Calidad de la educación en Cali preocupa: viceministro de Educación

default: Calidad de la educación en Cali preocupa: viceministro de Educación

El viceministro de Educación, Víctor Saavedra, cuestiona al Municipio por su manejo de la ampliación de cobertura.

Calidad de la educación en Cali preocupa: viceministro de Educación

Noviembre 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Luz Yenny Aguirre Tobón / Editora de Cali
Calidad de la educación en Cali preocupa: viceministro de Educación

Viceministro de Educación, Víctor Saavedra.

El viceministro de Educación, Víctor Saavedra, cuestiona al Municipio por su manejo de la ampliación de cobertura.

A partir de ahora,  la Alcaldía de Cali ya no podrá contratar los servicios de ampliación de cobertura educativa con 63 instituciones privadas que vienen atendiendo, según cuentas del Municipio, a 30.000 estudiantes.

Esto pasará porque un decreto de la Nación no permitirá la contratación con los colegios peor  calificados en las Pruebas Saber, lo que en términos técnicos significa que están por debajo del percentil 20 (en una medición de 1 a 100). Esta es una situación que debe resolverse en el plazo de un mes y sobre la cual la Secretaría de Educación ha manifestado gran preocupación, pues no es tan sencillo encontrar los cupos en tiempo récord.

Víctor Saavedra, viceministro de Educación Preescolar, Básica y Media es contundente al hacer su diagnóstico sobre Cali: dice que no ha habido voluntad para disminuir la ampliación de cobertura y que la ciudad pierde el año en calidad. 

En Cali la preocupación por estos 30.000 estudiantes es mayúscula, ¿qué va a pasar con ellos?

Quiero corregir el número que han dado, son 25.500 estudiantes. Cali tiene un gran problema de calidad, está por debajo de Valledupar, Sincelejo y Montería. De las ciudades capitales  solo está por encima de Quibdó, Santa Marta, Riohacha y Cartagena.  En el 2014  empeoró en las Pruebas Saber, llevamos tres años igual, con tres periodos en los que la ciudad no ha mejorado.

Estamos muy preocupados por Cali.  He tenido esta conversación con la Secretaría de Educación y no hemos encontrado una política ambiciosa en términos de calidad, hace un año le solicité al Secretario de Educación  que se comprometiera con una reducción de la matrícula de ampliación de cobertura y eso no ha sucedido.  

Cali aparte tiene problemas de cobertura, está en el 90 % y a nivel nacional estamos en 98 %.  La administración del alcalde Guerrero tiene logros, pero en términos de calidad no modificó la tendencia que tenía la ciudad. 

Eso  que usted dice contrasta con los datos de la Alcaldía, que señala que se ha hecho la mayor inversión en educación en los últimos 20 años. Además, se ha  resaltado la alta participación en programas que ustedes mismos impulsan, como Tit@ y el bilingüismo...

Cali tenía una situación fiscal complicada cuando  le entregaron el recaudo de  los impuestos  a un particular, la administración de Guerrero ha aumentado el recaudo, pero la ciudad está rezagada. En estos momentos Bogotá está invirtiendo tres billones de pesos, Medellín lleva muchos años haciendo inversiones en calidad. En Cali esta administración ha logrado hacer inversión en educación, lo que celebramos, pero lo que está es poniéndose al día con inversiones que las otras ciudades están haciendo hace varios años. 

El decreto que pone límites de calidad a la  contratación de ampliación de cobertura aplica en todo el país. ¿Todos están igual de emproblemados que Cali? 

En Cali en el 2003 había 7800 niños en ampliación de cobertura, en este momento hay 100.000. La matrícula oficial bajó en ese mismo periodo de 198.000 a 179.000, casi 20.000 niños. Ese aumento también se refleja en unos recursos grandes, que son $131.000 millones que se van a matrícula contratada, eso es casi un tercio los recursos que recibe la ciudad de la Nación para inversión en educación.

Pero cómo está Cali frente al panorama nacional...

Cali es, en número, la que más cupos de ampliación de cobertura tiene. La tendencia en el país es a que esto vaya disminuyendo. La administración no ha hecho un plan ni lo hizo desde septiembre (cuando salió el decreto) para enfrentar esto.

Se ha contratado con colegios de pésima calidad, están relacionados con una serie de políticos a nivel local que están perpetuando los problemas de calidad de la ciudad, estamos preocupados y estamos tomando medidas, porque creemos que no hay un compromiso serio de la ciudad con reducir la matrícula contratada y mejorar la calidad.

Son señalamientos muy delicados ¿qué información tienen sobre esa relación con los políticos y qué investigaciones hay sobre eso?  

Estamos haciendo investigación a diferentes entes territoriales, entre ellas Cali, con los diferentes entes de control y quiero poner de manifiesto que la Contraloría en el 2011 había elaborado un estudio con el que no se ha hecho nada.  Esto es una intervención que estamos haciendo porque no podemos seguir como estamos.

Es decir, que esa medida que tomó el Ministerio está enfocada en ciudades como Cali...

Sí, del país van a salir 90.000 niños por esta medida y 25.500 están en Cali. La segunda ciudad es Medellín, que tiene la mitad. La situación de Cali sí es la más preocupante y quiero decir que hay una diferencia grande entre los colegios contratados y los oficiales.

Los que estamos sacando en este momento por baja calidad  tienen  su promedio en matemáticas en 45 puntos y los oficiales tienen 49,5. Cuatro puntos es la diferencia que hay, también, entre los colegios oficiales y los privados de alta calidad, es una diferencia significativa en términos de calidad en  Pruebas Saber. 

Lógicamente los colegios de ampliación de cobertura que quedan por fuera han puesto el grito en el cielo, pero muchos dicen que han sido mal medidos, que tienen poblaciones mixtas (con niños con discapacidades)  que los parámetros no están bien aplicados, que aparecen todas sus cifras en cero…

Hay colegios de ampliación de cobertura muy buenos, no estamos satanizando a nadie. No es un problema de todos los colegios contratados, pero hay unos de pésima calidad en este momento.  

La duda sobre colegios que tienen población con discapacidad la hemos resuelto y revisado con la Procuraduría, y no se promedian los niños con necesidades educativas especiales, no es cierto. Aquí tenemos un problema de los recursos  y de la gente que está perdiendo con esta medida, acuden a unos argumentos débiles.

El caso es que tras la determinación del Ministerio,  Cali está encartada porque tiene que encontrarles cupo a 25.500 niños. ¿Qué opciones hay? El Secretario de Educación dice que el sistema oficial podría absorber 8000 niños y los demás tendrían que ir a colegios privados de alta calidad. Es algo que tiene que hacerse ya mismo y no se sabe siquiera si esos colegios van a querer recibirlos…

El decreto con esta medida salió el 16 de septiembre, han pasado dos meses de eso y no tienen un plan. En ningún momento estamos diciendo que los niños salgan de un colegio y queden desescolarizados, lo que estamos diciendo es que entren a un colegio de calidad.

El próximo sábado voy a estar en la ciudad elaborando un plan y vamos a revisarlo, reuniéndonos con los rectores y docentes para  ver con los colegios de Cali cuántos niños pueden absorber. Este año la matrícula oficial está cayendo en 9000 niños, solamente con la caída del último año tenemos más cupos de los que está diciendo el Secretario. Desde el 2009 la matrícula ha caído en 20.000 niños, la infraestructura y los docentes que tiene la ciudad deberían ser suficientes, podemos nombrar  docentes inmediatamente. 

¿Cómo han recibido los colegios de alta calidad esta propuesta?

Hicimos un análisis de cuáles eran los colegios que en la ciudad tenían unos precios comparables, que pudieran absorber niños  y parte de lo que vamos a hacer es mirar cuántos podrían ir a colegios privados. No  estoy hablando de los mejores colegios de la ciudad o de los bilingües, pero los colegios deben  hacer un esfuerzo. Personalmente voy a llamar a los rectores de los colegios que creemos pueden recibir  niños.  

Pero su idea es que el grueso de estos muchachos ingresen al sector oficial…

Esos colegios tienen la infraestructura, porque la matrícula ha caído en 20.000 niños en los últimos años. De los 25.500 hay 20.000 que cabrían  en los colegios oficiales. Hay 127 sedes en Cali con 27.000 niños que estudian por la mañana, por la tarde no tenemos en esos colegios a nadie, con infraestructura disponible.

¿Esto no choca con la jornada única?

Ese es el principal objetivo que tenemos en el Ministerio, la jornada única. En el  Plan Nacional de Desarrollo creamos el fondo de financiamiento de infraestructura educativa. Nos reunimos con el alcalde electo Armitage y está muy comprometido con la  ampliación en infraestructura, le dijimos que la única restricción para inversión en infraestructura en la ciudad es la parte que ustedes puedan poner. La Nación pone el 70 % del costo de la inversión, la ciudad debe poner el 

30 %. Nosotros tenemos los recursos para construir la infraestructura que se necesita para tener jornada única en todos los colegios. Necesitamos que ha ciudad ponga sus recursos, el próximo año en diez meses podríamos tener masivamente colegios en la ciudad. Si en enero el alcalde Armitage dice ‘pongo  $50.000 millones’ nosotros  pondríamos más de $100.000 millones para inversión en infraestructura.

¿Cómo resolver lo inmediato con esos 25.500 niños? Porque ni los colegios oficiales ni los privados están listos y eso tiene que aplicarse en enero…

Sí se puede, si hay voluntad, la ciudad tiene que tener voluntad y no la está teniendo. El secretario de Educación no la ha mostrado. Lleva dos meses sin haber hecho nada en este asunto. Nosotros acá sentados en el Ministerio no vamos a poder implementar esto solos, necesitamos que la ciudad se comprometa y esa voluntad política implica dar una prioridad alta a la calidad.

El secretario se comprometió a reducir la matrícula contratada y no lo ha hecho. Creo que eso tiene que ver con motivaciones políticas en la ciudad. Hemos recibido hasta amenazas de muerte  en el Ministerio por lo que estamos haciendo.

No estamos hablando de cualquier situación, sino de $131.000 millones que están en juego en la ciudad  y creemos que hay que ponerle un coto a la situación de calidad aquí.

Lo que dice es muy grave. Si hay motivaciones políticas en mantener la ampliación de cobertura, ese es un señalamiento al Municipio...

No  puedo dar afirmaciones sobre responsabilidades individuales, lo que sí puedo decir es que la ciudad desde la administración de Jorge Iván Ospina no ha mostrado voluntad política para disminuir la cobertura contratada como dice la ley que debe hacerlo, no vemos el   compromiso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad