Cali cuenta cada día con más jóvenes bilingües

Cali cuenta cada día con más jóvenes bilingües

Febrero 23, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Melissa López Díaz, especial para El País
Cali cuenta cada día con más jóvenes bilingües

En la foto: Leonardo Loango, María Teresa Batalla, Édinson Tintinago, Gloria Patricia Uasá y la docente del Colombo Americano Iris Cumba.

Más de 200 jóvenes que estudiaron inglés a través del programa Avanza, liderado por varias organizaciones y la Alcaldía, buscan oportunidades laborales.

Para el año 2013 en Cali y Yumbo había cerca de 151.000 desempleados, según las cifras del Dane. Quizá, porque muchos de ellos no cumplen con uno de los principales requisitos que hoy exigen las empresas: el dominio de un segundo idioma, especialmente del inglés.Esta falta de conocimiento del inglés se debe, en parte, a la formación que los jóvenes de las escuelas oficiales reciben , donde el 60 % de ellos no tienen el manejo del idioma porque, entre algunas razones, los docentes no cuentan con una capacitación adecuada en este.Como un aporte a la solución de esta problemática, inició en abril de 2013 el programa Avanza, una iniciativa de la Cámara de Comercio Colombo Americana (Amcham), el Centro Cultural Colombo Americano, la Alcaldía de Cali y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).Este programa se encargó de formar en inglés a 224 jóvenes becarios afrocolombianos e indígenas de las comunas 13, 14 , 15, 16 y 21 de Cali, que tenían previamente una formación técnica, tecnológica o profesional y se encontraban desempleados.El segundo componente de esta iniciativa es que una vez terminado el proceso bilingüe, Amcham los acompaña en el proceso de vinculación laboral.Tras una amplia convocatoria en febrero de 2013, se dio a conocer el programa a través de diferentes medios de comunicación. Se obtuvo respuesta de 1300 jóvenes interesados en aprender una segunda lengua.Avanza tenía fondos establecidos para 300 personas, por lo que fue necesario que los aspirantes pasaran por varios filtros para obtener un puesto en el programa. A los seleccionados se les exigió un alto compromiso, pues el curso tenía horarios intensos. Cuatro horas diarias de lunes a viernes durante ocho meses.El programa contó con quince docentes del Centro Cultural Colombo Americano. María Isabel Sánchez, subdirectora de Comunicaciones de Amcham cuenta que los profesores fueron asignados a través de la Secretaría de Bienestar Territorial y la Alcaldía, a quienes se les dio espacios en las cinco comunas para el desarrollo de las clases de acuerdo al lugar donde el becario vivía, esto con el fin de “evitar gastos extras para los estudiantes. Los docentes se desplazaban todos los días a dictar sus clases en estas comunas”, cuenta Sánchez.*** María Teresa Batalla, una joven de 22 años del barrio Comuneros I y técnica en sistemas del Sena, manifiesta esbozando una sonrisa, lo afortunada que se siente al haber hecho parte de Avanza, pues durante su proceso siempre fue una alumna sobresaliente, mostrando su interés por el aprendizaje del idioma.Esta joven durante los ocho meses del proceso siempre fue perseverante. Recuerda que todos los días se veían las ganas por asistir, las faltas en el salón eran pocas y la unión era muy grande, por eso, ella define el programa Amcham “con una palabra: ‘familia’, todo el tiempo querías estar ahí y ahí”, afirma María.Esta becaria de la comuna 15 quiere desarrollar un software en inglés para niños con discapacidades, para de esta forma lograr facilitar el aprendizaje de los pequeños, aprovechando la herramienta que ella obtuvo.Aunque muchos de los jóvenes se mostraban escépticos ante el programa, dejaron de lado las dudas y recuerdos de proyectos que iniciaban y desaparecían al mes.Entre ellos está Édinson Tintinago del barrio Alfonso Bonilla Aragón, quien junto a sus compañeros sintió dudas sobre los docentes y hoy agradece haber tenido al profesor Julio César Moreno como acompañante del proceso. Édinson, técnico en locución para radio y presentación, de 28 años, exalta la labor de los profesores, pues asegura que entregaron cuerpo y alma en el desarrollo de sus actividades, además, contó con la fortuna de pertenecer a uno de los grupos que sostuvo gran parte de sus estudiantes.Este joven reconoce que el inglés marca pauta en cualquier lugar para cualquier profesión, por eso atendió el llamado que hizo un compañero en su comuna, donde contó acerca del programa que hoy le deja una experiencia totalmente gratificante.Para él tiene un valor agregado “el simple hecho que los profesores llegaran hasta esas zonas que no son muy agradables para otras personas y tenerlos cada día ahí entregando una sonrisa y sus conocimientos, fue excelente”, afirma Édinson. Una de las docentes fue Iris Cumba, quien lleva siete años en el país y participó en el proyecto de Avanza. Cuenta que lo único que sabía del Distrito de Aguablanca era que no debía asomarse por allá, pero en su corazón siempre tenía el trabajo social, y así logró ganar una experiencia enriquecedora a nivel personal y profesional que la llevó a conocer un ‘ramillete’ de personas maravillosas, refiriéndose a sus alumnos.Como educadora siempre le recalcó a sus estudiantes sentir amor por lo que se hace, que debe haber algo aquí (señalando el corazón) para poder obtener resultados.Y fue precisamente eso lo que Gloria Patricia Uasá sintió. Ella es una becaria de 30 años, profesional en finanzas y negocios internacionales de la Universidad Santiago de Cali, quien se enteró de la convocatoria a través de Telepacífico e inmediatamente diligenció la documentación para inscribirse en el programa.Esta madre de un niño de 11 años logró financiar su carrera en la universidad con ayuda de su padre y gracias a las cinco becas que logró obtener en el trayecto de esta. Culminó sus estudios y se encuentra desempleada desde el 2012.Para ella, habitante del barrio Ulpiano Lloreda, hacer parte del programa Avanza fue el complemento de su carrera. Gloria cuenta que hoy se encuentra en un proceso de selección en una empresa que le exigió como requisito tener un buen nivel de inglés y afortunamente ya cuenta con él. Leonardo Loango también logró un nivel de inglés que le permitirá dar un paso hacia lo que se ha visionado, hacer una especialización en Estados Unidos en derecho internacional humanitario.Este abogado bonaverense, egresado de la Santiago de Cali, describe su experiencia como algo mágico. Expresa que se sintió afortunado, porque lo tuvieron en cuenta y no tuvo que hacer nada a cambio para recibir esa formación. Dice que valió la pena vincularse y hace una invitación a la comunidad para que aproveche este tipo de oportunidades. ***Todo el tiempo se escucha en diferentes organizaciones que en Cali no hay personal bilingüe para trabajar. Hoy se están ofreciendo 224 jóvenes con formación en inglés listos para trabajar en diferentes áreas. Para lograr la vinculación laboral de estos jóvenes, Amcham está realizando lobby desde junio pasado en algunas de las 186 empresas afiliadas a esta asociación, entre nacionales y multinacionales, donde también les presenta el programa y a los becarios.María Isabel asegura que el objetivo del programa era que el becario recibiera su formación en inglés, al igual que cualquier ciudadano que paga por recibir clases en el Colombo Americano, es el mismo nivel, pero lo recibieron de forma gratuita, con sus libros, con su material de estudio, pero una vez finalizado el programa, Amcham los empezaba a acompañar en el proceso de inclusión laboral.En este momento ya 22 becarios están vinculados en diferentes empresas como TWW Transcom, Laboratorios Baxter, Coomeva Servicios Administrativos, WWF y el Sena.“Nosotros queremos decirles a las empresas que aquí hay muchas personas en diferentes campos, hay materia prima, nosotros queremos entrar, abran las puertas”, afirma Édinson.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad