Contaminación ‘enferma’ a los habitantes del norte de Cali

Marzo 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Contaminación ‘enferma’ a los habitantes del norte de Cali

El canal oriental, que lleva el 80 % de las aguas lluvias y negras de la ciudad a la Ptar, es un foco de malos olores en barrios de la Comuna 6. Sin embargo, las mediciones del Dagma arrojan que este es uno de los sectores menos afectados por la contaminación aérea.

Buena parte de la gente padece tos, gripa y alergias. Emisiones de la industria y carros, los responsables.

“Mi señora está con gripas cada mes, algo que nunca le daba y menos con esa frecuencia y es por la contaminación del aire. Aquí la gente mantiene con problemas de gripas repetitivas en cortos tiempos, sobre todo los niños y adultos mayores”, se queja Jair Llanos, habitante del barrio La Merced y líder de la Comuna 2, en el norte de Cali.“Por la noche se sueltan unos olores insoportables -agrega-. Dicen que son por fuentes fijas (industrias o focos de polución), pero yo no sé cuáles son los focos contaminantes dentro de la comuna. La única es la Terminal de Transportes, adonde llegan muchos buses. Lo que sí sé es que tenemos la importación de olores de la industria de Yumbo”, explica Llanos. Hay más de 30 industrias allí, son altamente contaminantes y los vientos arrastran toda esa contaminación hacia estos barrios del norte de Cali. “Eso es lo que nos tiene enfermos”, agrega.Tania Mora, habitante del barrio Brisas de los Álamos -que está ubicado muy cerca a la zona industrial de Yumbo-, también ha padecido en su familia los rigores de la contaminación del aire. “Mi hijo nació en este barrio (Brisas de los Álamos) y creció con problemas respiratorios, yo iba al hospital Joaquín Paz Borrero y los médicos me decían que era por efecto de la contaminación. Al niño tuvieron que hacerle intervención de adenoides por eso, pero no es el único caso, eso se ve mucho en los niños por aquí”, dice Tania.Orlando Bejarano, otro residente de ese sector del norte de Cali, dice que se mantiene con piquiña en los ojos y alergias en la piel por los vapores contaminados que recibe a diario.Los vecinos advierten que buena parte de la población de la zona permanece con problemas de gripas, virosis, alergias respiratorias y en la piel por cuenta de la contaminación atmosférica.Los focos están identificados. Uno de ellos, según los afectados, es el canal de Acopi que está a la entrada de Brisas de los Álamos, a pocos metros de Sameco. “Ahí se ve una especie de colada azul porque parece que vierten químicos y aceites. Los olores son muy fuertes y cuando llueve y el canal se crece, esa colada se sale y nos inunda”, se queja Tania Mora.Otros vecinos dicen que del alcantarillado salen olores tóxicos en la madrugada o en ciertas horas del día y de la noche: son olores a gas y químicos, seguramente vertidos luego de procesos industriales.Hugo García, del sector Alameda del Río (cerca al río Cali), señala que “hay unas empresas que por la noche sueltan remanentes de ácido que nos afectan, lo hacen dos o tres veces a la semana y el olor es tan fuerte que afecta las vías respiratorias”. Los habitantes dicen que a veces deben taparse la nariz con pañuelos húmedos para no inhalar toda la carga de aire enrarecido que les llega. Así viven. La CVC declaró esa área industrial como zona contaminada y contaminante. El Dagma tiene puntos de observación en el área y ha dispuesto correctivos, pero los funcionarios aseguran que los niveles son tolerables. Los médicos del hospital Joaquín Paz Borrero indican que aunque no tienen cifras exactas, la consulta por problemas respiratorios ha aumentado y eso tendría que ver con polución y mayor cantidad de material particulado en la atmósfera.A todo el panorama de contaminación atmosférica del norte de Cali, se suma la pavesa resultante de la quema de la caña que cae con frecuencia en forma de lluvia de ceniza sobre las casas y sus habitantes.Cifras que dan tosY es que, según un estudio realizado por el Dagma, las comunas 2 y 4, en el norte y nororiente de Cali, son las más contaminadas de la ciudad. La polución del aire alcanza niveles alarmantes, por la generación de material particulado proveniente, sobre todo, de las industrias de jabones, perfumes y azúcar.De acuerdo con las mediciones, más del 50 % de la emisión de óxido de nitrógeno proviene de la industria del papel y cartón instalada en estas vecindades.De igual manera, el 97 % del gas carbónico que produce la industria es generada por fábricas de plásticos. Pero, al parecer, más allá de las industrias identificadas y legalmente constituidas, hay actividades industriales informales, quemas y procesos químicos ilegales que están impactando gravemente el ambiente. Algunas estarían asentadas sobre los jarillones de los ríos Cali y Cauca.En contraste, las comunas 10 y 6 aparecen como las menos contaminadas de la ciudad.Catalina Rivera, vecina del barrio Olímpico, en la Comuna 10, precisa que “tenemos una contaminación muy baja porque aquí todavía hay muchos parques arborizados, hay muchas aves y la gente tiene una cultura de preservación del medio ambiente”.“Se paró la tala de árboles porque un árbol es un hábitat y aves como el gavilán se estaban yendo”, indicó Catalina. Además, ayudan a regular los olores de los canales aledaños. Por lo demás, hay poco tráfico al interior del barrio por el diseño vial del mismo que no lo permite, con bocacalles que terminan en senderos peatonales y espacios recreativos con mucho verde. Eso hace que no respiren ‘smog’. Sin embargo, en vías arterias que atraviesan la comuna, como la Autopista Sur y la Avenida Pasoancho, hay presencia de gas carbónico generado por el alto tráfico automotor. Y, a veces, el calor levanta vapores nauseabundos del canal de aguas lluvias de la Autopista Sur.Lo mismo ocurre al otro lado de la ciudad, en la Comuna 6, declarada como una de las comunas de menor contaminación ambiental en Cali, al lado de la Comuna 10.De cualquier manera, la vida para los caleños que viven en medio de la polución como Tania Mora, es diferente a la que disfrutan quienes respiran aire más puro, como Catalina Rivera. Y sería mejor para todos si más allá de las mediciones hubiesen acciones de las autoridades para limpiar el aire que inhalan los caleños.Comunas más contaminadasAdemás de los malos olores, Julián Zapata, habitante de Floralia, se queja del ruido molesto que se escucha en la noche, presuntamente producido por una siderúrgica.“Estamos respirando la chatarrización de los buses de Cali”, dice con sorna, porque hay un polvillo que cae sobre las residencias.Otro habitante de una urbanización de Chipichape se queja de la contaminación que generan las canteras que explotan material de rocamuerta y carbón.El ruido de las explosiones y las nubes de polvo que se desprenden son la mayor carga contaminante para miles de habitantes. “Vivimos limpiando puertas y ventanas, los muebles y electrodomésticos se nos dañan por el polvo que los cubre”, dijo un vecino.Entre tanto, en la Comuna 4, Mónica Mesa dice que el 50 % de la zona está ocupada por industrias porque es de vocación mixta (residencial e industrial).Julio César Valencia, del comité ambiental de la Comuna 4, dice que la gente vive con los ojos irritados, la garganta reseca, tos y gripa. Todos parecen fumadores por los síntomas, pero no lo son. Son 200 pequeñas y grandes empresas de la comuna las que le generan ese hábitat irrespirable, asegura Valencia.Comunas menos contaminadasTodavía hay solares con palos de mango, guayaba y carambolo. En algunos antejardines hay pequeñas huertas donde se consiguen lulo, papaya y hasta plátano. También hierbas medicinales como prontoalivio y cimarrón.Es el barrio Olímplico, el de mejor aire en la Comuna 10. Fue planificado por el Inscredial hace más de 30 años y pensado para la gente. “Predomina el verde y no hay mucho edificio, ese es el secreto”, dice Angélica Cobo, una habitante.Igualmente la Comuna 6 tiene baja contaminación, según el Dagma. De hecho, barrios como Floralia, San Luis, Petecuy y Jorge Eliécer Gaitán tienen otros problemas, pero no de polución del aire, dice el Dagma. Sin embargo, a lo largo de la Calle 73 va el canal oriental de aguas lluvias -realmente un gran zanjón de aguas negras- que recoge casi el 80 % de los desechos líquidos de la ciudad y los lleva hasta la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Ptar antes de vertirlos al río Cauca.Vecinos como Odilia Pantoja sostienen que hay malos olores por las aguas negras del canal y por marraneras que hay sobre el jarillón del Cauca. Por eso no cree que el aire de la comuna sea tan limpio como afirman los estudios.Impacto en Comuna 4En la Comuna 4 están las más grandes industrias dentro del perímetro de la ciudad y muchas pequeñas y medianas empresas, 200 en total. Además hay tres cementerios en su territorio y alto tráfico vehicular. Tiene 65.000 habitantes, 21 barrios y 2 asentamientos: Camillo Torres 1 y 2. También hay contaminación por sólidos, ya que existen basureros crónicos en la parte de atrás del Inem y en la esquina del colegio Galán, entre otros sectores, alimentados por carretilleros y por habitantes de la calle.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad