¿Cuál es el futuro de almacenes La 14 tras el fallecimiento de Jaime Cardona?

¿Cuál es el futuro de almacenes La 14 tras el fallecimiento de Jaime Cardona?

Diciembre 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

La amabilidad con la gente y sus empleados, es quizá el principal legado que los dueños de la cadena comercial buscan conservar de su fundador.

En la mesa  están sentados Gustavo, Leila y Gustavo Andrés Cardona. Son dos de los hermanos y un sobrino de ‘Papá Jaime’, como solían llamar al visionario que en 1964 fundó una cacharrería en la céntrica Calle 14 de Cali  que se convertiría en una de las cadenas comerciales más grandes de la región y el país: La 14.

Han pasado solo un par de semanas desde el fallecimiento de Jaime Cardona. Y aún su recuerdo pesa en las palabras de los empleados cada vez que lo evocan, los cuales suman 6000 directos y unos 7000 indirectos, entre promotores y mercaderistas,  en los 30 puntos de venta que tiene la marca en varias ciudades del país como Bogotá, Manizales, Pereira, Neiva, Buenaventura y Girardot. 

Lo sabe bien Gustavo, quien preside la Junta Directiva de la compañía y es enfático en aclarar que, por ahora, tras el fallecimiento de su hermano, el manejo de la empresa estará en manos de un gobierno corporativo, “establecido desde hace ya varios años y al que han venido acompañando algunos asesores. No hay ningún trauma”. Por ahora, dice, el cargo de don Jaime estará sin reemplazo. 

A su lado, Lelia Cardona de Echeverry —gerente general de La 14— habla de la que considera la tarea más urgente: “continuar con el legado de Jaime, de humanización en el servicio tanto para los consumidores como para los proveedores; porque siempre nos dijo que solo de esa manera la empresa podría seguir creciendo y cumpliendo sus proyectos de expansión”. 

Es que, durante los últimos años, los esfuerzos de Jaime Cardona estuvieron centrados, en gran medida, en dos grandes proyectos: el Centro Comercial La Estación, de la Carrera Primera con 36, al norte de Cali, que se extenderá sobre 7000 metros cuadrados, y el Centro Comercial Terraplaza, que llevará por primera vez a La 14 a Popayán. 

Ambas iniciativas las conoce su sobrino, Gustavo Andrés Cardona, director de operaciones de la empresa. “Siempre hemos tenido la vocación de  complementar la oferta de gran supermercado con centro comercial. Lo ha sido desde 1981 cuando nació el punto de venta de Cosmocentro. Y ha sido un modelo exitoso. La meta es que la apertura de La Estación (que tendrá hasta salas de cine de Royal Films) sea para abril de 2016, y el de Popayán para mediados de 2017”.    

Quizá sea por ese buen ritmo de crecimiento que Cardona no niega las múltiples ofertas de compra que ha recibido la empresa desde hace varios años, una de ellas por parte de la tienda por departamentos norteamericana Walmart. 

“Las propuestas han sido infinitas”, reconoce Gustavo Andrés. “Pero por el momento la empresa no está en venta. Puede que más adelante, porque don Jaime solía expresar: ‘puede que algún día nos toque. Hay que escuchar las propuestas no se pueden descartar’. Pero hoy solo podemos decir que Almacenes La 14 seguirá siendo de los colombianos, que nos interesa seguir trabajando con personal y capital colombiano”.

Y argumenta como muestra de ello el que la empresa haya puesto en marcha, desde agosto de este año, una moderna plataforma de sistemas, comprada a la multinacional alemana SAP.

Su costo fue de $13.000 millones y está  “pensada para la estandarización de los procesos y para que le garantice a la compañía muchos años en el negocio. Nos permitirá además tener un plan de expansión más organizado, adoptar normas internacionales y lo más importante: tener un mejor servicio al cliente y mantener el lema que ha acompañado a Almacenes La 14 desde que nació: ‘el mejor surtido a los mejores precios’. Si estuviéramos pensando en vender, como se dice, no estaríamos haciendo estos grandes cambios”, asegura el Director de Operaciones.

Esa tranquilidad esperan trasmitírsela a los miles de proveedores y empleados de la compañía. “A lo mejor habrá algunos ajustes. Pero los normales en cualquier empresa que tiene más de 50 años de trabajo. Pero seguiremos con la misma política de estabilidad laboral para nuestros casi 13.000 empleados”, sostiene el presidente de la Junta Directiva.

En el caso de los proveedores, agrega Gustavo Cardona, la idea es seguir manteniendo el mismo trato que nos dejó Jaime como legado. “Él apoyó decididamente a muchas Pymes y queremos seguir conservando ese legado. Muchas de esas Pymes ahora ya son grandes, fueron proyectos empresariales que comenzaron con unos cuantos empleados y que hoy tienen ya  a centenares de personas trabajando para ellos. Para Jaime eso era muy satisfactorio. Y para quienes quedamos en esta nueva etapa también lo seguirá siendo”.

 Para Mauricio Alzate, director de Gobierno y Cumplimiento de la empresa, quizá el principal reto después del fallecimiento del fundador de La 14, “será mantener la herencia moral que nos dejó. Más que las empresariales, el trato con la gente era una de sus principales enseñanzas. A todo el mundo saludaba por su nombre, conocía sus historias y no tenía problema en compartir un almuerzo o una mañana de domingo con sus empleados. Fue así hasta el día de su muerte, cuando lo vimos trabajar hasta las siete de la noche”. 

Lo cree igual Nelly Arévalo, quien llegó a trabajar a la empresa, siendo una adolescente de apenas 14 años y hoy está próxima a pensionarse. “Fundar una empresa y hacerla próspera puede ser lo más fácil. Lo difícil es hacerla humana, cercana a los empleados. Lograr que todos nos sintamos parte de ella. Y eso fue lo que don Jaime dejó: un legado de buen trato. De ver cómo lo hacía feliz el hecho de que por ejemplo sus empleados progresaran. Él solía decir, con orgullo, que La 14 había dejado médicos, ingenieros, administradores. Era la gente que estudiaba mientras trabajaba con él. Mantener esa vocación será la mejor manera de honrar su memoria”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad