tiene un plan social, pero que este se está adelantando en la medida en que se van comprando los predios que necesita el proyecto. 

Tienen presupuesto: $32.000 millones  para la compra de predios, $2000 millones  para la gestión social y $250.000 millones para la construcción.

Hasta la fecha, según Londoño,  se han adquirido 37 predios,  la mayoría de ellos locales comerciales. “También hemos adquirido  unos pocos  inquilinatos. A los residentes les entregamos un subsidio para que paguen  unos meses de arriendo y se trasladen”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad