Cuatro figuras estarán en la feria taurina de Cali

Diciembre 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cuatro figuras estarán en la feria taurina de Cali

Pablo Hermoso de Mendoza deleitó con sus caballos y su fino toreo a la afición de la Santamaría este año en Bogotá. El turno es ahora para Cali, que ya lo conoce, pero no lo ha visto en todo su esplendor como, quizás, el rejoneador más grande de la historia.

Pablo Hermoso de Mendoza, José Mari Manzanares, Daniel Luque y Arturo Saldívar son las grandes figuras que tendrá la Plaza de Toros de Cañaveralejo esta temporada.

El mejor torero de a caballo de la historia, el diestro del año en España, la gran esperanza del alma taurina mexicana y el nuevo exponente del arte sevillano forman el póker de una feria corta obligada a salir por la puerta grande, si es que quiere tener futuro.Cali vivió el lujo de tener la mejor feria taurina de América. Hoy, otras plazas le han quitado ese honor. Pero Cañaveralejo resiste. Más allá de los años difíciles, de la recesión y los altibajos, su afición se mantiene. Y es que son pocas las ferias en este lado del Atlántico que se dan el lujo de contar con todas las figuras del momento. Cada vez más eso se hace un imposible. Por eso no hay otro camino que apostar. Y Cali lo ha hecho, en la medida de sus posibilidades. Todo con el propósito de que su feria mantenga un lugar en lo alto del escalafón de los ruedos americanos. Pablo Hermoso de Mendoza, José Mari Manzanares, Daniel Luque y el mexicano Arturo Saldívar son esas cartas.Ese póker estará rodeado por otros nombres, sí, menos estelares sobre el papel, pero con muchas cosas por decir, con deseos de ganarse la gloria que sólo se consigue en la soledad del ruedo, en la cara del toro.Conozca los carteles oficiales para esta feria taurina 2011-2012 y prográmeseEl navarro que es leyenda del toreoSin duda, la principal mirada está puesta en esa revolución llamada Pablo Hermoso de Mendoza. Muy pronto, si no es que ya lo está haciendo, la crítica le concederá el sitio que se merece: el mejor rejoneador de la historia del toreo. A caballo fue como comenzaron los juegos con los toros bravos, de manos de la nobleza, hasta que las condiciones de la sociedad española obligaron a que hombres humildes burlaran las embestidas a pie. Y si bien, pasado el ecuador del siglo pasado, el rejoneo se convirtió en un piñón que ayudaba a mover la fiesta, es un joven nacido en Estella, un pueblo cercano de Pamplona, al norte de España, quien recupera los orígenes de la fiesta.El significado de Pablo Hermoso de Mendoza para el rejoneo, y la fiesta en general, sólo se puede mirar a través de cada una de sus actuaciones, ese auténtico espectáculo que trasciende más allá del ruedo.Por ejemplo, su presencia en el cartel el pasado 23 de enero en la Santamaría de Bogotá generó una expectativa con lejanos antecedentes. Las boletas se agotaron. Y Pablo Hermoso de Mendoza respondió como mejor lo sabe hacer. Dominó sus caballos, pisó terrenos imposibles, burló el peligro de los pitones de los toros que acariciaban el pecho de sus equinos, protagonizó embroques inverosímiles, saliendo de las suertes en un pequeño palmo de terreno entre el toro y las tablas de la barrera.En los tendidos, la gente incrédula. Jamás tantos pensaron ver tanto riesgo y tanta emoción para encontrar una inolvidable recompensa. Las gargantas se hicieron roncas; los pelos, en punta; y las lágrimas rodaron en una proporción desconocida para la vieja Santamaría, que creía haberlo visto ya todo.Y de ahí brotaron para Pablo Hermoso de Mendoza las cuatro orejas y un rabo. Los máximos trofeos, sólo destinados a faenas extraordinarias. Y hubo que echar mano de los archivos para buscar sucesos similares.Pero su revolución no queda en el ruedo. Porque la gente, que tuvo el privilegio de verlo, sale a contarlo. Fueron varios días aquellos en los que las calles de Bogotá volvieron a escuchar hablar de toros, como en los tiempos de Manolete y Arruza.La radio, la prensa y la televisión tuvieron al rejoneador navarro como protagonista. Mientras que las revistas de sociedad se peleaban por fotos o entrevistas exclusivas. Y si eso pasó este año en Bogotá, ya había sucedido en muchos lugares que el navarro ha visitado.De hecho, después de más de 30 años, fue el primer torero en volver a cortar un rabo en la Maestranza de Sevilla. Lo hizo en abril de 1999. Demostró así que con un solo toro podía salir a hombros por la Puerta del Príncipe.En el año 2000 fue el primer rejoneador en la historia en cortar un rabo en la Monumental de México. Su presencia en la plaza más grande del mundo, desde entonces, congrega a más de 45 mil personas que quieren descubrirlo. Después de ese triunfo, Pablo Hermoso recorrió todos los rincones de México. Y en una temporada sin precedentes, consiguió en tres meses 64 actuaciones.Allí, en donde se vive la fiesta con incomparable pasión, era recibido por decenas de apasionados seguidores en los aeropuertos. Comerciantes informales, vendedores ambulantes se acercan a tocarlo como una deidad. Gracias a él tienen unos meses de trabajo, le dicen. Gobernadores de estados, y hasta los presidentes de turno, como Felipe Calderón, lo reciben y le rinden homenajes.Su fama traspasa fronteras desconocidas. En 2002, en el estado de Texas, Estados Unidos, armaron plazas portátiles o acomodaban coliseos. Todos se llenaban. Cali, aunque ya lo vio cuando apenas despuntaba, tendrá su turno. Tendrá en su ruedo a esta leyenda del toreo.El nuevo galloSi hay un lugar del planeta donde la fiesta brava está más saludable es México. Allí, las voces antitaurinas no se oyen. Todo gracias a que en ese país manda la autenticidad. Y por estos días, la afición azteca tiene más ínfulas que nunca: desde los años 70 y 80 no se sentían tan orgullosos con una de las mejores camadas de su historia.Son cinco jóvenes toreros que se atrevieron a conquistar España y lo están logrando. Quien lidera esta nueva generación, que tiene muy ilusionados a los mexicanos, es un joven de 22 años, nacido en Teocaltiche, Jalisco, y desde que debutó de novillero en Las Ventas de Madrid, el 26 de septiembre de 2008, demostró el hambre que tiene por ser figura máxima del toreo. Su nombre, Arturo Saldívar.Una prueba, la del pasado 23 de julio en Valencia (España). La plaza de la calle de Xátiva se llenó para ver la reaparición de José Tomás, quien acaparaba todas las miradas. Pero fue salir al ruedo con cada uno de sus toros para que todos los ojos se volcaran hacia el mexicano. Cuando todos esperaban el triunfo de José Tomás, fue Saldívar el que lo consiguió. Cortó dos orejas y mientras el mítico torero de Galapagar se marchaba por sus propios medios, Arturo lo hacía a hombros de los aficionados que se tiraron al ruedo para sacarlo por la puerta grande.Su más reciente epopeya fue el pasado 7 de noviembre. El día que se inauguraba la temporada grande en la México. Más de 40 mil personas para ver a su nuevo ídolo frente al regreso de Enrique Ponce. Saldívar cortó cuatro orejas y un rabo. “¿Quién detiene a Saldívar?”, fue el título de la crónica de Juan Antonio de Labra.Una ilusión llamada Manzanares“Para mi gente de Cali, que me pregunta si iré...... voy a hacer todo lo posible por acudir, esfuerzo y ganas le estoy poniendo a la recuperación”, palabras de José Mari Manzanares en su cuenta de twitter. El torero alicantino fue operado de los tendones de una de sus manos y aunque canceló su presencia en otros ruedos americanos, su nombre se mantiene en los carteles de Cañaveralejo.Manzanares acaba de recibir la oreja de oro de Radio Nacional de España. El galardón que por más de 60 años premia al mejor torero de la temporada española. El 2011 lleva el nombre de Manzanares. En una sola temporada consiguió los mayores hitos de su carrera. Salió a hombros por la Puerta del Príncipe el 30 de mayo, tras cortar cuatro orejas. Fue la tarde más emocionante de la temporada, pues indultó a 'Arrojado', de Núñez del Cuvillo. Perdonó la vida de ese toro a cambio de cortar un rabo que tenía ganado. En Sevilla no se indultaba un toro desde hacía más de 30 años.Dos semanas después, Madrid se rindió a sus pies. El 18 de mayo cortó dos orejas y abrió la puerta grande. Pocos toreros en la historia han conseguido salir a hombros de las dos plazas más exigentes de España.No serían las únicas. Córdoba, Valencia, Barcelona, Nimes, están entre sus conquistas del año. A todas estas plazas las hizo caer a sus zapatillas con un toreo estético e interminable. Si su recuperación es exitosa, Cali lo comprobará.Un capote singularCali ya conoce a Daniel Luque. Un joven de Gerena (Sevilla) que sigue siendo novedad. Porque temporada tras temporada su toreo alcanza mayor capacidad técnica y lo eleva a cotas artísticas. Luque es uno de los mejores intérpretes del toreo con el capote. Quizás por esa condición no le tembló el corazón para rivalizar en quites, en la plaza de Madrid, con Morante de la Puebla, al que miró a los ojos y le apretó la mano con fuerza. El andaluz tiene esa ambición. Sabe que puede ser figura, y lo conseguido este año es apenas un paso para ello.La pasada feria de Cali fue protagonista y firmó una de las mejores faenas ante un toro de Juan Bernardo Caicedo. La misma ganadería con la que vendrá este año y a la que parece haberle cogido el sitio. Fueron toros del mismo hierro con los que conquistó a la Santamaría de Bogotá en febrero pasado. En su debut salió a hombros, de momento, la única plaza colombiana que lo ha visto en su mejor dimensión.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad