Consejos para perderle el miedo a Cervantes

Julio 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Consejos para perderle el miedo a Cervantes

María Antonia Garcés lleva a sus alumnos estadounidenses a los sitios donde estuvo Cervantes en España.

María Antonia Garcés es autoridad internacional sobre la obra del autor del ‘Quijote’. Ahora enseña en Cali cómo perderle el miedo a Miguel de Cervantes Saavedra.

Por tercera vez, la caleña María Antonia Garcés, catedrática de estudios hispánicos en Cornell University, estará en la Universidad Javeriana hablando del tema que domina y la apasiona: la obra de Miguel de Cervantes y la España de su época.Desde mañana orientará el ciclo de lecturas ‘Las fronteras de Cervantes: ficciones de la identidad y crítica social en las Novelas ejemplares (1613)’.De su pasión y sus trabajos con lo cervantino versó este diálogo:¿Cómo Cervantes se convirtió en su proyecto de vida?Mi encuentro con Cervantes ocurrió cuando estudiaba literatura inglesa en Georgetown University (1985) y tomé una clase sobre ‘Don Quijote’. Eso cambió mi vida, pues en lugar de regresar a Colombia, hice un doctorado en estudios hispánicos en la Johns Hopkins University. Durante esa época, combinaba los oficios de madre con los de estudiante.Luego impartí cursos de literatura medieval y del Siglo de Oro en Georgetown. La experiencia de enseñar sobre don Quijote en traducción inglesa me indujo a quedarme en los EE.UU. ¿Cuándo empezó a ser conocida en Colombia?En 1997 fui invitada por la Biblioteca Nacional a participar en el ciclo ‘Cervantes y el Quijote’, en Bogotá. Mi conferencia ‘El cautiverio: meollo de la obra cervantina’, sería la semilla de mi libro ‘Cervantes in Algiers: a captive’s tale’.¿Qué le ha dado Cervantes a su espíritu? Si bien la enorme pena causada por la muerte de mi hijo mayor, Álvaro José Lloreda Garcés, en 1998, ralentizó mi trabajo por unos años, mi relación con Cervantes se afianzó gracias a un curso sobre ‘Don Quijote’ que impartí en la Icesi, el cual me permitió recuperar la inspiración. Como escribí en el prólogo a ‘Cervantes en Argel’, este autor ha sido el guía que me permitió atar de nuevo “el hilo roto de mi historia”. La risa que acompaña la lectura de su obra me ha llevado a sondear las complejidades de la psique, tanto en Cervantes como en mí misma. Su gran capacidad de creación me enseñó que es posible convertir el trauma en canción.¿Qué se puede decir de Cervantes que no haya sido dicho en 400 años?La exploración del sofisticado mundo de Argel en 1570 y mi análisis de la experiencia del cautiverio en la obra de Cervantes suscitaron el interés de lectores cultos en los EE.UU. y otros países.Tal vez la innovación consiste en analizar los efectos de la experiencia traumática en la creación literaria cervantina, en un momento en que ese tema llamaba la atención pública desde los trágicos sucesos del 11 de septiembre de 2001. Incluso, tuvo eco en el mundo académico estadounidense.¿En qué proyectos literarios está trabajando ahora?Los más recientes giran en torno de Argel y el Mediterráneo de Cervantes. Publiqué hace poco un ensayo sobre los renegados en el Mediterráneo de los siglos XVI y XVII, cuando millares de españoles y de italianos se hicieron ‘turcos’.También estudio al clérigo portugués Antonio de Sosa, cautivo en Argel en la misma época que Cervantes, y autor de la ‘Topographia, e historia general de Argel’. Acabo de publicar en los Estados Unidos el primer libro de esta obra: ‘An early modern dialogue with Islam: Antonio de Sosa’s Topography of Algiers (1612)’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad