¿Cuáles son las ‘infracciones’ que cometen los guardas de tránsito de Cali?

¿Cuáles son las ‘infracciones’ que cometen los guardas de tránsito de Cali?

Mayo 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Cuáles son las ‘infracciones’ que cometen los guardas de tránsito de Cali?

Cali tiene su grupo de agentes de tránsito, que se encargan de regular el tráfico de la ciudad y de amonestar a los infractores. El año pasado, la Oficina de Control Disciplinario Interno de la Alcaldía recibió 511 denuncias por presunta mala conducta de este personal.

Personería Municipal elevó pliego de cargos contra trece agentes y Control Interno suspendió a dos en el presente año.

Haber recibido $100.000 para no inmovilizar un vehículo cuyo conductor no tenía la licencia consigo es el origen de la investigación que adelanta la Personería de Cali contra uno de los trece agentes de tránsito requeridos por este despacho.Un proceso similar se adelanta en la Oficina de Control Disciplinario Interno de la Alcaldía con otro guarda. El agente de tránsito decidió no poner la multa ni inmovilizar el carro a un infractor. A cambio recibió $100.000 de ‘regalo’. Con lo que no contó el agente fue con que el ciudadano lo grabó y lo denunció.Además de los procesos por recibir dádivas, en la Personería cursan otras doce investigaciones contra agentes de tránsito que no entregaron a tiempo los informes de accidentalidad, documento importante para que la justicia inicie su trámite, ya sea de conciliación entre las partes (de tipo civil) o penal (cuando hay heridos o muertos), el cual debe ser reportado antes de las 24 horas de sucedido el incidente.Y en este mismo despacho reposan quejas contra otros agentes que demoran la entrega de los comparendos o retienen las llaves y documentos de los vehículos llevados a los patios. “Este último mes tuvimos cinco quejas de ciudadanos, cuatro por no entregar los comparendos y una por retenerle la licencia de conducción al infractor”, señala la personera delegada para el Tránsito, Yadira Ramírez.El beneficioSe dice que la demora en la entrega de los informes de tránsito está relacionada con la posibilidad de que los guardas reciban una ‘mordida’ de una de las partes para desaparecer el documento, especialmente si alguno de los involucrados es un bus de transporte colectivo. “El guarda le retiene los documentos al conductor del bus, como garantía de pago. Luego el jefe de accidentes de la empresa cuadra con él. La tarifa es de $200.000”, afirman en los pasillos del Tránsito. También hay quienes dicen —entre los mismos guardas— que los grupos de Criminalística y Accidentes están conformados por equipos que no se rotan y que incluso pagan por permanecer en esos cargos.El jefe de Guardas, Adalberth Clavijo, explica que son 40 agentes los que atienden accidentes y 21 están en Criminalística, de los cuales ocho se encargan de los homicidios. Pero niega las razones de la permanencia en los cargos. “Esas labores son dispendiosas y quitan tiempo. Un agente de Accidentes tiene que venir a la oficina a llenar quince formatos y los de homicidios deben ir a los juzgados a declarar. Si no creáramos equipos, llegaríamos a un momento en el que todos los guardas de Cali estaríamos atendiendo esos procesos”, justifica Clavijo.En el caso de la demora en la entrega de los comparendos (que deben ser presentados máximo doce horas después de haber notificado al infractor), la Personería investiga la veracidad de rumores que señalan que algunos agentes tienen esa costumbre porque reciben ‘estímulos’ del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle, Cdav, entidad que maneja los patios.Mauricio Estrada, gerente (e) del Cdav, fue categórico al afirmar que “es absolutamente falsa esa situación. Acá no pagamos un peso por eso”. Según Estrada, el programa de Servicios de Tránsito hace un reporte de los agentes que se demoran en informar los comparendos y eso es comunicado a la Secretaría para que haga control. Avalancha de denunciasLa Oficina del Control Disciplinario Interno de la Alcaldía recibió 511 denuncias el año pasado contra agentes de tránsito, siendo los funcionarios de la Administración más cuestionados por la comunidad.Las causales van desde ejercicio indebido del cargo, maltrato al ciudadano, solicitar o recibir dádivas y omitir, retardar o negar asuntos a su cargo.Este año, dos guardas de tránsito fueron sancionados con suspensión temporal del cargo por Control Disciplinario, por no entregar los reportes de accidentes y un tercero será notificado próximamente por la misma falta disciplinaria.En el 2011 esta oficina sancionó con multa de diez a 20 salarios mínimos a ocho funcionarios de la Secretaría de Tránsito, cuatro fueron amonestados por escrito y cinco fueron suspendidos en períodos que oscilaron entre 30 y 60 días. No hubo ninguna destitución, pero este año, de ser encontrados responsables de mala conducta a los dos guardas de tránsito que son investigados por recibir dádivas tanto en la Personería como en Control Disciplinario, serán retirados del cargo e inhabilitados para ejercer funciones públicas.María Grace Figueroa, directora de la Oficina de Control Disciplinario Interno, indica que no todos los guardas tienen procesos disciplinarios. Pero aclara, por ejemplo, que el 90% de los 117 guardas de tránsito que estuvieron como temporales durante el 2011, tienen procesos en curso en esa dependencia.De los de planta (245), quince son llamados constantemente a investigación. Uno de ellos, por ejemplo, tiene abiertos 40 expedientes en Control Disciplinario Interno y otro tiene quince.Por su parte, el secretario de Tránsito, Alberto Hadad, dice que tiene a dos guardas de tránsito fuera de las calles porque fueron grabados recibiendo plata para no hacer el comparendo.“Yo no los puedo retirar arbitrariamente aunque tenga las pruebas. Por eso informé a los organismos de control para que los investiguen y poderlos desvincular cuando sean sancionados. Celebro que este Personero esté adelantando las investigaciones porque en esta institución sólo debe trabajar gente idónea, que lleve con altura el uniforme”, asegura.Sin embargo, Hadad explica que los comentarios sobre malas conductas de los guardas son el pan de cada día. “Yo no me dejo llevar por chismes. La gente tiene que denunciar los actos de corrupción. Es que es muy fácil denigrar de este oficio donde diariamente estos servidores son maltratados por conductores que tienen muy mal comportamiento en las vías”.La convocatoriaAunque el proceso para vincular a cien guardas de tránsito aún no ha terminado, ya se habla de presuntas irregularidades en la convocatoria que realizó la Alcaldía de Cali para vincular este personal.Según Armando Escobar, veedor de tránsito, “algunas personas que no tenían la licencia de conducción de moto, que era requisito para poder hacer la prueba escrita, presentaron el examen”.Además, Escobar denuncia que había gente que pasó la selección inicial con papeles cuyo nombre y cédula no coinciden y otras que tienen multas de tránsito sin pagar.Ante las quejas, el director de Desarrollo Administrativo, Alfonso Otoya, señala que sí hubo errores de digitación en algunas cédulas, pero el tema fue subsanado. “El proceso ha sido totalmente transparente, tanto que el examen de habilidad para conducir pudo ser grabado por los aspirantes. Adicionalmente, todos los resultados han sido colgados en la página web de la Alcaldía”, explica.Por su parte, la personera delegada ante el Tránsito, Yadira Ramírez, dice que de 43 reclamaciones, tres fueron aceptadas. “Este proceso ha sido garantista”, asegura.“Se dejan cuadrar”Según algunos taxistas consultados por El País, el gremio del transporte ya conoce cuáles son los guardas que se “dejan cuadrar” cuando se ha cometido una infracción.”Cuando le dicen que cómo le ayudo o deme lo de la gaseosa, uno sabe que tiene que sacar por como mínimo $20.000 para que lo dejen ir sin problemas. Generalmente el billete va con la entrega de los papeles”, explica un conductor que reconoce que sobornó a un guarda de tránsito para que no lo multara por haber infringido la restricción del pico y placa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad