Construcción de ciclorruta genera malestar en el barrio Nueva Tequendama

Enero 27, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Construcción de ciclorruta genera malestar en el barrio Nueva Tequendama

Quienes tienen sus casas sobre esta vía ya no pueden poner sus vehículos frente a sus viviendas. Hay señales que ratifican la prohibición.

Con la obra, la Calle 6A, frente a la iglesia, quedó en un solo sentido, denuncian habitantes del sector. Hay líos de parqueo.

Inconformidad hay entre habitantes de Nueva Tequendama por la construcción de una ciclorruta que hizo que una de sus calles pasara de tener doble sentido a una sola vía.    La obra, que financia la Corporación Autónoma Regional, CVC, busca la recuperación paisajística de la zona y generar mas espacios de recreación. Los trabajos arrancaron en mayo del 2015 y aún no han concluido. La ciclorruta se hizo sobre la Calle 6 A, entre  carreras 55 y 55 A, muy cerca a la parroquia Inmaculado Corazón de María  y al río Cañaveralejo.  Lo que sucedió es que para la construcción del paso de bicicletas fue usada casi toda una calzada, lo que convirtió a esta en una vía de un solo sentido y por lo que, además, quedó prohibido el parqueo en esta zona, que es muy visitada, especialmente por los feligreses.  Edwin Armando Collazos, habitante del sector, dice que la situación se pone grave los domingos.  “Las personas,  como no encuentran parqueaderos,  ubican sus vehículos en las calles que colindan con la de la ciclorruta, frente a nuestras casas, bloqueando la entrada y salida de los vehículos”, explicó.  A su vez, Luz Elena Torres, residente del lugar, dijo que “nos sentimos ofendidos totalmente,  no sólo han quitado la doble vía  por poner esa ciclorruta, si no que ahora tampoco nos dejan parquear los carros afuera de nuestras casas. Queremos que se retire y pongan en normalidad la vía”. Por otra parte, el sacerdote  Andrés Elías Arroyave, párroco de la iglesia,  dijo que el trazado no tuvo en cuenta al templo.  “Al ser un sitio de confluencia masiva, requiere de mayores prevenciones para evitar accidentes. La obra, al pasar por todo el frente, hace que se limite la movilidad de aquellos enfermos y discapacitados que tienen que ser trasladados en vehículo para asistir a las celebraciones religiosas”. “Yo no tengo ningún inconveniente con la obra, pero debe existir una socialización responsable, en donde la balanza del buen juicio sea el punto de partida para definir las reales necesidades de los ciudadanos”,  concluyó el padre. Frente a estas quejas, voceros de la CVC argumentaron que es complicado pretender que todo el mundo esté de acuerdo con las obras.Sin embargo, expresan que este proyecto sólo traerá mejoras a nivel paisajístico en la comunidad y dicen que se tienen todos los permisos otorgados por el tránsito para las modificaciones de la vía, pues fue después de un estudio detallado que se obtuvo la autorización. “Todo está enmarcado dentro de la normatividad de lo que nos corresponde, ahí sería la Secretaría  de Tránsito la encargada de evaluar la problemática  y buscar una solución”, se  indicó desde la Corporación.  No obstante, la comunidad está a la  espera de una respuesta por parte de la Alcaldía frente al derecho de petición instaurado ante la Secretaría de Tránsito por los residentes del sector  el pasado 8 de enero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad