Contaminación auditiva, un mal que ensordece a los caleños

Marzo 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

El 70% del ruido contaminante que se produce en Cali es generado por restaurantes, bares, juegos de billar y casas de eventos. Las sanciones pueden ir desde multas económicas hasta revocatoria de licencias de funcionamiento.

El ruido, luego del agua, se ha convertido en el segundo problema ambiental más preocupante de Cali al punto de que el Departamento Administrativo de Gestión Medio Ambiental, Dagma, registra 20 quejas diariamente por este tipo de problemas. Según la entidad ambiental, la falta de cultura al momento de realizar una actividad de diversión como la rumba es la principal razón de las quejas por exceso de ruido en la ciudad.Katherine Dupriez, presidenta de la Junta de Acción Comunal, JAC, del barrio San Fernando, denunció que en el sector del Parque del Perro, “además del ruido de los negocios nocturnos, los parlantes de los carros es una molestia porque se estacionan a poner música a todo volumen”. Además, señaló la líder comunitaria, muchos de los negocios de ahí no tienen permiso para funcionar y la comunidad lo ha denunciado en repetidas ocasiones.De otra parte, Italia Bernardi, presidenta de la JAC del barrio El Peñón, manifiesta que en ese sector el tráfico vehicular durante el día, y los bares y hoteles en la noche, son los causantes de la problemática que tiene molesta a la comunidad. “Como la Calle Quinta está cerrada, el flujo vehicular pasa por todo el frente del Hotel Intercontinental generando ruido por la congestión que se forma. En la noche, el salón de fiestas del Hotel Dann y los bares del sector son los que no dejan dormir”, dijo Bernardi.Entre tanto, habitantes del sector cercano a la Universidad Santiago de Cali denunciaron que las discotecas del lugar funcionan durante todo el día los ocho días de la semana con música a alto volumen. “Aquí por ejemplo hay un bar que no tiene nombre que queda en la esquina de la Calle Quinta con Carrera 61 que todos los días desde las 10:00 a.m. pone música y en la medida que pasa el día van aumentando el volumen e invadiendo el espacio con sillas y mesas”, señaló un habitante del sector.Jair Llanos, habitante de la Comuna 2 de Cali, denuncia que algunos almacenes y sus parlantes hacen que las personas “se desesperen y peleen entre sí”. El sargento Ángel Ñañez, comandante de la Policía Ambiental de Cali, expresó que cuando imparten amonestaciones por exceso de ruido,“son muy pocas las instalaciones que acatan los llamados de atención”.Indicó que el oriente y norte de Cali son las zonas en donde la comunidad reporta más quejas por exceso de ruido. “Ahí hemos tenido casos de muertos y heridos por falta de tolerancia. Riñas entre vecinos que no dan aviso a la Policía sino que se toman la justicia por sus propias manos”, anotó el comandante Ñañez.Sanciones por exceso de ruido.De acuerdo con Beatriz Orozco, directora del Dagma, las sanciones por exceso de ruido son:- Multas diarias hasta por cinco mil salarios mínimos mensuales legales vigentes.- Cierre temporal o definitivo del establecimiento, edificación o servicio.- Demolición de obra a costa del infractor.- Revocatoria de licencia ambiental, autorización, concesión, permiso o registro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad