Dagma impone multas a negocios en Cali por exceder niveles de ruido

Dagma impone multas a negocios en Cali por exceder niveles de ruido

Octubre 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Dagma impone multas a negocios en Cali por exceder niveles de ruido

Controles. Cada ocho o quince días, técnicos del Dagma están realizando visitas y mediciones de ruido en establecimientos comerciales y en puntos críticos como el Parque del Perro, Carrera 66 y Granada.

Veinticinco establecimientos deberán pagar entre $3 millones y $10 millones por esta causa. Habrá más operativos.

Los controles por exceso de ruido, segunda causa de contaminación en Cali, comienzan a dar sus primeros resultados. En lo corrido del 2012, 25 establecimientos comerciales recibieron las primeras sanciones económicas por parte del Dagma, por superar los decibeles permitidos en diferentes sectores de la ciudad.Se trata de multas entre los $3 millones y $10 millones que algunos bares, restaurantes y discotecas se verán obligados a pagar a la Administración local por no contar con las condiciones técnicas requeridas para evitar el impacto sonoro o simplemente por no atender los múltiples llamados de atención de la autoridad ambiental y reincidir en la falta.Mónica Duque, líder de Procesos Comunitarios del Dagma, explicó que “las sanciones se determinaron de acuerdo con la capacidad de ingreso del establecimiento, conforme a los registros de Cámara y Comercio y luego de adelantar el proceso jurídico correspondiente”.Negocios ubicados en los alrededores de la Avenida del Río en el Oeste, y la Calle 9 al Sur, entre otros, serán los que asumirán el castigo económico.De acuerdo con los registros, en lista de espera para determinar sanciones similares se encuentran 64 negocios ubicados en las comunas 2, 3, 4, 17 y 19, consideradas como zonas críticas por los altos niveles de ruido que allí se presentan.Decomisos y suspensionesLos sectores de Granada, Parque del Perro, Carrera 66 y El Peñón son los más impactados por el exceso de ruido en la ciudad. Pese a que, en muchas ocasiones, los dueños de los establecimientos nocturnos han sido notificados por esta causa, la reincidencia obligó a endurecer los controles, según las autoridades. Desde decomisar los equipos de sonido hasta suspender actividades, son algunas de las medidas aplicadas hasta el momento. Este año el Dagma se ha llevado equipos amplificadores de 22 locales y en otros 82 se ordenó la suspensión de su funcionamiento. “Siempre el técnico visita el establecimiento y notifica al propietario sobre las causas que generan impacto y se le hacen los requerimientos. Pero al presentarse una nueva queja por ruido en ese lugar, nosotros debemos volver y medir los niveles de ruido. Si no cumplen la norma, es ahí cuando aplicamos medidas preventivas como estas”, explicó Mónica Duque.El operativo más reciente realizado por el Dagma se presentó en el Parque del Perro, barrio San Fernando Viejo. Allí, a cuatro establecimientos nocturnos, que cambiando a sus representantes legales intentaron evadir las multas, les fueron suspendidas sus actividades.“Estas medidas son estrictas, pero favorables. Nos ayudan a marcar precedentes para que los locales que están en los alrededores vean que hay sanciones si se hace ruido. Para esta zona, lo que queremos es que sea gastronómica y amable, como era anteriormente”, dijo Catherine Dupriez, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio San Fernando Viejo.En la zona de la Carrera 66, en el barrio Gran Limonar, hay seis establecimientos, entre bares y restaurantes, a los que se les ha impuesto suspensión de actividades como medida preventiva por no haber implementado medidas necesarias para disminuir el impacto sonoro. Dice Victoria Motoa, presidenta de la JAC de dicho barrio, que “si bien es cierto que las medidas han mejorado los niveles de ruido entre las calles 11 y 13, todavía falta controlar algunas discotecas y estancos ubicados entre las carreras 10 y 11 que siguen generando ruido”.En el caso de El Peñón, Granada y Juanambú, los operativos se están realizando cada ocho o quince días, con énfasis especial en aquellos lugares donde se reincide en exceso de ruido.“Con todo y eso seguimos en la pelea con algunos establecimientos que hacen el mismo ruido de siempre, en la Avenida 9N entre calles 10 y 12. No sabemos si el Dagma está pasando por aquí”, dijo Helena Páez, residente del sector.Los operativos de control también se están llevando a cabo en la jornada diurna. Es así como algunas ebanisterías y locales dedicados a la venta de ropa también se encuentran en la lista de sancionados.“Hemos decomisado, en ebanisterías, por ejemplo, herramientas con las que cortan la madera porque son grandes generadoras de ruido y perturban la tranquilidad en zonas residenciales. Lo mismo pasa con los almacenes que sacan sus parlantes a la calle para promocionar el local”, indicó Mónica Duque. Las quejas no paranUn total de 1.428 quejas por ruido recibió el Dagma en los primeros ocho meses del 2012.El promedio mensual del semestre fueron 178 quejas.Las comunas de las que más quejas se reciben son la 19, la 17 y la 2.Los técnicos del Dagma realizan operativos cada ocho a quince días para medir la intensidad de ruido que generan algunos establecimientos nocturnos, especialmente en el Parque del Perro, Granada y la Carrera 66.Para tener en cuentaEntre enero y agosto del 2012, el Dagma realizó 368 operativos para identificar exceso de ruido en diferentes zonas de la ciudad.De ellos, 208 diligencias se realizaron por petición de la comunidad a través de la radicación de quejas ante la entidad. Se realizaron 20 conciliaciones con propietarios de establecimientos infractores para garantizar la construcción de infraestructura necesaria para mitigar el ruido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad