CVC dice que lluvias de estos días en Cali no perdurarán

Noviembre 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Ruiz Girón | Reportera de El País
CVC dice que lluvias de estos días en Cali no perdurarán

Director de la CVC, Rubén Darío Materón.

Antes de fin de año, Emcali debe adoptar contingencias para garantizar el agua, dice Rubén Darío Materón, director de la CVC.

El Fenómeno del Niño será intenso en el 2016 y Cali debe prepararse para evitar quedarse sin agua, dice Rubén Darío Materón, director de la Corporación Autónoma Regional Valle del Cauca, CVC. Estrechar el cauce del río Cauca para garantizar el nivel adecuado del afluente que les permita a las plantas de Puerto Mallarino y Río Cauca potabilizar agua constante, es la primera tarea que tiene Emcali, dice el funcionario. Esto deberá estar listo antes de que acabe el 2015. Si se implementan los planes de contingencia y el embalse de Salvajina se llena a una capacidad óptima, Materón asegura que no habrá racionamiento para el 70 % de Cali, que depende del río Cauca. Dijo que se avanzan en estudios para determinar nuevas fuentes hídricas para la ciudad y que dependerá de la administración de Maurice Armitage ponerlos en marcha. Los últimos días han estado pasados por lluvias. La gente supone que con esto el fantasma del desabastecimiento de agua y el alza en las tarifas de energía deberían desaparecer... Históricamente,  octubre, noviembre y parte de diciembre  son meses de lluvias. Con la afectación del Fenómeno del Niño estas precipitaciones se están presentando  en un porcentaje muy inferior al promedio histórico.   Las lluvias de los últimos días, ciertamente, son importantes porque nos permiten reservar volúmenes de agua, sobre todo en el embalse de Salvajina, pero no  pueden ser un distractor, porque no van a perdurar, como todos desearíamos. Por eso  necesitamos conservar y hacer un uso racional del agua.  Se prevé un Fenómeno del Niño muy fuerte, con ausencia de lluvias. La CVC ha advertido que la situación del embalse de  Salvajina ha  sido crítica por cuenta de la temporada seca. ¿Cómo está hoy el panorama? Hemos registrado con mucha preocupación que en el mes de septiembre, por la influencia del Fenómeno de El Niño, el embalse alcanzó a estar  en un 17 % de su volumen  útil. Eso ha superado todos los registros históricos que tenemos y se produce porque los caudales de entrega del embalse fueron supremamente bajos. En un septiembre normal ingresaban 40 metros cúbicos por segundo, pero en este septiembre  bajó a 20 metros cúbicos por segundo. Eso prendió las alarmas y  obligó a la CVC a tomar decisiones muy fuertes, ordenamos cierres de  hasta  15 horas de las descargas en la represa, buscando almacenar la mayor cantidad de agua durante octubre, noviembre y diciembre. Pero, según voceros de Emcali, disminuir las descargas de agua hace que el nivel del Cauca baje y no se pueda ni captar líquido  para potabilizar ni  diluir las altas cargas contaminantes que llegan al río. La empresa reportó problemas durante el fin de semana de elecciones, justo cuando la CVC había programado el último de esos cierres (de 15 horas)... En esos días el problema no fue por bajos caudales. Hemos sido muy cuidadosos en las descargas desde Salvajina, cuidando que los caudales a la altura de Juanchito estén del orden de 85 a 90 metros cúbicos por segundo,  para garantizar que  en Puerto Mallarino se pueda potabilizar el agua. En ese periodo que usted menciona, los caudales estuvieron por encima de 115 metros cúbicos por segundo. Los cierres de las bocatomas  fueron originados por cargas contaminantes transportadas por el Canal Interceptor Sur. Ese es el gran problema que tiene la ciudad. ¿Esas restricciones de descargas de caudal han ayudado a mitigar la falta de agua en el embalse? La curva de ascenso de llenado del embalse ha sido satisfactoria. En octubre, con las medidas que se adoptaron,  logramos pasar del 17 % al 27 % de capacidad útil.   Esperamos que en el resto de  noviembre podamos continuar creciendo la curva de recuperación, para en diciembre lograr que la capacidad útil de Salvajina esté entre  un 35 % o 40 %. Continuaremos con cierres diarios de cinco horas de descarga de Salvajina,  vamos  a hacer todos los esfuerzos para mantener la mayor cantidad de agua. Es que una vez pasen las lluvias, vendrán los momentos de crisis y Cali tendrá que estar preparada para ello. ¿Qué planes de contingencia se deben adoptar? He insistido en la necesidad de estrechar el cauce del río Cauca, a la altura de la bocatoma de Puerto Mallarino, con el fin de que llegue el caudal necesario para potabilizar. Hoy, el ancho del cauce hidráulico  es de 70 metros, la idea es disminuirlo a 45 metros hacia la margen izquierda, donde está la estructura de captación de la planta, de tal manera que todo el caudal se “recueste” sobre la bocatoma y suba el nivel del agua para captar. Esto se haría con unos espolones, construidos con piedras de más de 40 centímetros de diámetro, para hacer una isla provisional.  En Emcali dicen que la adecuación de esos espolones es tarea de la CVC... Los diseños están siendo revisados por la CVC, pero la obra le  corresponde a Emcali, que es el operador del servicio y  debe asegurar los caudales para captar el agua desde Puerto Mallarino y río Cauca, para distribuirla a todos sus clientes (más del 70 % de la ciudad). Nosotros aportamos el acompañamiento técnico y la supervisión que sea necesaria. En caso de que no se logre el resultado esperado con los espolones, Emcali debe prever la instalación de bombas flotantes para lograr que el agua ingrese al sistema de potabilización. ¿Cuándo tiene que estar listo este plan de contingencia? Esta medida es importante para asumir la condición más crítica, que será en los tres primeros meses del 2016. Lo ideal es que esto se haga antes de finalizar este año.  Ante la intensidad de El  Niño en el 2016, ¿es posible que el 70% de  Cali, que es dependiente del río Cauca, se vea afectado por un racionamiento de agua? Según la tendencia que nos muestra hoy el llenado de  Salvajina, yo diría que el 70 % de Cali no vivirá un racionamiento. La red baja podrá abastecerse a través de los caudales que ingresen por Puerto Mallarino y Río Cauca.   También habrá garantía por la entrada en operación del segundo reservorio, con toda certeza será un alivio para lograr que se surta la red baja cuando haya problemas por sedimentación o alta carga contaminante del río. Igualmente, la habilitación de los cuatro pozos profundos de Aguablanca, que aportarán 600 litros por segundo a la red baja, ayudará ante cualquier escenario de escasez. Pero en comunas como las 18, 20 y 1 (zonas de ladera) sí se vivió escasez de agua. ¿La situación para el 2016 puede empeorar? Vamos a seguir reportando déficit, como ya lo vimos hace algunas semanas,  en los caudales de los ríos Cali y Meléndez. De ahí la importancia del uso responsable y racional del agua, porque los tanques que tiene Emcali en la zona, que suman 76.000 metros cúbicos, pueden acabarse si no se usan de forma adecuada. Está la falta de cultura por parte de los ciudadanos y el problema de los asentamientos de desarrollo incompleto, que en su mayoría disponen mal sus aguas residuales y estas terminan en el Cauca, a través del Canal Interceptor. De la gente dependerá tener garantizada el agua. Fuentes de agua para Cali El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, financiará los estudios de prefactibilidad y factibilidad para dos proyectos, entre ellos el de    traer agua a Cali desde la Salvajina  ¿Cómo avanza ese proceso? Para el proyecto de Salvajina, 38 empresas consultoras internacionales ya manifestaron ante el BID su interés de participar en el proceso. Esperamos que a final de este mes, el Banco decida el contrato para ejecutar el estudio, que demoraría de 8 a 10 meses. Esperamos que salgan unos resultados interesantes, pues es la  alternativa número uno. ¿Por qué la CVC le apuesta a ese proyecto? Los problemas actuales del río Cauca a su paso por  Cali son los sedimentos y las altas cargas contaminantes. Si tomamos el líquido aguas abajo de la represa, tendremos un  agua con muy poco contenido de sedimentos, sale oxigenada y llega limpia a la ciudad. El recorrido es un poco largo (se estima que son 50 kilómetros) pero nos evitamos que cuando la lluvia remueva sedimentos de ríos como el  Palo y  Desbaratado, tengamos problemas de turbiedad.   Habría que construir una planta de agua potable al Sur de Cali. Hoy, la zona de expansión no se ha desarrollado porque no hay infraestructura de servicios públicos, esa planta deberá hacerla Emcali, a la empresa le conviene por incremento de clientes y ventas de servicios, por el desarrollo de ciudad. En Emcali se analizan otros proyectos, como un embalse en el río Pichindé y tomar agua del lecho del río Cauca. Pareciera que ambas entidades van por su lado buscando soluciones, que no hay consensos... Lo que está haciendo la CVC es ayudar a crear un esquema de soluciones. Nuestra jurisdicción está por fuera del Municipio y estamos buscando alternativas  en otros territorios. Hemos invitado a Emcali a conocer toda esta información y a que nos apoyen con conocimiento para lograr esa armonía, incluso pedí profesionales de Emcali para trabajar con nosotros en temas de referencia. A veces estos proyectos no pueden hacerse en una sola administración. ¿Qué va a garantizar que los estudios que financiará el BID no se queden en el papel, como ha pasado con otros proyectos? Es responsabilidad del Gerente que llegue a Emcali no dejar estos estudios en el papel. Mi preocupación es que si llega alguien que no tiene el conocimiento y la concepción del problema, se quedarán guardados. Yo creo que con la calidad de estudios que ofrece el BID y la necesidad que tiene Cali de tener agua para el futuro, no podemos seguir perdiendo el tiempo. Voy a reunirme con el doctor Maurice Armitage (alcalde electo) para explicarle los avances de los proyectos que lidera la CVC. Sé que es una persona que tiene buenas intenciones y podremos trabajar con él en una misma dirección para lograr ejecutar estos proyectos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad