Cuatro 'reliquias' que circularon en el desfile de Autos Clásicos

Diciembre 27, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Cynthia Rankin| Especial para El País
Cuatro 'reliquias' que circularon en el desfile de Autos Clásicos

Mujeres lindas, carros clásicos y un buen clima descrestaron a los asistentes del desfile de Autos Clásicos.

El desfile contó con la participación de 250 vehículos de diferentes años. Sin embargo, fueron cuatro los que se robaron las miradas y aplausos de los asistentes al evento.

Durante la 58 edición de la Feria de Cali, el desfile de Autos Antiguos le cumplió a los caleños y turistas, quienes desde temprano acudieron a la Autopista Suroriental para presenciar desde las graderías o lugares de acceso gratuito uno de los desfiles que más convoca a familias y amigos.

El intenso calor de este domingo no fue impedimento para que desde temprano tanto propietarios como espectadores, fueran ocupando los lugares designados para disfrutar del desfile. 

El inicio del evento estuvo comandado por un grupo de motocicletas y bicicletas las cuales rodaron sin cesar por el asfalto caliente. Sin embargo, este medio convencional de transporte impactó a los asistentes quienes no pararon de aplaudirlos y tomarles fotos.  

Las bicicletas eran clásicas, contaban con sillines de cuero ajustados por medio de resortes. Asimismo, este medio de transporte tenía una especie de 'patica' para sostener las bicicletas de pie. Sus marcos eran anchos y largos al estilo 'Chopper'.

Pero sus conductores no podían desentonar, así que todos sin excepción alguna lucieron una vestimenta acorde a la época. Camisas manga larga, pantalones sostenidos por tirantes, medias largas por encima del pantalón, zapatos de material y boinas, enmarcaron la elegancia y sofisticación del evento. 

Los vehículos que se robaron el 'show'

Un Ford 28 color crema con techo café y llantas negras fue uno de los vehículos encargados de abrir el desfile. Los asistentes al espectáculo vibraron con su salida ya que el estilo y la delicadeza del vehículo sorprendieron a más de un asistente. 

El propietario del carro es Rodrigo Sarasti, director del desfile, coleccionista de un gran número de modelos y socio activo de la Asociación Amigos Autos Antiguos, AAAA. 

Sarasti lucía un traje impecable que honraba la época de su vehículo. Boina, gafas de sol, camisa blanca y pantalón fue su atuendo escogido. Asimimo, su acompañante en su vehículo descapotado lucía un acorde sombrero color azul claro, gafas de sol, collares y camisa blanca que combinó a la perfección con los tonos claros pero impactantes del automóvil. 

Sin embargo, una de las particularidades del vehículo es el 'portasuegra', se trata de un mecanismo ubicado en la parte trasera del carro que permite la disposición de un puesto adicional. De acuerdo con Carlos Sarasti, uno de los hijos del propietario, "en 1920 era en este espacio donde llevaban a las suegras". 

De igual manera, Carlos Sarasti asegura que el clásico proviene de la ciudad de Palmira y fue conducido por un expresidente de Colombia. 

[[nid:494344;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/ford-desfile.jpg;full;{Rodrigo Sarasti es el propietario de uno de los vehículos más ocasionados durante el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos. foto: Christian Zuñiga | El País}]]

El otro carro de la familia Sarasti es una camioneta Ford también modelo 28. La singularidad del automóvil radica en que su volante está ubicado en su lado derecho. Este clásico era utilizado para los trabajos del campo en las fincas o haciendas de la época.

"Todos los repuestos de sus vehículos son 100% originales y se consiguen por medio de Internet ya que muchos de ellos deben ser importados de Estados Unidos en la página de autos antiguos", narró Carlos.

Según Sarasti, el precio de los repuestos oscila entre 2 centavos  de dólar por un tornillo, hasta una farolas de 100 o 200 dólares y el valor de las piezas puede seguir incrementando dependiendo de lo que haya que remplazar.

Esta familia ha heredado el gusto por los clásicos de generación en generación y hoy en día se ha convertido en un plan netamente familiar. Sus autos han sido invitados a desfiles en Medellín y Manizales y " nos vamos andando, salimos con dos días de antelación y hacemos paradas".  

[[nid:494345;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/ford-sarasti-960.jpg;full;{Camioneta Ford modelo 1928. Foto: Christian Zuñiga | El País}]]

Nelson Giraldo es el propietario hace 10 años de un Ford color rojo 1950.  Su carro dejó asombrado a más de un caleño, los asistentes no paraban de tomarse fotos en el vehículo descapotado con cojinería de cuero blanco, llantas negra y timón en madera. 

Una compraventa fue el lugar donde Giraldo pudo adquirir el vehículo por 25 millones mientras hoy es estima que puede costar unos 50 millones de pesos. Según Giraldo todos los repuestos de su clásico son originales. 

Ha sido tan grande el impacto del vehículo en la comunidad caleña que muchas veces el piden prestado o alquilado su carro para matrimonios u ocasiones especiales. 

El color rojo hizo parte de las tendencias impuestas por los coleccionistas de Autos Clásicos y Antiguos que desfilaron sobre la Autopista Suroriental. 

[[nid:494352;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/carros-clasicos.jpg;full;{María Fernanda Sarria acompañó por sexto año consecutivo a su padrino al desfile de Autos Clásicos y Antiguos. Foto: Christian Zuñiga | El País}]]

Un Mini Cooper modelo 93 color negro, también se robó las miradas. Su propietario Eduardo Guerrero, aseguró que hace 12 años adquirió a su 'consentido' por medio de un restaurador de carros. 

Fue amor a primera vista, "cuando lo vi me encantó" comentó Guerrero. 14 millones fue el precio que pagó el coleccionista por su clásico pero tras varios diagnósticos de expertos el propietario del Cooper garantiza que su precio actual podría estar en 35 millones de pesos ya que todos sus repuestos son originales. 

Según el dueño del automóvil, la pieza más económica son las plumillas y están entre los 150 mil pesos. Pero Guerrero contó entre risas que el accesorio más caro que tiene su vehículo es la tapa color plateada de la gasolina que oscila entre los 200 dólares y fue traída desde Inglaterra. 

[[nid:494358;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/mini-cooper-960_0.jpg;full;{Eduardo Guerrero aseguró que los domingos es el día escogido para poner a rodar su automóvil por las calles de la ciudad. Foto: Christian Zuñiga | El PaísF}]]

En  el desfile de Autos Clásicos y Antiguos brillaron varias mujeres al volante, quienes exhibieron su pasión por los autos clásicos.

Desde una Dooge de gran tamaño hasta carros más pequeños y convencionales fueron conducidos por caleñas en el marco de la 58 edición de la Feria de Cali. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad