¡Cuidado! que la diabetes no lo aceche ni lo toque, prevéngala

Noviembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
¡Cuidado! que la diabetes no lo aceche ni lo toque, prevéngala

Carlos Alberto Patiño, de 58 años, antes y después de someterse a un tratamiento basado en dieta y ejercicio para controlar la diabetes.

Un colombiano cuenta cómo era su vida antes de aprender a controlar esta enfermedad. Médicos hacen llamado a la ciudadanía para que sigan hábitos de vida saludable.

Iba en un taxi hasta mi casa cuando empecé a sentir mucho mareo. Parecía como si la carretera tuviera ondulaciones, todo me daba vueltas. Creí que el taxista me había dado burundanga, pero yo lo miraba y su reacción no era sospechosa, tampoco decía nada.Después la cosa se puso peor porque empecé a sudar de la cabeza a los pies, empapado totalmente. Entonces me aflojé la corbata y le pedí al taxi que me llevara rápido a la casa. Llegamos al parqueadero del edificio donde vivía y el conductor me tuvo que ayudar a bajar porque no podía sostenerme. En ese momento, una señal de alerta se encendió para Carlos Alberto Patiño, un administrador de empresas que llevaba un estilo de vida poco saludable, reflejada en sus 130 kilos de peso. Harinas, grasas y azúcares; lo que se atravesara a la hora que fuera. También tenía sobre sus hombros una herencia de diabetes, pues su madre murió de eso. Ese episodio hizo que Carlos visitara al médico, quien le diagnosticó diabetes tipo II; una enfermedad que se desarrolla en personas con altos niveles de azúcar y se presenta sobre todo cuando se sufre de obesidad o sobrepeso. El aumento de la grasa le dificulta al cuerpo la producción de insulina, hormona que regula el azúcar en la sangre. Por eso, Carlos comenzó a sentir síntomas como debilidad, irritabilidad y problemas con la tensión arterial, que lo llevaron a cambiar sus hábitos de alimentación y mejorar su calidad de vida. “Empecé a bajar de peso con dieta y ejercicio. Camino media hora todas las noches y comencé a suprimir las harinas y el azúcar”, contó. Pero este bogotano es solo uno de los 2.5 millones de personas con diabetes en el país, según el Libro Blanco del Observatorio de Diabetes de Colombia 2013.Las cifras hacen eco hoy, cuando se conmemora el ‘Día mundial de la diabetes’, fecha en que especialistas y autoridades de salud en el tema hacen un llamado a la prevención y cuidado para no caer en las redes de esta enfermedad que va ganando terreno. Según el médico endocrinólogo Iván Darío Escobar, presidente de la Fundación Colombiana de Obesidad, aunque la predisposición genética es uno de los principales factores para desarrollar la enfermedad, el aumento desmedido de peso puede llevar más fácilmente a padecerla. “Es perentorio que afrontemos una lucha vertical e intensa contra todo aquello que está llevando a que la población se vuelva obesa. La diabetes puede prevenirse hasta en un 70-80% de las veces si se previene el sobrepeso o la obesidad”, dijo el especialista.Pero además de las ‘pecaditos’ gastronómicos que llevan a miles de personas a padecer sobrepeso, el experto advirtió este viernes que muchos pacientes están abandonando sus tratamientos, desconociendo que sus vidas corren serio peligro. “Varios son los factores para que estas personas se aparten del tratamiento: uno, que la mayoría de EPS no tienen programas para el manejo de diabetes o de obesidad y, si los tienen, los pacientes tienen poco acceso a las consultas y se aburren de estar llamando para pedir una cita. Y dos, habiendo buenos programas en centros privados los pacientes no asisten a sus citas”, recordó el médico Escobar.Y ese también fue el caso de Carlos Alberto Patiño, de 58 años de edad. Aunque después de enterarse de la enfermedad logró ganarle la primera batalla, bajando 33 kilos de peso, de vez en cuando su fuerza voluntad se quebraba y terminaba seducido por lo prohibido para su cuerpo. Fue entonces, cuando otro episodio en su vida le encendió la segunda señal de alerta y le hizo tomar conciencia de lo que tenía. “Sufrí un golpe en mi pierna y se empezó a inflamar. Me duró un año en curarme la herida”, cuenta el bogotano.Carlos comenzó a visitar al endocrinólogo, especialista en el tratamiento de la enfermedad, y allí entendió que no era del todo consciente de lo que tenía.Según este bogotano, “si comía un plato de arroz, al otro día subía un kilo. Entonces el médico me dijo que tenía que tener disciplina en mi régimen alimenticio. Debo comer proteínas, vegetales, fruta o agua. Tomo agua limón para no tener retención de líquido”. Hoy, pesa 97 kilos y su propósito es bajar dos kilos más. Su estilo de vida dio un giro de 360 grados pero ya se acostumbró y luce mucho mejor. No es fácil: Carlos tiene controles cada tres meses con el endocrinólogo, toma siete pastillas diarias y tiene que pesarse diariamente. La Fundación Colombiana de Obesidad indicó que cerca de una tercera parte de las personas con diabetes no sabe que tiene la enfermedad a pesar que la forma de realizar el diagnóstico es muy simple: por medio de un examen de glucosa en sangre en ayunas (glucemia). “La glucemia en ayunas debe ser solicitada en toda persona que tenga síntomas tales como sed, orinadera, pérdida de peso, cansancio y visión borrosa. Igualmente en toda persona que tenga más de 45 años, antecedentes familiares de diabetes, y tenga sobrepeso/obesidad, hipertensión arterial, enfermedad coronaria, dislipidemia, disfunción eréctil, infecciones vaginales, síndrome de ovario poliquístico, y acantosis nigricans (engrosamiento de la piel, que se pone ennegrecida en zonas como el cuello, axilas e ingles)”, explicó el especialista. Y aunque un adulto puede resultar más propenso a adquirir la enfermedad, si un niño de 2 o 3 años de edad empieza a orinarse nuevamente en la cama, puede ser un síntoma de diabetes, indicó el doctor Escobar. Por eso, los padres deben permanecer alertas.La endocrinóloga Luz Ángela Casas, presidenta de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo, también hizo un llamado a la prevención de esta enfermedad desde el primer momento que un paciente toca a las puertas de su doctor. Para la especialista, “lo más recomendable es que se realice un tratamiento adecuado desde el primer momento en que el paciente acude al médico, con programas educativos efectivos, para concientizarlo de su enfermedad. También es importante que las guías de manejo que utilizan las EPS se realicen pensando en el futuro del paciente evitando los incrementos de costo de una hospitalización por mal control; y que el seguimiento de ese paciente sea óptimo cada 3 meses”. Según la doctora Casas, son billones de pesos los que se gastan anualmente en Colombia por atención de los diabéticos. El caso de CaliEn Cali las alertas también están encendidas, pues más de la mitad de los ciudadanos presenta sobrepeso, es decir que son propensos a adquirir diabetes. De hecho, según la última Encuesta Nacional de la Situación Nutricional indica que en esta ciudad, el 53,6% de las personas con edades entre los 18 y 64 años de edad viven el infierno del exceso de peso. De ellos, un 36,5 % tiene sobrepeso y un 17% es obeso.Vea el especial: ¿Por qué somos gordos los caleños? y conozca algunos tips para llevar una vida saludableLa doctora Casas, también jefe del servicio de Endocrinología de la Fundación Valle del Lili, indicó que cerca de 400 pacientes con diabetes consultan mensualmente a la clínica. Eso sin contar los que se encuentran hospitalizados por diferentes complicaciones. Afirmó que “a la Fundación Valle del Lili asisten a consulta un gran número de pacientes diabéticos con estados complicados de diabetes, con alteraciones renales, de retina, del corazón y compromiso de los pies por neuropatía. Este tipo de complicaciones da gran incapacidad a quien las padece". Hábitos saludables-Siga hábitos de vida saludables y haga ejercicio.-En el caso de los hábitos nutricionales, están relacionados con la baja ingesta de carbohidratos, y una alta cantidad de consumo de proteína y fibra.-En relación con la actividad física, más que la calidad se trata de ser constantes. No es sólo correr maratones, también pueden ser cosas sencillas, como caminar.-En el caso de las mujeres embarazadas deben tenerse en cuenta los mismos factores, buena alimentación y ejercicio.-Las porciones de alimentos deben controlarse. En Latinoamérica estamos acostumbrados a que si no comemos abundante no quedamos satisfechos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad