Consumidores de heroína ya están recibiendo kits con jeringas desechables

Enero 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Consumidores de heroína ya están recibiendo kits con jeringas desechables

Durante el trabajo de diagnóstico relizado entre agosto y y diciembre de este año, se determinó que en promedio un consumidor de heroína se inyecta cuatro veces al día. Muchas veces las jeringas son alquiladas entre $300 y $500.

De acuerdo con el secretario de Salud de Cali, Alexander Durán, con este ejercicio se buscan evitar contagio de enfermedades. La distribución se hace en el centro.

La entrega de kits de consumo para adictos a la heroína o cocaína inyectable ya es una realidad en Cali. Este plan piloto, que se concentra en los barrios Sucre y Santa Elena y que ya se ha puesto en práctica en ciudades como Bogotá y Pereira, se extenderá hasta el próximo mes de marzo y busca prevenir la propagación de enfermedades contagiosas entre usuarios de drogas inyectables. 

A la fecha, los kits están siendo entregados de manera móvil y se espera que en las próximas semanas se  instale un punto de atención fijo en el barrio Sucre, no solo para acceder al kit de consumo, sino también para que los pacientes puedan recibir acompañamiento sicológico y social.

Lea también: Se abre el debate por entrega de kits de consumo a heroinómanos  

El País habló con Alexander Durán, Secretario de Salud Municipal, sobre los pormenores de este plan piloto en la ciudad.    

¿Cómo está el consumo de drogas inyectables en Cali?

Este proyecto piloto se hace precisamente para conocer cuál es la dinámica real del consumo de sustancias inyectables en la ciudad, porque hasta el momento se desconocen cifras reales. Hoy en día tenemos estimativos que nos dicen que  en el sector del centro aproximadamente 60 personas consumen alucinógenos por vía inyectable, pero pensamos que pueden llegar a ser más. 

¿En qué zonas se concentra este tipo de  consumo?

 Muchos adictos compran las drogas y las consumen en sus hogares. No obstante, hemos detectado que los barrios Sucre y Santa Elena son zonas en donde existe un mayor consumo de este tipo de  sustancias alucinógenas en la ciudad. 

Lea también: Así opera la ruta de la heroína en el centro de Cali

¿Cómo se realiza la entrega de los kits?

La entrega se hace todos los días de acuerdo a las jeringas que entregue el paciente. Es decir, si uno de ellos nos entrega dos o tres jeringas, esa misma cantidad de kits le son entregados. Si no nos entrega ninguna no le entregamos nada.  Precisamente porque el propósito es sacar de circulación las jeringas que ya fueron utilizadas y pueden ser alquiladas, aumentando el contagio de enfermedades a través de éstas. 

"Este proyecto se hace precisamente para conocer cuál es la dinámica real del consumo de sustancias inyectables en la ciudad”, Alexander Durán, secretario de Salud de Cali. 

¿Qué contiene el kit?

Trae una espoleta (cuchara), que es en donde se preparan las drogas (heroína, cocaína), una jeringa, banda elástica, algodón con alcohol y una cura para cubrir el punto en donde se introduce la droga. 

Si un consumidor  quiere hacer parte del programa ¿qué puede hacer?

Debe acercarse a la Secretaría de Salud e informarnos que están interesados en que algún familiar o alguien cercano reciba este tipo de acompañamiento. Por lo general estos pacientes se conocen entre ellos y una vez accedamos a 5 o a 10, consideramos que podemos acceder a la totalidad de esta población. 

¿Cuánto tiempo durará el plan de entrega de kits?

Inicialmente tres meses, después, de acuerdo al impacto del programa, las dificultades que plantea, apropiaremos recursos para poder terminar satisfactoriamente este año y así lograr llegar a la mayor cantidad de adictos posibles.  

¿Qué muestra la experiencia de otras ciudades, como Bogotá y Pereira,  con planes similares?

Me llaman la atención varias cosas. Por ejemplo, en Bogotá  se evidenció que los consumidores no son de estratos 1, 2 y 3  sino que, por el contrario, son de estratos 5 y 6. Y en Pereira pudieron ligar el proyecto a un componente muy social. Este plan piloto sirve también para detectar personas que se encuentran desaparecidas, pacientes con tuberculosis, con desnutrición, es decir, es una excusa para intervenir otro tipo de patologías. 

Lea también: Nace una nueva esperanza para adictos a la heroína en Cali

¿Con estas iniciativas sí se reduce el consumo o no?

Sí. Sabemos que se le ha dado mucho énfasis a la entrega de kits, pero también se brindará acompañamiento social y sicológico, siempre proponiéndole a este tipo de pacientes la salida de un cuadro tan difícil como lo es el consumo de heroína o demás drogas inyectables.

¿Cada cuánto pueden reclamar un kit?

En este momento tenemos un estimativo de 60 personas y lo podemos estar ampliando a 100 o 150 rápidamente. Todos los días pueden ubicar a los encargados en las zonas críticas. Sólo se entregan los kits sin devuelven el que inicialmente les fue dado, o alguna jeringa que usen para inyectarse. Se podría decir que una especie de ‘canje’.

¿El plan se va a extender a otras zonas de la ciudad?

En la medida que vamos avanzando nos iremos dando cuenta si es necesario llevarlo a otros sectores. El mismo programa nos irá indicando qué hacer.

Sobre el programa

El plan piloto se está realizando gracias a un convenio entre el programa ‘Cambie’ (manejado por la Corporación Acción Técnica Social) y el Municipio, con apoyo de la organización internacional ‘Open Society Foundations’.Su costo es de $200 millones e irá hasta marzo del 2016. Desde el  mes de diciembre las entidades involucradas se encuentran haciendo la recolección de jeringas utilizadas, para evitar su alquiler o venta.Con esto se busca reducir el contagio de VIH, Hepatitis  e incluso casos de sobredosis.Cualquier persona adicta a sustancias  alucinógenas inyectables puede acceder a los kits, el programa no solo es para habitantes de calle. Se espera que en las próximas semanas haya un punto de atención fijo en el barrio Sucre.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad