¿Cuál es el costo social de las viviendas gratuitas en Cali?

Agosto 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas, reportera de El País.
¿Cuál es el costo social de las viviendas gratuitas en Cali?

Este es el proyecto habitacional Altos de Santa Elena. El Municipio construirá la segunda etapa en el lote aledaño. Ya se entregaron 920 apartamentos, se construirán 1.250 que serán entregados en el 2013. 1.530 apartamentos quedan pendientes por edificar.

Vecinos de los lotes donde se proyecta construir las casas se niegan a recibir a las familias más pobres. Gobierno rechaza las protestas.

Inseguridad, zonas vedadas para circular, drogadicción, pandillaje y desvalorización de sus propiedades es de lo primero que hablan los vecinos de las zonas donde se construirán las viviendas gratis en Cali, cuando se les pregunta por lo que piensan de estos proyectos. La mayoría ejemplifica la situación al evocar a Potrerogrande, sector del Distrito de Aguablanca donde, entre otras, viven familias desplazadas y reubicadas de invasiones como la Colonia Nariñense. Dichos temores asaltan a los residentes de barrios como Altos de Santa Elena, Morichal de Comfandi y Ciudadela Córdoba Reservado. Por estas razones han salido a protestar en los últimos días y aseguran que lo seguirán haciendo hasta que el Gobierno local desista de hacer las casas en estos sectores de las comunas 15 y 18.Como se recordará, el Ministerio de Vivienda aprobó recursos al Municipio de Cali para construir tres mil viviendas gratis, de las cien mil que se harán en todo el país. En Barrio Taller (Distrito de Aguablanca) se ubicarán 920 soluciones, 1.520 apartamentos en Santa Elena y 1.184 casas en El Pondaje. Y adicionalmente la ciudad podría ampliar la cobertura cuando el Gobierno Nacional apruebe la compra de vivienda a los postulantes del sector privado, donde varias constructoras locales están interesadas en participar.Los favorecidos de las casas gratis serán familias desplazadas, invasores del jarillón del río Cauca o la ladera y familias que devengan menos de $100.000 al mes, población similar a la de Potrerogrande. Quienes se quejan de sus posibles vecinos recurren a los casos que refuerzan las cifras de la Policía Metropolitana. Entre enero 1 y agosto 22 de este año en Potrerogrande se han registrado 14 homicidios y 51 lesiones personales. Entre tanto, en Bajos de Ciudad Córdoba (donde queda Ciudad Córdoba Reservado) hubo un homicidio y una lesión personal y en Morichal de Comfandi se presentaron un homicidio y diez lesiones, en el mismo período de tiempo. De Altos de Santa Elena, la Policía aún no tiene estadísticas.Rosa Elvira Muñoz es una de las 3.600 personas que hoy reside en Altos de Santa Elena, donde hace un año se entregaron 920 apartamentos. “Tenemos problemas de colegios para poner a estudiar a los niños, de alumbrado público y hasta de transporte para llegar a las casas (al barrio no llegan las busetas del transporte tradicional ni el MÍO, sólo los mototaxistas)”, argumenta esta madre de familia.Diana María Oñate dice que “va a ser invivible el barrio cuando ellos lleguen. Acá nos reubicaron a 170 familias de desplazados y de reinsertados, y aunque no puedo decir que son todos, algunas de esas personas son las que persiguen a los niños y les regalan drogas. ¿Cómo será si llegan otros que no están acostumbradas a trabajar?”, asegura.Leidy Carvajal, también propietaria de un apartamento y que vende dulces y minutos a celular, dice que así como ella, todos pueden pagar “así sea poquito”. Por estos apartamentos las familias pagan cuotas que están entre los $93.000 y $153.000 mensuales durante quince años. En la Comuna 18Los habitantes del Morichal de Comfandi y Ciudad Córdoba Reservado sólo ven como se adecúa un lote donde algunos especulan que se harán viviendas gratis.Sin embargo, hasta la fecha, el Gobierno Nacional no ha aprobado hacer viviendas allí para entregarles a los más pobres. “Pero nosotros sabemos que la constructora dueña del lote está interesada en participar en las convocatorias del Ministerio de Vivienda. Eso es un secreto a voces”, explica Claudia Ramírez, habitante del Morichal.Magnolia Bedoya, presidenta de la Junta de Acción Comunal Morichal de Comfandi sector 2A, asegura que “la gente que van a reubicar son personas que no están acostumbradas a trabajar, a pagar servicios, ni impuestos”.Alfonso Moreno, tesorero de la Junta de Acción Comunal del Morichal, sector uno, agrega que “así quieran trabajar, no hay empleo para todos”.Frente a la resistencia de las comunidades, el ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, alega una falta de solidaridad absoluta de los vecinos. “Rechazo las protestas de quienes dicen que se ven afectados porque gente humilde vaya a residir en su vecindario, eso me parece inadmisible. La gente más pobre tiene derecho a vivir en una casa digna y en barrios dignos”, señala.Nelson Molina, sicólogo social de la Universidad del Valle, explica que pensar que la gente pobre es ladrona, drogadicta o haragana, es un estereotipo creado por la sociedad, pero que no en todos los casos es real. “Personas con malas conductas o delincuentes viven en todos los estratos sociales”, resalta el experto.La secretaria de Vivienda local, Emma Berón, asegura que los vecinos que han protagonizado las protestas ni siquiera se dan la oportunidad de conocer a las familias que serán beneficiarias de las casas. También agrega que la Alcaldía tiene previsto adelantar programas sociales para no sólo darles casa, sino acompañamiento social. “Además mejoraremos vías, se harán colegios y centros de salud, lo que redundará en mejor calidad de vida para los nuevos habitantes y para los que ya viven allí”, señala la señora Berón.Pero Miller Palma, habitante de Ciudad Córdoba Reservado, no cree en esas promesas. “Todo Cali sabe que el Municipio está en déficit, que no tiene plata para atender más programas sociales”.¿Y los que tienen el ahorro programado ? Unas 2.580 familias de Cali que se presentaron para ser beneficiarias hace más de un año para aplicar a uno de los apartamentos de Altos de Santa Elena quedaron desconcertadas cuando conocieron que las viviendas no serán para ellos (los que tienen el ahorro programado que se necesita para adquirir una casa de interés prioritario o social) sino que allí serán ubicados los beneficiarios de las soluciones gratis. Carlos Ramírez es una de las personas que tiene su ahorro desde hace más de un año. “Tengo más de $3 millones ahorrados y ahora resulta que debemos retirar los documentos que radicamos en Comfenalco porque las viviendas son para otras familias. Así, sin más, nos quitan el cupo que ya teníamos desde hace más de un año”, dice. Griselda Castrillón, gerente de Vivienda de la caja de compensación Comfenalco Valle, explica que no hay personas con subsidio aplicado para este programa. “Este es un programa del Municipio con el apoyo del Gobierno Nacional y la decisión de estas dos entidades fue que los apartamentos de la segunda etapa del macroproyecto sean para familias vulnerables afectadas por la ola invernal”, afirma.La secretaria de Vivienda de Cali, Emma Lucía Berón, manifiesta que tener el ahorro programado no asegura ningún subsidio del Gobierno Nacional. “De los 1.520 apartamentos que se van a construir ninguna familia tenía un cupo asegurado. Además, el Ministerio está concentrado en sacar adelante las viviendas gratis. Por ahora no hay bolsa de subsidios para trabajadores independientes”.¿Por qué el rechazo?El sicólogo social de la Universidad del Valle, Nelson Molina, explica que cuando se compra una casa, generalmente la familia establece unas metas. “Comprar una casa no representa sólo el sitio para vivir, es para mucha gente un proyecto personal y familiar”.El experto explica que el programa del Gobierno debe ir más allá de entregar una vivienda. “Esos temas deben acompañarse con una política social que involucre a los nuevos beneficiarios y a los que ya viven en los barrios vecinos. De lo contrario lo que se avecina es una bomba social”.Gustavo Jaramillo, gerente de la Lonja de Propiedad Raíz de Cali y el Valle del Cauca, explica que las viviendas de los barrios vecinos a los planes de casas gratuitas no se desvalorizarán por el hecho de tenerlas al lado. “Pero sí influirá la calidad social del sector. Si en esa zona hay delincuencia, vandalismo, deterioro visual, lo lógico es que si baje el valor de cualquier inmueble”.Jaramillo también recomienda adelantar programas sociales con los beneficiarios de las casas gratis. “Lo que no se puede es pedir a la gente que no hagan el programa porque el bien general prima sobre el particular. Es importante darle vivienda a los más pobres para dignificarles su entorno”.Más beneficiosLos beneficiarios de las viviendas gratuitas contarán con agua y energía gratis, subsidio para comprar computador y acceso a internet. El Municipio, a través de subsidios, regalará seis metros cúbicos de agua y 170 kilovatios al mes (consumo mínimo vital).”No necesitan ni trabajar porque tendrán todo subsidiado. Vamos a tener vecinos haraganes, metidos todo el día en las casas mientras nuestra viviendas se quedan solas”, dice Miller Palma, habitante de Ciudad Córdoba.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad