¿Cree que el receso escolar es un recreo? Le mostramos detalles

¿Cree que el receso escolar es un recreo? Le mostramos detalles

Octubre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
¿Cree que el receso escolar es un recreo? Le mostramos detalles

Crecen las voces de rechazo a la semana de descanso establecida en 2007 para colegios públicos y privados.

En Francia, el receso escolar obedece a razones pedagógicas. Según los médicos fisiólogos, los niños no pueden ir al ritmo de los adultos y por ello no deben estudiar un año lectivo sin hacer unas pausas.De allí, que tengan tres recesos estratégicamente planificados a lo largo del año. (Ver recuadro El modelo francés). “La idea es que los estudiantes vayan al colegio 171 días, un equivalente a 36 semanas, incluida una de refuerzo, para ajustar el ritmo de trabajo con el desarrollo fisiológico de los niños”, dice René Sánchez, rector del Liceo Francés Paul Valéry, colegio donde esta semana los alumnos tendrán clase normalmente y su receso será desde el 29 de octubre.El educador sostiene que según el modelo educativo francés la jornada escolar es muy larga, considerando que va de 8:00 a.m. a 11:30 a.m. y de 1:30 p.m. a 4:30 p.m. para los más pequeños. Más aún para los estudiantes de últimos grados de bachillerato, como 1o° y 11°, que se puede prolongar hasta las 6:00 p.m. por todos los trabajos y énfasis que se hacen antes de graduarse.Sin embargo, el decreto 1373 de 2007 establece una semana de receso obligatoria para colegios públicos –donde la jornada es solo de mediodía– y privados en los cinco días hábiles de la semana anterior a la conmemoración del descubrimiento de América.De acuerdo con el Ministerio de Educación Nacional, el objetivo es “ofrecer a los estudiantes un espacio para actividades culturales, deportivas y recreativas que les permite asumir con renovadas energías el trabajo académico. También es posible que una semana de tiempo libre brinde espacios de recreación en familia en diversas regiones para el conocimiento de sitios históricos”.“Es una norma que no me parece conveniente porque salió para promover el turismo familiar, pero realmente no cumple ese objetivo porque los papás trabajan”, dice Tirsa García, docente de la Institución Educativa Eustaquio Palacios, sede Luis López de Mesa.Algo que según padres de familia como María Fernanda Soto en la realidad la ley no se cumple. “En la televisión la publicidad dice que aproveche estos días para viajar y le muestran a uno el avión, la chiva y los paisajes, pero ¿con qué plata se va uno de vacaciones?”, dice.Madre de un adolescente de 13 años y gemelas de 7 años (alumnos de la Normal Superior), ella reclama que todos los padres de familia tampoco están en disposición de salir de viaje porque todos trabajan. “¿Y uno con quién deja los niños?”, se pregunta y se responde: los niños quedan con la abuela, con la tía, con la vecina, con la empleada y los que no tienen empleada, ¿qué hacen?”.Docentes como la directora académica de Aspaen Liceo Tacurí, Jenny Henao, ve este receso como contraproducente desde el punto de vista de la enseñanza. “Este tiene un fin más comercial que pedagógico y no contribuye en nada a mejorar la calidad educativa”.La educadora señala que si nos comparamos con los países asiáticos como Singapur y Japón, o europeos como Finlandia, ellos estudian 1.500 horas por año lectivo, mientras que nuestro sistema educativo no pasa de 700 o 750 horas máximo. “Por eso esos países lideran las listas de competitividad y calidad educativa, mientras nosotros siempre quedamos rezagados”, dice.Lo que significa no hacer la tarea bien frente a los retos de calidad educativa y competitividad que tiene el país, si le sumamos los 28 festivos que tiene Colombia. “Aquí nos la pasamos de fiesta en fiesta: salimos de la Feria de Cali y sigue la de Manizales y luego la de las Flores y así sucesivamente”, dice Jenny.Estos factores hacen que el tiempo dedicado de verdad a la educación sea muy poco. “Y con este receso el proceso escolar es interrumpido abruptamente: por ejemplo, en los colegios privados acabamos de empezar el año lectivo y los alumnos apenas están tomando el ritmo, y al regresar del descanso, es difícil retomarlo de nuevo, menos en noviembre que tiene más festivos y los niños ya están pensando en las vacaciones de diciembre”, sostiene Jenny.María Fernanda agrega que en los colegios públicos solo falta un mes para terminar el año y deberían estar haciendo refuerzos para cerrar con honores.Sin embargo, el modelo educativo francés incluye además una tarde semanal libre para los niños desde maternal hasta 8°. “Hay que respetar el ritmo del niño, él no está capacitado para rendir como un adulto y las vacaciones son para ellos, no para los papás”, afirma Sánchez.De ahí que él recomiende no dejar tantas tareas para los alumnos en esta semana para que de verdad el descanso sea efectivo, en especial para los más pequeños. En ese caso, se debe dejar una lectura, pero no trabajos escritos.Tal vez para los de bachillerato sí se les pueden asignar tareas, en especial para los de 10° y 11°.Pero en el modelo colombiano, donde la educación pública es afectada a menudo por los paros y manifestaciones, “lo que el profesor no alcanzó a enseñar en clase, nos lo mandan en tareas y talleres a nosotros los padres, para que los hagamos en la casa con los niños”, dice María Fernanda.Igual de contraproducente lo ve la profesora Tirsa, quien no le ve sentido a un receso escolar justo un mes antes de terminar el año lectivo en el calendario A, el que rige los colegios públicos. En ese sentido, considera que al entrar en la recta final del año lectivo, esa semana sería más productiva si se dedicara a hacer refuerzos y repasos para aquellos alumnos que no tienen un rendimiento adecuado y buscar la excelencia en los mejores.La profesora Jenny insiste en que si se dificultan los procesos pedagógicos con los alumnos de secundaria, mucho más complicado es con los menores que están en proceso de lecto-escritura, uno de los tantos procesos de aprendizaje que mayor constancia debe tener. Docentes y padres de familia analizan que son muy pocos los estudiantes que aprovechan esta pausa para reforzar sus conocimientos. El receso les sirve para acercarse más a la televisión, conectarse más con Internet o ser más adictos a las consolas de videojuegos. Por eso la recomendación es que los padres de familia hagan salidas pedagógicas a centros culturales con sus hijos y compartan más en familia para que el receso sea más enriquecedor."Hay que replantear la medida", Secretario Luego de escuchar los planteamientos de padres de familia y docentes con relación al receso escolar en Colombia, el secretario de educación del Municipio, Raúl Antonio Salazar, es partidario de revisar la medida, aunque ésta es del resorte del Gobierno Nacional.“Sería bueno revisar el impacto de esta semana, hacer un buen análisis, llegar a una concertación con todas las partes, elaborar un planteamiento bien sustentado y presentarlo ante el Ministerio de Educación Nacional para que nos dé un lineamiento de qué hacer en este sentido”, dijo el funcionario.En cuanto a la labor de los docentes, tanto los de colegios privados como públicos coinciden en que ellos no se van a descansar como muchas personas piensan. “Cada institución debe tener su derrotero de actividades para que lo desarrollen los profesores en estos días. En nuestro caso, hacemos evaluación de procesos, analizamos casos individuales de alumnos con bajo rendimiento, intercambiamos experiencias, nos brindan capacitaciones, todo con miras al mejoramiento de la calidad educativa”, explica Tirsa García, de la Institución Educativa Eustaquio Palacios, sede Luis López de Mesa.En el mismo sentido se expresa Jenny Henao, de Aspaen Liceo Tacurí: “Estos días los aprovechamos haciendo jornadas de evaluación, ajustes en planes de estudio, trabajo pedagógico y de capacitación, todo encaminado al mejoramiento de la calidad educativa”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad