Contraloría llama la atención por mora en el recaudo de las megaobras

Diciembre 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Contraloría llama la atención por mora en el recaudo de las megaobras

El 85% de las megaobras, cuya construcción se inició en octubre del 2009, estarán listas para su entrega en abril próximo, como lo establece el cronograma.

El recaudo de valorización alcanza a $280.000 millones cuando debería estar en cerca de $500.000 millones. Jalón de orejas de la Contraloría.

El combustible de la valorización para mover las megaobras de Cali no está fluyendo como debe ser y tiene en aprietos el desarrollo futuro de ese paquete de proyectos diseñados para mejorar la movilidad de la ciudad.Según cifras de la fiducia que maneja los recursos, el recaudo de esa contribución hasta septiembre pasado era de $266.796 millones, y el saldo acumulado en mora llegaba a $264.000 millones.Se estima que entre octubre y noviembre últimos han podido ingresar unos $15.000 millones adicionales, lo que ubicaría el recaudo en unos $280.000 millones.Eso sigue siendo un volumen bajo de recaudos. De acuerdo al plan de pagos inicialmente previsto, a septiembre pasado deberían haber ingresado $487.800 millones, pero los niveles de pago de los ciudadanos están muy por debajo de ese nivel (ver gráfico).Por esa razón, la Contraloría lanzó esta semana un segundo control de advertencia a la Administración Municipal, donde da cuenta de la lenta llegada de los aportes de los caleños.La Administración “debe implementar estrategias tendientes a incentivar en la ciudadanía el sentido de pertenencia hacia la ciudad, buscando incrementar el pago del tributo de contribución por valorización y lograr así obtener oportunamente los recursos necesarios para financiar el plan de obras propuesto”, dijo la contralora Alma Carmenza Erazo.La funcionaria había alertado sobre la misma situación en agosto, cuando en un primer control de advertencia dijo que “el recaudo de la contribución por valorización es relativamente bajo, si se tiene en cuenta que sólo alcanza el 48,3% del total presupuestado para los años 2009, 2010 y 2011”.Pero la preocupación no es sólo de la Contraloría, sino también del Concejo. El presidente de esa corporación, Jaime Gasca Cuéllar, señaló que “es muy importante que la Administración genere un plan estratégico en estos días con el fin de agilizar el cobro de los recursos por valorización para las megaobras, con el fin de garantizar la ejecución de los proyectos, al menos en la fase 1 que es la que se contrató y se está ejecutando, porque la segunda fase es aún incierta”.Gasca advirtió que no sólo se trata de recaudar los dineros irrigados a los contribuyentes en la valorización, sino que hay otro problema y es que “se deben buscar recursos para pagar la cantidad de obras adicionales que se han generado por parte de los contratistas”.Lourdes Salamanca, coordinadora del Observatorio de la Infraestructura, también advirtió que todo el proceso de recaudos y ejecución de las megaobras “va lento y no ha cambiado mucho en relación con la evaluación de hace dos meses”. Una de las conclusiones de entonces era que no había recursos suficientes para licitar la segunda fase del paquete de 21 megaobras para Cali.Los recaudos de valorización autorizados por acuerdos 178 y 190 de 2006 del Concejo son de $800.000 millones a precios de agosto de 2008. Pero los técnicos estiman que en realidad se requerirían alrededor de $1,2 billones para ejecutar todas las megaobras de la fase I.Otra cosa piensa el director de Hacienda, Juan Carlos Botero, quien sostuvo que el recaudo va bien y precisó que el ritmo de pagos tiene que ver con el hecho de haber ampliado el plazo a los contribuyentes de cinco a siete años, por decisión del Alcalde y atendiendo a solicitudes en ese sentido de la comunidad.“Las fases de pago se están cumpliendo, actualmente tenemos 30% de recaudo que corresponde a más de $280.000 millones”, dijo el funcionario.Lo cierto es que la eventual apatía en los pagos tiene varias explicaciones. Según los analistas, la primera es que la gente no dispone de recursos suficientes para pagar dicha contribución, sobre todo en una ciudad donde el desempleo ronda el 15%, uno de los más altos del país.En segundo lugar, hay incertidumbre sobre las vigencias futuras que soportan la financiación y que podrían caerse según fallo reciente del Consejo de Estado. Esto hace que muchos aún tengan dudas sobre la viabilidad de las mismas.No obstante, el Gobierno sostuvo hace un tiempo que cuando el ciudadano empezara a ver obras ejecutadas creerá más en ellas y pagará la contribución. Pero eso no es lo que ha ocurrido y la financiación empieza a preocupar.De esta manera, no hay certeza de que al menos ocho obras que quedaron pendientes en la primera fase, muchas de las cuales son complementarias de las primeras, se puedan ejecutar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad