Debate: ¿qué hacer con las antenas de telecomunicaciones en Cali?

Debate: ¿qué hacer con las antenas de telecomunicaciones en Cali?

Noviembre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Debate: ¿qué hacer con las antenas de telecomunicaciones en Cali?

El País realizó una mesa redonda donde voceros de los diferentes sectores discutieron sobre necesidad de ampliar la infraestructura de telecomunicaciones.

La ciudad enfrenta el reto de no rezagarse en conectividad. ¿Cómo conciliarlo con los temores de los ciudadanos y la protección del paisaje? El País reunió a los protagonistas de la discusión

Un intenso debate surge entre autoridades nacionales, locales, gremios, expertos y comunidad cada que se habla de las antenas de telecomunicaciones en Cali. 

El País realizó una mesa redonda donde  voceros de los diferentes sectores discutieron sobre  necesidad de ampliar la infraestructura de telecomunicaciones para mejorar el servicio, frente a las exigencias del POT para instalar torres y las quejas de la comunidad. El gobierno entrante del municipio fue categórico: primará que Cali sea competitiva. 

David Luna, Ministro de las TIC

Es muy preocupante lo que se está viviendo en diferentes ciudades del país respecto a la normatividad urbana. En algunas  se establecen prohibiciones expresas, sin ningún tipo de soporte técnico o urbano. En muchas otras, sin existir prohibiciones, la autoridad local, por presión social o  por acción política, se resiste a autorizar lo que la norma permite. En Cali tenemos ese problema. Que no pueda haber una antena a menos de 250 metros de otra es una norma antitécnica, sin ningún tipo de raciocinio estructural, pero hoy existe la norma y  hay que respetarla. Nosotros no queremos imponer, tenemos clarísimo cuál es la autonomía que tienen los municipios sobre la utilización y reglamentación del uso del suelo. Lo interesante es saber que dos meses antes de empezar la nueva administración se vea la posibilidad de avanzar.  Todo el soporte que Cali requiera, en cabeza del Ministerio, cuentan con él. 

Estos temas también están asociados con información o mal información sobre problemas que la tecnología genera en la salud. La OMS ha sido contundente en señalar que no hay efectos negativos. Este tema se trata de corresponsabilidad, y uno  de los actores  involucrados es  la rama judicial.  A veces la decisión de retirar una antena se toma sin la oportunidad de controvertir, sin solicitar  conceptos a entidades como la ANE. 

Tanto Cali como el Valle del Cauca representan una gran oportunidad para que los ciudadanos tengan mejor comunicación, mejores servicios y, sobre todo para que los menos favorecidos accedan  a la  tecnología 4G.  Para que la economía digital pueda tener futuro, necesitamos conectividad y calidad, y para ello necesitamos la infraestructura.

Maurice Armitage,  Alcalde electo de Cali

[[nid:484374;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/maurice-armitage.jpg;left;{Maurice Armitage.}

Como alcalde, voy a priorizar la competitividad de Cali. Se necesitan empleo e ingresos y  por eso las oportunidades no las podemos restringir, no podemos poner talanqueras.

Pueden estar seguros  de que en la Administración Municipal  habrá toda la disposición para mejorar la  competitividad de Cali, vamos a dar todo el apoyo posible en ese sentido. 

Esto tiene que funcionar. Solo me preocupan algunas cosas desde el punto de vista estético. Les  pediría (dirigiéndose a Asomovil), que en las Tres Cruces me retiren esas antenas, porque allá vamos a poner un teleférico y como está con las antenas, la gente no va a ir. 

Hay que ponerse de acuerdo, eso sí, en  compartir la infraestructura (los operadores del servicio de telecomunicaciones).  Ustedes (Asomóvil) tienen que hacer mucha más publicidad para aclarar los mitos que hay sobre el perjuicio que, supuestamente,  le causan las antenas a la salud. Todos los días recibo quejas sobre las  antenas: hay un problema entre  la gente que quiere  tener la antena en su predio porque le sale más barata la administración del edificio y los que están inconformes. Tengan la certeza de que vamos a tener una mesa de concertación, lo que no podemos es ser ajenos a que las comunicaciones en el mundo  se están desarrollando y no nos podemos quedar atrás con unos conceptos distintos, hay que ser amplios mentalmente para aceptar el cambio y adecuarnos. Cali no se puede quedar atrás en competitividad, así de sencillo, eso sería lo más grave. Yo prefiero que el paisaje se me cierre a que Cali no sea competitiva, no quiero decir con eso que no tengan que quitar las antenas de las Tres Cruces.

Diana Muñoz, delegada Planeación Nacional

Cali ya actualizó su POT y en el 2016 se tiene planeada una asistencia técnica  para  desarrollar  instrumentos que le sirvan al Municipio en esta materia y otros aspectos. Aquí lo importante es pensar que hay un Plan Nacional de Desarrollo y hay unas metas en las que debemos trabajar. Si el doctor Armitage dice que la línea de desarrollo que va a seguir la ciudad es la de la competitividad, efectivamente hay que detectar los puntos que generan barreras para trabajar en ellos.

Martha Suárez, Dir.  Agencia Nacional del Espectro, ANE

[[nid:484380;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/martha-suarez.jpg;left;{Martha Suárez, Dir. Agencia Nacional del Espectro, ANE.}

En la Agencia Nacional de Espectro  tenemos la función de, a través de nuestro sistema de monitoreo, vigilar que en Colombia se cumplan los límites de exposición a campos electromagnéticos.

Tenemos un sistema de monitoreo que se compone de  70 sondas, son unos terminales grandes, ubicados en espacios exteriores y toman medidas los siete días de la semana, 24 horas al día. Funcionan con paneles solares y están puestos en sitios cerca a escuelas, hogares geriátricos,  sitios donde más preocupa que los límites puedan excederse. Estas sondas toman los datos y los envían a nuestro centro de monitoreo de la ANE. 

Toda esta información la publicamos y está disponible en línea a través de nuestra página en internet. Para que sea sencillo de entender, no ponemos valores sino que establecemos porcentajes.  Lo máximo que hemos observado para comunicaciones móviles es una marcación de 10 %, sobre el 100%, que es el valor permitido por los entes internacionales. Ese 100%, a su vez, fue tomado 50 veces por debajo del valor en el cual se pueden tener efectos térmicos sobre los tejidos, es decir, que lo registrado es mínimo. 

Tenemos 23 millones de mediciones que corroboran que en Colombia se están cumpliendo los límites.  Yo no soy médica, soy ingeniera, pero lo que sí le quiero decir es que tengo la certeza, y las mediciones lo demuestran, de que en Colombia se respetan esos límites. En Cali hay cinco puntos de medición.  La invitación a las personas es a que se informen frente a este tema, que conozcan toda la información y las herramientas que tenemos disponibles.

Diego Rodríguez, profesional de apoyo en temas ambientales de la Personería Cali

También hicimos seguimiento al proceso sancionatorio por parte del Municipio  frente aquellas personas que las instalan y encontramos que aunque se han abierto investigaciones ninguna ha llegado a sanción.

Llama la atención que en el reciente decreto que expidió Planeación Municipal se plantea la  legalización para operadores que tenían instalada su infraestructura sin el lleno de los requisitos,  es decir, que se premia a aquellos operadores que impactaron el paisaje urbano. Enfocar este tema solo en salud está mal, pues también se trata de un problema ambiental. En el nuevo POT no se exige concepto ambiental  y en el nuevo decreto de reglamentación solo se pide para sitios especiales.   La Ley 93 dice que cualquier cosa que pueda afectar el medio ambiente necesita permiso de autoridad ambiental. El paisaje urbano es un derecho y debe preservarse. Conocemos 7 tutelas a favor de la ciudadanía ordenando no solo desmonte, sino regulación de distancias entre las estructuras y viviendas, hogares geriátricos e instituciones de salud. En  Cali se seguirán instaurando tutelas y se seguirá reiterando  jurisprudencia bajo el principio de precaución. 

León Darío Espinosa, director de Planeación Cali

[[nid:484385;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/leon-dario-espinoza.jpg;left;{León Darío Espinosa, director Planeación Municipal.}]]En Cali no hay restricción para poner antenas.  El tema de la afectación de la salud en el país está saldado. Hay una resolución de MinTIC que dice que la telefonía celular es inherentemente conforme y está por debajo de los rangos permitidos. Otra cosa es la infraestructura de soporte (torres). Allí trabajamos desde el punto de vista paisajístico y tenemos restricción. Tenemos es una proliferación de ese tipo de elementos porque se requiere o porque los operadores no comparten infraestructura. Tener buena conectividad no quiere decir que nos llevemos la ciudad por delante y que cada quien ponga su torre.

Dijimos que las torres debían estar separadas por 200 metros al menos, pero  en el Concejo (en el POT) se definió que serían 250 metros. ¿Puede haber antenas dentro de esta distancia? Perfectamente, en azoteas (hasta de seis metros), vallas, etc. En el POT se abre la posibilidad de que en el espacio público pueda localizarse este tipo de infraestructura, el tema es cómo se utiliza. Aclaro la duda de Asomóvil y es que el Decreto 547 (que exige, entre otras cosas, el visto bueno de un comité para la intervención del espacio público), no aplica a telefonía móvil, sino a servicios públicos domiciliarios, a no ser que requieran romper un andén. Además, en este momento no hay autorizaciones para localización de telefonía móvil en espacio público.

La normativa que teníamos en el 2008 para instalación de antenas era complicada, además de pedir uso del suelo y no permitir en las zonas residenciales, había tres dependencias que participaban del permiso: Planeación, Salud y Dagma. Nunca salía un permiso, al final los operadores seguían montando torres. Ahora sacamos lo de salud, dejamos al Dagma solo donde está el tema ambiental, pero tenemos el rezago de las torres que se montaron en su momento, algunas bien localizadas, otras muy mal.

Nicolás Orejuela, jefe comisión de empalme del Alcalde electo

[[nid:484395;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/nicolas-orejuela.jpg;left;{Nicolás Orejuela.}]]Es importante fijar la posición sobre lo que va a pasar a partir del 1 de enero del 2016. Estamos ante un escenario de revolución digital, tal como lo ha dicho el Ministro Luna,  y esa economía digital en una lógica de competitividad va a exigir conectividad, calidad y, por supuesto, infraestructura. En eso tenemos que llegar a puntos de acuerdo. 

Se reconoce el esfuerzo que se hizo durante  la administración del doctor  Rodrigo Guerrero en la discusión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que tuvo un proceso largo. Hay una normatividad  a seguir, pero significa que esa normatividad tiene que ir vigente con los retos que tiene la ciudad y el país.

Habrá voluntad política para avanzar en estos temas, el doctor Armitage así lo ha manifestado. Vale la pena adquirir un compromiso como administración entrante, por lo que ya estamos en mesas de concertación con Planeación Municipal.  Lo que buscamos es fijar decisiones de corto, mediano y largo plazo, plantear soluciones reales, que sea una meta de esta mesa tener esos planteamientos, con apoyo del Gobierno Nacional y todas las entidades. Hay que generar un gran foro que fije los ojos en Cali, los resultados que puedan salir de esto serán interesantes y a lo mejor podrían replicarse en otras ciudades del país.

Nancy P. Gutiérrez, Asomovil 

[[nid:484404;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/nancy-gutierrez.jpg;left;{Nancy P. Gutiérrez.}]]

El avance de la tecnología de 3G a 4G y el aumento de la demanda de datos exigen mayor infraestructura para garantizar la calidad en el servicio. Antes del POT del 2014 había unas restricciones para obtener permiso para instalar antenas, en zonas residenciales no se podía  ni tampoco en el espacio público, había que tener uso del suelo. Por eso las empresas proliferaron buscando inmuebles privados. 

En el POT del 2014 quedó la restricción de 250 metros entre torre y torre, lo que termina perjudicando la calidad de la prestación del servicio. Luego vino el Decreto 547, que preocupa porque establece requisitos adicionales para los permisos que requieren las empresas para instalar infraestructura en espacio público, crea un comité que da un concepto previo y esto conlleva más trámite. En este momento no podemos avanzar en el despliegue de infraestructura en el espacio público, ahí hay una barrera. En Cali adelantamos un plan de divulgación de porqué son importantes las antenas. Cali es la ciudad donde más tutelas hay en curso para retirar las antenas. Ya hay tres decisiones que ordenan su retiro, en la comunidad existe mucha prevención desde el punto de vista de salud. Hay mucha infraestructura  que no está de acuerdo con las normas locales, porque si las empresas se hubieran tenido que someter a la falta de autorizaciones, no habría comunicaciones en Cali. 

Sobre las Tres Cruces: son puntos altos que se utilizan para interconexión de red y en este caso tienen conectado a Pasto y a todo el sur del país. Hay infraestructura de la Policía y me están averiguando si del Ejército,  y ahí hay unas antenas remisoras que cubren el sur del país. 

No puedo comprometerme a quitar eso porque hay que evaluarlo técnicamente. No solo son antenas de telecomunicaciones, sino de radio.

Juan Manuel Wilches, Comisión de Regulación de Telecomunicaciones

[[nid:484411;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/juan-manuel-wilches.jpg;left;{Juan Manuel Wilches.}]]La región del país que no permite  el despliegue de infraestructura  va a perder competitividad  frente a otras regiones. Lo que tenemos que lograr es que podamos  desarrollar las telecomunicaciones, que la gente acceda a los celulares, que pueda conectarse a través de su plan de datos  e internet. 

La Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) tiene la labor de recomendar al Municipio algunos ajustes a su Plan de Ordenamiento Territorial (POT) a lo que  nosotros consideramos, desde el punto de vista técnico, que debe ser el desarrollo de estos planes.   Eso se hace a través de la ley del Plan Nacional  de Desarrollo que se expidió en junio y que otorga  funciones adicionales a la CRC en el sentido de revisar las diferentes condiciones  que existen en los POT para  identificar si existen barreras al despliegue de infraestructura.

Resulta  importante  que  lo estemos discutiendo hoy porque el momento de tomar esa decisión es ahora. Estamos en proceso de modificar más de 800 POT  el año entrante. En este momento estamos revisando el caso de Cali, recibimos la semana pasada información de la Dirección de Planeación  y  encontramos que, sin dar aún el concepto definitivo, hay ciertas restricciones de distancias entre torres,  restricciones para despejar en zonas residenciales y zonas de conservación, así como sitios históricos.

Ese tipo de restricciones lo que generan es una imposibilidad para que la gente acceda al servicio  y tenga calidad. Por eso, las recomendaciones que hace la CRC son desde el punto de vista técnico para mejorar esas condiciones de lo que existe en el POT en  este momento.

 Mario Castaño, Dir. Centro de Investigaciones Cintel

[[nid:484414;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/11/mario-castano.jpg;left;{Mario Castaño, Cintel.}]]

El reto que tenemos es volver oportunidades los problemas planteados en la mesa, y con el enfoque que le está dando el Alcalde electo, que me parece adecuado. Hay que tener equilibrio, no podemos estar pensando que con visiones segmentadas vamos a sacar adelante este país y esta ciudad. Frente a esos problemas de impacto tenemos la mimetización; frente a la afectación de sitios históricos, tenemos alumbrado inteligente, donde podemos poner small cells (celdas pequeñas), pero no podemos colocar trabas para ponerlas porque la  ecuación es muy sencilla: si no tengo celda, no tengo comunicación. Infortunadamente, no existe la tecnología que en este momento nos permita brindar calidad en las comunicaciones sin tener torres y antenas. Entre más personas tengamos utilizando a gran velocidad  la tecnología, necesitamos tener celdas más cercanas. La parte académica tiene un rol muy importante en este tema en materia de investigación, porque el principio de precaución que se está aplicando en Colombia abre una incertidumbre. Si fuera por eso, no deberíamos hacer muchas cosas, como por ejemplo comer carne, por la advertencia de la OMS. 

Se necesita visión de país, llevar la ciudad a ser smart, competitiva, inteligente, innovadora, pero también hay que comprometerse en cosas, se puede compartir infraestructura, se puede relocalizar y optimizar la que hay, buscar mecanismos que muestren lo que la ANE hace, que es comprobar que las mediciones están bien.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad