¿Deberían trasladar el monumento de Efraín y María a otro lugar?

Octubre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Deberían trasladar el monumento de Efraín y María a otro lugar?

Carlos Giraldo ha investigado la historia de la escultura, realizada con mármol de Carrara, uno de los más apreciados por su blancura. David, de Miguel Ángel, es otra joya escultórica realizada con este material. Y sin embargo, en Cali, algunos se orinan sobre la obra. Debido a su deterioro, proponen el traslado.

Un grupo de ciudadanos liderado por el publicista Carlos Giraldo propone llevar la escultura de Efraín y María a El Peñón, para evitar que se traslade a donde está previsto: el Corredor Verde. “Estamos perdiendo un tesoro de la humanidad”.

Tal vez Cali tenga el baño público más caro del mundo. Está ubicado justo atrás del Concejo, en el CAM: la escultura de Efraín y María. No es extraño que los transeúntes apurados por una necesidad repentina orinen sobre la obra. ¿Qué pasaría si alguien hiciera lo mismo sobre el David de Miguel Ángel, ubicado en Florencia?

La pregunta se la hace Carlos Humberto Giraldo. Carlos es administrador de empresas, publicista, y se recuerda de  niño prendido de  la mano de su padre camino a la escultura para, simplemente, contemplarla, o conversar sobre la novela de Jorge Isaacs: ‘María’.

- Toda la vida he vibrado con Cali. Me dolió la demolición del  Hotel Alférez Real, del batallón Pichincha, de nuestros tesoros. Y mi generación culpó de eso a nuestros papás. ¿Por qué no hicieron algo, les dijimos? Ahora me toca a mí; ahora nos toca a nosotros.

Carlos, cada tanto, todavía se va hacia el centro de Cali para simplemente estar un rato en la escultura de Efraín y María. En una ocasión se enfrentó a un hombre que, en una protesta, se encaramó a la obra con un megáfono. También encaró a un artista que planeaba “restaurar la escultura”. Carlos le advirtió que no la podía tocar. Es Monumento Nacional, y por lo tanto nadie puede hacer nada con ella sin permiso del Gobierno.

- Todo esto pasa porque no conocemos ese tesoro que tenemos abandonado. La escultura, para empezar,  fue diseñada por el escultor catalán Antonio Parera, uno de los grandes escultores europeos, y no por Carlos Perea, que es lo que dice la historia oficial .  Yo sospecho además que fue donada por las damas del Club Colombia. La escultura está hecha del mismo material con el que fue elaborado el David de Miguel Ángel: mármol de Carrara. Carrara es una región de Italia, una montaña, de donde extraían ese tipo mármol. El mármol más puro. Y ya no queda mucho. Por eso la escultura no es solo un tesoro de Cali, con un gran significado sobre el amor, la muerte, la literatura; también es un tesoro de la humanidad.

La escultura, se lee en la investigación que ha realizado Carlos,  llegó de España inicialmente a la casa donde Jorge Isaacs vivió y terminó de escribir ‘María’. Es la casa que está ubicada en el barrio El Peñón. En 1926, cuando la ciudad empezó a desarrollarse hacia el norte con la primera ampliación del puente Ortiz, la construcción del puente España, la inauguración de la Cervecería Alemana, se decidió que la escultura debería estar en los alrededores de lo que hoy es el CAM.

Fue ubicada sobre un alto pedestal con gradas y barandas y al sitio se le llamó Parque de Efraín y María. 

Años más tarde  la escultura fue bajada del pedestal y quedó casi a nivel del piso, con jardines que la rodeaban.

En 1968, tras la demolición del Batallón Pichincha – que quedaba donde hoy es el CAM-  la escultura  sin embargo fue fragmentada para instalarla dentro de una fuente de agua, a un lado de la baranda del puente Ortiz; el busto de Jorge Isaacs fue separado del conjunto escultórico conformado por Efraín, María, el perro Mayo y el cuervo, lo que generó todo un debate en la ciudad de entonces.

Así que, en 1972, tras la construcción del CAM,   la escultura fue sacada de la fuente de agua donde se encontraba y  reubicada donde está hoy: frente a una pared del Concejo Municipal. 

En ese momento, pese a todo, la escultura seguía en buen estado. 44 años después a María le partieron la nariz, le arrancaron los dedos y la flor que sostenía, la rosa que adornaba su cabeza, está rota.  La cabeza de María, en otras palabras, está a punto de dividirse en dos.  Al perro Mayo se le cayó la trompa. Y la orinan a diario.

- Está más que demostrado que allí, en la zona política del municipio, la escultura no tiene dolientes. Hoy se encuentra gravemente afectada en su integridad y en constante peligro, dice Carlos, quien advierte: existe un proyecto para trasladar la escultura al Corredor Verde de la ciudad, sobre la Carrera Octava. ¿Por qué?, se pregunta. ¿Qué tiene que ver el corredor verde con Jorge Isaacs?

De ahí que él, y otros ciudadanos como Alberto Silva Scarpetta, Fanor Luna y  la Academia de Historia del Valle, proponen trasladar la escultura al parque El Peñón, donde será protegida por la comunidad.

- Es urgente y obligatorio que los caleños de hoy asumamos la responsabilidad de recuperar este tesoro, hermoso símbolo de nuestra literatura e identidad, que por casi un siglo nos ha dado un importante reconocimiento internacional; reubicarla en el sitio de donde nunca debió salir, el barrio donde Jorge Isaacs terminó de escribir la novela y encontró las musas que darían fin a la historia y a la vez permitirían el nacimiento del tesoro literario. Es el momento de rodearla de calor humano. Es el momento de ubicarla definitivamente en El Peñón. Allí estaría salvaguardada por los habitantes de la zona, que por convicción la valoran, la reconocen y la protegerían, dice Carlos.

Incluso, la Academia de historia ya le envió un documento al Ministerio de Cultura explicando la situación. 

Juan Carlos López, el presidente de la JAC del Peñón, dijo por su parte   que consultará con todos los habitantes la propuesta de tener la escultura en el parque del barrio.

 La opinión de la arquitecta Silvia Schiess

"En El Peñón, transcurrió buena parte de su vida Jorge Isaacs. Como vallecaucanos siempre estaremos orgullosos de esto y el traer al parque del barrio la escultura de Efraín y María, rescatándola de un lugar donde pasa desapercibida, obligatoriamente nos dirige la atención a este valioso legado. El entorno natural del parque de El Peñón  es el apropiado para traer de retorno a Efraín y María.  Sin embargo no se puede olvidar otro hito histórico: la  fuente, que sería reemplazada por una que acompañaría a la escultura de Efraín y María. La actual fuente  debe trasladarse a un lugar donde también se realce su historia”. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad