Cuatro CALI 'agonizan' en estructura y servicio

Abril 20, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cuatro CALI 'agonizan' en estructura y servicio

La obra del nuevo CALI 7 inició a finales de 2010, se prolongó en el 2011 y fue entregada a finales del 2012 con un solo piso, pese a que el contrato de obra número 4146.0.26.173 fijó fecha de terminación 31 de diciembre de 2011.

Centros de atención con problemas son los de las comunas 1, 5, 7 y 16. Uno espera terminación del segundo piso. Anuncian inversión.

Los Centros de Atención Local Integrada, CALI, fueron creados en 1988 para descentralizar en la comunas los trámites de la Alcaldía, en el centro de la ciudad.  

Sin embargo, habitantes y líderes de las comunas 1, 5, 7 y 16 denuncian que los CALI de estas zonas  tienen problemas de infraestructura y de atención al usuario.  

La mayoría presentan falencias  en paredes y pisos, cielos falsos (techos), baños y puertas. 

En un recorrido realizado por El País se pudo evidenciar que el CALI de la Comuna 1 presenta grietas en la fachada y en los costados de la construcción, siendo el problema mayor en la parte trasera donde el terreno tiene los andenes levantados.

El primer piso cuenta con dos baños al servicio de los usuarios, sin embargo, una de las baterías sanitarias presenta fallas en su funcionamiento. 

Otro de los servicios tiene una grieta en el marco de la puerta y la pisión entre dos sanitarios está oxidada. 

Para Óscar Tamayo, usuario del CALI, el mal estado de la construcción se debe a que “los mismos usuarios no ciudan el inmueble”.

El cielo falso de icopor del primero y segundo piso lleva cinco años sin ser cambiado por lo que presenta un color amarillento y está resquebrajado.  

María Elena Quiñónez, habitante del barrio, dijo que “en ocasiones debe ir hasta el centro a pagar los servicios por fallas en el sistema”.

Por su parte, Ana Cecilia Bedoya, habitante de Terrón Colorado, destaca la atención y la facilidad para pagar los recibos. 

Otras personas, denuncian que en las noches en la parte externa del CALI se reúnen personas a consumir todo tipo de alucinógenos.

De igual forma, un funcionario denunció que la dotación de papelería se hace solo dos veces al año y en ocasiones tienen que comprar resmas de papel los mismos empleados.

Este año la Secretaría de Bienestar estima ejecutar en este lugar la suma de $13.543.777 en la contratación de “estudios de suelos y de patología estructural para definir las intervenciones” de los CALI.

De otro lado, habitantes de la Comuna 5 reportan buena atención al ciudadano en los diferentes servicios de recaudo en el Centro de Atención.  

“Los baños están muy deteriorados y no los prestan a la comunidad”, dijo Honoria Rodríguez, habitante del barrio Bajo Salomia.

Félix Corredor, líder comunal, dijo que el CALI 5 “tiene goteras porque el cielo raso se dañó”.

Por otro lado, el CALI 7, ubicado en el barrio Alfonso López II, cuenta con una sede administrativa nueva construida en el 2012 por el Municipio, pero hasta el momento no tiene el segundo piso prometido a la comunidad en el contrato. Vea aquí el contrato de obra para la construcción de la nueva sede del Cali 7.

Gustavo Corrales, secretario de la JAL de esta comuna, explicó que “por Comité de Planificación se aprobó $450 millones para la construcción de  los dos pisos”. Y es que según este edil, la comunidad no recibió oficialmente el CALI debido a que la obra estaba inconclusa. 

Los servicios de recaudo (servicios públicos, megaobras y predial) quedaron en la sede antigua por un estudio de seguridad de Emcali, quien es dueño del inmueble. 

Carlos Julio Díaz, habitante barrio Alfonso López III, destacó el plazo de cinco días que tienen los contribuyentes para cancelar recibos vencidos. 

Otro de los CALI, el de la Comuna 16, presenta problemas en la atención a los “adultos mayores que van a pagar los servicios, pues no tienen sillas disponibles para esperar”, dijo  Claudia Rondón, habitante del barrio Unión de Vivienda Popular.

Frente al servicio prestado en el pago de impuestos, Rondón hizo el llamado al Municipio para que incluya a la Comuna 16 en los ‘papayazos’  para pagar recibos atrasados. 

Por su parte, Víctor Hugo Peláez, líder de la JAL, afirmó  que desde hace un año no hay aseadora en este lugar y “en las noches se ha evidenciado presencia de roedores”.

Lea aquí el Acuerdo del 15 de agosto de 1988 que crea las comunas, corregimientos de la ciudad y las JAL. 

Peláez denunció que en este lugar hay funcionarios que cobran $25.000 por trámites jurídicos que no tienen costo. 

El Municipio en este CALI invirtió el año anterior $19.800.030 millones en diferentes adecuaciones.

Para este año, la Alcaldía espera invertir $15 millones en el CALI 16; $3000 millones en el CALI 13; $1500 millones para el CALI 18 con la construcción del edificio Danubio y $2000 millones para intervenir los de las comunas 1, 8 y 12. 

Columnista invitado:  Gustavo Corrales, Secretario de la JAL Comuna 7.

El  caos de los CALI

Estos centros fueron creados  para descentralizar  trámites de la Alcaldía, pero  la atención ha desmejorado.

Los Centros de Atención Integrados, CALI, son un sistema de desconcentración administrativa, de distribución de funciones y del ejercicio de delegaciones que busca acercar al Gobierno Municipal a las comunas de la ciudad.   Fueron creados en  la administración  de Carlos Holmes Trujillo García, en el período fiscal 1988- 1990, con el fin de aplicar la desconcentración administrativa establecida en nuestra Constitución Política e  ir  avanzando a la descentralización de los gobiernos municipales. El Acuerdo 01 de 1996 en su Artículo 25, que reglamenta el Decreto 0203 de 2001 en su Artículo 23, les asigna unas competencias en todas las funciones del Municipio en el nivel global. Asimismo, el Artículo 26 del Acuerdo 01 de 1996, que reglamenta el Artículo 24 del Decreto 0203 de 2001, indica que el Municipio  tendrá una administración desconcentrada y  con amplio grado de delegación de funciones y asigna la responsabilidad  de la  dirección, integración  y  coordinación  del  nivel territorial  a  través  del  Secretario  de Desarrollo Territorial y Bienestar con el fin de reducir el respeto y el tiempo del ciudadano.  Bajo estas normas los Centros de Atención Local Integral, CALI, entran en funcionamiento, pero con el transcurrir del tiempo y la pésima aplicación de la norma por administraciones anteriores, estos lugares han venido bajando su nivel en la prestación de servicios públicos a los ciudadanos, como fue el querer inicial de Carlos Holmes Trujillo. La politiquería implementada en la administración de Apolinar Salcedo, conjuntamente con el Concejo de la época, cambió la figura del director operativo creada con los CALI por la de jefe local mediante Acuerdo 135 de 2004, desconfigurando así lo que establece el Decreto 0203 de 2001 con los directores de CALI, hoy profesionales especializados, los cuales al no ser de libre nombramiento y remoción se sindicalizaron perdiendo la importancia y el interés porque los CALI presten los servicios para los cuales fueron creados. Debe haber un representante de cada secretaría  atendiendo las necesidades básicas de la comunidad y solo existen en algunos, en otros ni siquiera servicios tan esenciales como el Sisbén prestan. En varios de ellos sus directores tienen asignados hasta dos Cali y de otros están encargados funcionarios de la Alcaldía que nada tienen que ver con el funcionamiento de estos, por eso la pérdida de la calidad en la atención al usuario en todos los servicios. 
Inversión de la Alcaldía En abril del año 2014 el Municipio  invirtió $4.946.618 en el mantenimiento del Cali 1. "Por licitación pública  vamos a contratar este año mantenimiento preventivo y correctivo para los Cali", dijo Juan Pablo Montoya, ingeniero de la Secretaría de Bienestar Social.  Para terminar segundo piso del Cali 7, el Municipio estaría gestionando recursos  por situado fiscal.  
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad